Mariana Salazar, de downhill, quiere representar al país a nivel panamericano

La atleta nacional de downhill habló con Deportes Grupo LPG sobre lo hecho este año y lo que viene en 2020, siendo el Panamericano y el Mundial lo más ambicioso que está en su calendario.

Enlace copiado
Mariana Salazar, de downhill, quiere representar al país a nivel panamericano

Mariana Salazar, de downhill, quiere representar al país a nivel panamericano

Enlace copiado

Mariana Salazar está por unos días en el país y ha aprovechado para descansar tras una intensa temporada en el downhill. Pese a eso, comenzó con su preparación física, yendo al gimnasio y algunos entrenamientos en el Ecoparque El Espino.

La atleta nacional hizo un espacio y habló con Deportes Grupo LPG sobre lo hecho este año y lo que viene en 2020, siendo el Panamericano y el Mundial lo más ambicioso que está en su calendario. Habló de cómo se ha convertido en atleta profesional y lo que eso implica y del orgullo que siente de representar a El Salvador en eventos mundiales alrededor del mundo.

Lo más destacado de este año fue el tercer lugar que alcanzó en una de las etapas de la Copa del Mundo en Francia, ¿cuál es su evaluación de eso y de lo que vino después?
Esa carrera de Francia me sorprendió bastante porque era una pista que especialmente no me gusta.  Llegaron un montón de amigos (a apoyarme) y me dije ‘bueno quiero dar lo mejor’ y sucedió, no me lo esperaba fue una felicidad inmensa alcanzar ese logro en la copa del mundo.  

En las (etapas) que siguieron yo tenía bastantes expectativas, me sentía bastante bien, pero lastimosamente tuve deslizones que no me permitieron tener los resultados que pude haber alcanzado. Estuve un poco decepcionada por eso.

¿Las lesiones le afectaron seriamente?
Este año fueron, más que todo, caídas bien pequeñas, pero por una caída pierdo casi 10 segundos, entonces me saca completamente de estar entre las mejores. Caídas fuertes solo fue la de Canadá (penúltima fecha de la Copa Mundo). Esa vez me caí bastante fuerte y por suerte solo me quebré dos costillas y tuve que terminar esa carrera así y competir la que le seguía (última fecha en Estados Unidos) con las costillas así (lesionadas).

¿Cómo se repone anímicamente después de una caída tan fuerte como la de Canadá?
Es bastante difícil, porque mentalmente es un gran golpe y más el dolor físico, pero trato de decir ‘yo puedo luchar contra esto, solo es un dolor puedo sobrepasarlo’, ser fuerte conmigo misma e ir por lo que quiero.

FOTOS: JAVIER APARICIO.

¿Cómo se siente de ser la única salvadoreña en representar al país en eventos de élite del downhill?
Para mí, la verdad, es un gran orgullo porque aquí (en El Salvador) fue donde todo empezó. No es que me fui a Europa y empecé allá, me quedo con los recuerdos de acá. Visualmente mi nombre está siempre a la par de la bandera de El Salvador y todos me preguntan dónde es y he tratado que esa sea mi particularidad. Me enorgullece muchísimo ser salvadoreña.

¿Qué se viene para 2020?
En el 2020 sigo con Dorval (su equipo) y firmé para competir todas las Copas del Mundo y también algunas Copas de Francia y otras en Europa. Quisiera representar a El Salvador en el (Campeonato) Panamericano y en el Mundial. Todavía no hay fechas definidas, pero creo que (el Panamericano) sería a inicios de año y posiblemente en Sudamérica. Me encantaría luchar por esa medalla. También inicia la Copa del Mundo, la primera fecha es Portugal, en marzo.

¿Ya se está preparando para la nueva temporada?
Sí. Hice una pausa por un mes por mi fractura (en las costillas), pero ahora ya empecé con la parte física en el gimnasio para tomar fuerza y resistencia.

¿Qué hace falta para que el downhill se practique más en El Salvador?
Creo que hace falta más de apoyo, pues las pistas están un poco destruidas por las lluvias. Pero cuando digo apoyo también me refiero a la motivación de los atletas. Cuando yo empecé venía con mi familia con palas y piochas, mi papá hizo la rampa para practicar. No hay que estar esperando a que alguien más haga algo, debe ser parte de nosotros porque si queremos que crezca (el downhill), tenemos que hacer algo, juntarnos y conseguir el apoyo.

FOTOS: JAVIER APARICIO.

¿Cuánto tiempo lleva ya en downhill?
Diez años, pero diría que los primeros tres o cuatro no cuentan porque ni siquiera tenía una bici de downhill, era una que se había modificado para hacer downhill y era muy chiquita para entrar a las categorías oficiales. Para mí son dos etapas diferentes.

Pero ahora ya es una profesional. Pocos atletas pueden decir que son profesionales.
Sí, puedo decir que ahora ya soy profesional porque vivo de este deporte, es mi trabajo, pero cuando digo que son dos etapas es porque las pistas de América no se parecen tanto a las de Europa, allá son muy empinadas, tuve que aprender otras técnicas para estar en este circuito. Yo entreno sola. Cuando se acerca diciembre con el equipo (Dorval) viajamos a países como España donde no hay tanta nieve.

¿Qué le hace falta a un atleta salvadoreño para ser profesional?
Tal vez diría la disciplina, el entreno. Tal vez me equivoque porque tengo tanto tiempo de no vivir acá, pero me acuerdo que cuando teníamos downhill veníamos al Ecoparque solo a hacer bajadas, y este deporte no se puede hacer solo así, se necesita bastante físico, un entreno fuerte en el gimnasio.

Tags:

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines