Cuba, primera víctima caribeña en nuestro país

El combinado antillano llegó con la corona de campeón de fútbol de los Juegos Centroamericanos y el Caribe celebrados en San Salvador en 1935 pero cayó goleado ante el equipo cuscatleco en el recién construido estadio Flor Blanca.

Enlace copiado
Cuba, primera víctima caribeña en nuestro país

Cuba, primera víctima caribeña en nuestro país

Enlace copiado

La selección mayor de Cuba inició en marzo de 1935 la lista de 15 países que han visitado hasta la fecha la capital salvadoreña en los últimos 84 años para enfrentarse a su par de El Salvador.

Son 46 partidos entre oficiales y amistosos que se han realizado en la historia de la Selecta ante selecciones de el Caribe hasta el momento que inició justo 23 días después de la inauguración del estadio nacional "Flor Blanca" realizada por el Gobierno de turno de esa época para acoger los III Juegos Centroamericanos y el Caribe y donde Cuba llegaba como flamante campeona de fútbol, cetro conquistado cinco años atrás en La Habana.

En 1930 la selección de El Salvador enfrentó a los anfitriones caribeños en la edición anterior de dichos juegos regionales donde perdió 5-2, por lo que la revancha se suscitó el domingo 24 de marzo de 1935 a las 8:45 de la mañana, una hora inusual para jugar fútbol pero que los organizadores de los juegos regionales  habían pactado con las seis selecciones participantes en el fútbol (México, Guatemala, Honduras, Costa Rica, Cuba y El Salvador) a fin que el público salvadoreño pudiera gozar de los partidos de beisbol, deporte reinante en el gusto del aficionado local en esa época.

El español Ferré Elías escogió a 22 jugadores de la aficionada liga nacional y tomando de base al poderoso club Hércules de San Salvador para buscar arrebatar la corona a los cubanos, siendo los elegidos los porteros Edmundo "Zarco" Majano, Emilio  Guardado y Andrés Hernández.

También formaron parte del combinado cuscatleco Tobías Rivera, Raúl Castro, Martín Sanglas, Mario Fuentes, Julio César Valencia, Américo González Mena, Luis Antonio Rivera, Samuel Astacio, Napoleón Cañas, Rogelio "Jocote" Avilés, Fidel Quintanilla, José Antonio Munguía h., Miguel "Americano" Cruz, Armando Chacón p.,  José Alejandro Morales, Miguel Ángel Guardado, Gustavo Aguirre, Enrique Benítez y Eduardo Tinetti.

El combinado cubano tomó el reto de viajar hacia El Salvador a fin de repetir el título Centroamericano logrado en los terrenos del Gran Stadium Cerveza Tropical en La Habana cinco años atrás, por lo que  la Federación de Futbol de La Habana designó a 16 jugadores para viajar a San Salvador. Los elegidos fueron: Luis Miguel López y Bonifacio “Boni” Campos como porteros. Los defensas José Antonio Magriñá, Jacinto Barquín, Juan Vila y Gabriel Becerra. Bolillo Rodríguez, Wilfredo Ortega, José Olmedo y Marcelino Quiriello en la media cancha y los delanteros Mario Sosa, Pedrito Ferrer, Miguel Requejo, Rolando Rosillo, Antonio Flores y Andrés Rodríguez. Al frente de la Delegación viajó el Señor Ignacio Montalvo Casas mientras que como coach hizo el viaje  el húngaro Károly Katzer.

GOLEADA AZUL

Bajo las órdenes del árbitro mexicano Gérman Núñez Cortina, El Salvador, entrenado en esa época por el español Pablo Ferré Elías, saltó al campo de juego por primera vez con su tradicional uniforme color azul que adornaba una franja blanca horizontal en su pecho con Edmundo Majano en la portería; Tobías Rivera y Raúl Castro como defensores; Américo González, Napoleón Cañas y Samuel Astacio en el medio campo; atacando con Alex Morales, Rogelio Avilés, Fidel Quintanilla, Miguel "Americano" Cruz y Andrés Hernández.

El húngaro Károly Katzer   

 mandó esa mañana al campo de juego del estadio Nacional "Flor Blanca" a Luis Miguel López en la portería; Gabriel Becerra y Juan Vila en la defensa; Marcelino Quiriello, José Olmedo y Ángel "Bolillo" Rodríguez en la media cancha; atacando con Jacinto Barquín, Andrés Rodríguez, Miguel Requejo, Rolando Rosillo y Mario Sosa.

El triunfo salvadoreño ante los cubanos comenzzó a gestarse desde los 40 minutos de juego con el tanto de Fidel Quintanilla quien junto  a Miguel "Americano" Cruz sentenciaron un partido con sendos dobletes que devolvió la confianza a los cuscatlecos para ser protagonistas en un torneo donde debía enfrentar a cuatro selecciones más para optar al título del NORCECA pero era bueno iniciar goleando al campeón vigente pese a que los favoritos eran mexicanos y costarricenses.

Cuba protestó por la agresión del árbitro central de ese juego Núñez Cortina sobre el jugador cubano José Olmedo, lo cual desmoralizó por completo a la delegación por el resultado adverso y porque su queja no tuvo eco entre los organizadores de los juegos regionales.

Con cubanos y salvadoreños empatados se hacía necesario un partido de desempate entre ambos equipos para definir el cuarto puesto, pero el mismo nunca se efectuó debido a las pésimas condiciones en que quedó el terreno después de las pruebas ecuestres y no haber tiempo para mejorar sus condiciones antes de que los cubanos, que ya tenían pasaje de regreso para el 5 de Abril, regresaran a La Habana, por lo que se decidió otorgar dos terceros lugares.

Tags:

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines