Cinco juegos contra México que no fueron

Cinco de los 37 partidos que la mayor de El Salvador jugó contra México deben considerarse "no oficiales".
Enlace copiado
Cinco juegos contra México que no fueron

Cinco juegos contra México que no fueron

Cinco juegos contra México que no fueron

Cinco juegos contra México que no fueron

Cinco juegos contra México que no fueron

Cinco juegos contra México que no fueron

Enlace copiado

Pese a que según los registros nacionales, la selección mayor de El Salvador se enfrentó 37 veces contra México, cinco de esos partidos no son reconocidos por FIFA. Borrándolos de la memoria estadística, la serie queda en 32 partidos, cuatro victorias, un empate y 27 derrotas.

Los cinco encuentros no son poca cosa: incluyen una legendaria victoria cuscatleca en el D.F. en 1954 que forma parte de nuestro ADN futbolero así como tres juegos de Jorge González, uno de ellos con gol del "Mágico".

En la mayoría de los casos, el encuentro no es reconocido por FIFA debido a que México envió a una selección juvenil: es lo que ocurre con el famoso partido de 1954 (3-2 para El Salvador), con un 0-0 en el Flor Blanca en 1976, con un 1-2 en el Cuscatlán en 1977 y con un 0-1 en el mismo escenario en 1979.

En 1976, la que se enfrentó a los pupilos de Marcelo Estrada era la selección preolímpica azteca que meses después participaría en los Juegos de Montreal, en Canadá; un año después, dirigido por el uruguayo Faccio Porta, el combinado centroamericano caía 1-2 ante la selección sub-20 mexicana que disputaría semanas más tarde la Copa Mundial Juvenil en Túnez. En esta última ocasión, el 29 de abril de 1977, Jorge González anotó el gol salvadoreño.

En mayo de 1979, la mayor salvadoreña cayó de nuevo ante una juvenil mexicana, la que disputaría la Copa Mundial Juvenil en Japón ese mismo año. Dirigido por Raúl Magaña, nuestro combinado incluía a Jorge González, Mauricio Alfaro, Jaime Rodríguez y Miguel González. Perdimos por la mínima.

Sobre el partido del 13 de marzo de 1954, en el estadio Universitario del D.F., mismo que en El Salvador asociamos con la medalla de oro en el torneo de fútbol de los VII Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe, la distinción es similar. En nuestro bando, alineamos a la mayor, con el arquero Yohalmo Aurora, Luis Regalado, Conrado Miranda, Juan Francisco Barraza, etc., mientras que México nos presentó a una formación equivalente a las actuales sub-20, con futuros mundialistas como Alfredo del Águila, Antonio Jasso o Carlos Calderón de la Barca que entonces jugaban con 19 años.

Los otros países que competían en ese torneo, Cuba, Panamá y Colombia, asistieron con su equipo mayor al igual que El Salvador, y por eso los partidos que disputaron entre sí estas cuatro naciones son considerados oficiales por FIFA, no así los que sostuvieron contra México.

La selección mayor mexicana disputaría tres meses más tarde, con un relleno humano completamente distinto, la Copa del Mundo Suiza 1954.

DIEZ GOLES QUE NO FUERON

El rol de partidos "que nunca fueron" incluye una victoria mexicana particularmente dolorosa: un 8-0 en el estadio Azulgrana, en el D.F., el 29 de marzo de 1988, en el que los pupilos del yugoslavo Milován d'Joric se comieron un baile de una selección mexicana en la que ya se escuchaban nombre como los de Zague o Juan Manuel de la Torre, entrenada por Mario Velarde.

Pese a que el relleno de México no puede considerarse juvenil, el encuentro no es oficial como tampoco los amistosos que ese mismo grupo jugó en San Pedro Sula y Ciudad Victoria contra Honduras, ese mismo año.

Para abonar más a la contradicción, un amistoso que México disputó contra Canadá en Vancouver, dos semanas después de golear a El Salvador y con siete de los mismos jugadores titulares, sí figura en los registros de la Federación Mexicana de Fútbol y de FIFA.

Aunque "el Tri" fue suspendido de toda actividad internacional en junio de ese año por el escándalo de "los cachirules", alineando indebidamente a ciertos jugadores en la eliminatoria hacia los Juegos Olímpicos de Seúl, la retroactividad de ese castigo llegó hasta abril de 1988, de modo que al menos el amistoso que disputaron contra El Salvador no debía verse afectada en los registros. Sin embargo, lo fue, tal cual demuestra la memoria estadística de la federación azteca.

Lee también

Comentarios