Carlos Romero, el técnico que sueña con dirigir a la selección mayor salvadoreña

Actualmente es finalista de segunda división con el Jocoro, pero también ha dirigido en primera. Pocas veces había contado su historia, hasta hoy.
 
Enlace copiado
Carlos Romero, el técnico que sueña con dirigir a la selección mayor salvadoreña

Carlos Romero, el técnico que sueña con dirigir a la selección mayor salvadoreña

Enlace copiado
Cuando el deporte se vuelve una pasión, no hay barrera que impida practicarlo y Carlos Ernesto Romero lo sabe muy bien, con una carrera como jugador, entrenador y docente que le ha llevado a cumplir varios de sus sueños, aunque aún le falta uno: dirigir una selección nacional de fútbol.
 
Es padre de dos hijos, docente de 60 estudiantes y actual entrenador del Jocoro de la segunda división, con el que está por disputar la final del Apertura 2017 de la segunda división.
 
Es un entrenador relativamente joven. Tiene 42 años de edad y empezó como jugador a los 14 años, debutando con el equipo de su pueblo, el Guadalupano de Nueva Guadalupe. Luego saltó a instituciones como el Atlético Marte, UES, Cojutepeque y Coca-Cola, pero después de jugar por casi 16 años una fractura le cambió la vida.
 
“Aun me arrepiento porque tan joven me retiré del fútbol. Tenía 30 años cuando jugaba en Atlético Marte y en un partido me fracturé el pie. En el mismo instante alguien se acercó y me dijo: 'así ya no te necesitamos, debes retirarte'. Es la peor frase que he escuchado en mi vida y lo peor fue que lo creí”, recordó Romero.
 
Pasó ocho meses en recuperación y por casi un año no quiso saber nada de fútbol, hasta que tomó la decisión de estudiar un curso como entrenador, para demostrar que había nacido para el fútbol.
 
ASCENSO COMO ENTRENADOR
En 2009 recibió su primera oportunidad como entrenador con La Asunción de Anamorós.
 
Luego llegaría al Municipal Limeño, después que el equipo cuchero había descendido a segunda división. “Fue un gran reto volver a levantar ese equipo. No contaban con suficientes recursos económicos, me tocó rearmarlo con jugadores de reserva. Fueron tres años (2010, 2011 y 2012) de mucho trabajo para verlo triunfar y ser protagonista en segunda”, confesó Romero.
 
Fue de la mano de German Romero que el Limeño volvió a primera división e incluso lo dirigió en la máxima categoría, pero la poca paciencia de los dirigentes le obligó a dar un paso al costado.
 
Durante las últimas tres temporadas ha dirigido al Jocoro y actualmente está por disputar la final del Apertura 2017 ante El Roble. El que gane tendrá medio boleto asegurado a la Liga Mayor.
 
OTRAS HABILIDADES
Romero también es docente en la Universidad de Oriente (UNIVO) e intenta inculcar en sus estudiantes el espíritu de superación que a él le permitió superar la depresión de su lesión. 
 
“Tengo dos años de conocer al licenciado Romero y lo considero  un docente que se enfoca en el constructivismo. Una clase con él es muy interesante, se basa en actuar como guía, dejando que seamos autodidactas y críticos”, aseguró Víctor Martínez, estudiante de la UNIVO.
Pero no solo aprendió de fútbol en las canchas y en la Asociación de Entrenadores de El Salvador (AEFES). Sacó la licenciatura en educación física en la Universidad de El Salvador,  cuenta con dos títulos que lo acreditan como profesor, uno de la Escuela Superior de Educación Física (ESEFIES) y un diplomado en docencia en la Universidad Pedagógica.
 
Romero confesó que su mayor sueño es poder entrenar la selección nacional mayor de El Salvador y no descarta cumplirlo. Para ello trabaja y se capacita todos los días y espera demostrarle a quienes lo conocieron como jugador que una lesión no fue el final de su carrera, sino el inicio de un nuevo reto.
 

Tags:

  • seleccion
  • segunda division
  • jocoro

Lee también

Comentarios