Los Aguilar-Sosa: Familia, medallas y karate

Los Aguilar-Sosa han representado a El Salvador en varios campeonatos de karate a nivel regional, ganando muchas medallas para el país, un hecho que ya se ha vuelto una tradición familiar.

Enlace copiado
Los Aguilar-Sosa: Familia, medallas y karate

Los Aguilar-Sosa: Familia, medallas y karate

Enlace copiado

La familia Aguilar-Sosa le ha dado muchas medallas a El Salvador en campeonatos internacionales de karate, es una cosa que, con el tiempo, se ha hecho una tradición de familia.

El nucleo familiar de la familia está conformado por René Aguilar (padre), Lisette Sosa (madre), Alexandra y René Aguilar-Sosa, estos últimos, hijos que son karatecas prácticamente desde que nacieron.

René fue un gran karateca de El Salvador en la década de los 90´s. Dentro sus medallas obtenidas está un oro panamericano shito ryu, un bronce panamericano por equipo, un oro centroamericano y un bronce en Juegos Centroamericanos y del Caribe.

Actualmente es vicepresidente de la junta directiva de la Federación Salvadoreña de Karate, su carrera como atleta fue exitosa, aunque empezó a entrenar el deporte marcial a inicios de la década de los 90´s en la Universidad de El Salvador, cuando rozaba los 18 años.

Alexandra Aguilar y su padre René Aguilar en una sesión de entrenamientos en su casa, San Pedro Perulapán en Cuscatlán. Cortesía

"Comencé en el karate cuando estaba estudiando en la Universidad de El Salvador, tenía 18 años. En aquel tiempo nos incentivaba ver películas de chinos, de kung fu, de Bruce Lee y de Chuck Norris, eso nos incentivaba. En ese tiempo mucha gente inició en el karate, en mi caso, practiqué en la UES porque en la década de los 90 no había muchas escuelas, pero por suerte en la U había una con el profesor Oswald Mata, así fue como nos iniciamos", recordó René Aguilar padre.

A nivel nacional, René también fue un referente en su momento, pues fue cinco veces ganador del premio Águila de Oro, una vez Súper Águila y durante un año fue Espiga Dorada.

"En realidad karate marcó mi vida, hizo de mí una persona responsable, una persona con carácter”, admite René sobre el deporte que prácticamente lo forjó como persona. Su carrera influyó en sus dos hijos de tal manera que en la actualidad ambos son parte de la selección nacional de karate y representan al país en competencias internacionales.

"Creo que la mayoría de padres que practican un deporte sueñan con que sus hijos le sigan sus pasos, yo tenía una escuela y ahí inició mi hija Alexandra. Estoy orgulloso de que entrenara en mi dojo, en el caso de mi hijo René, él no era tan formal la cosa, pero así se iniciaron, ellos tienen todo mi apoyo y como ahora forman parte de la selección, para mí es un orgullo que sigan los pasos igual del papá, es un honor tenerlos y que representen al país y que le den resultados a El Salvador”, expresó

EL LEGADO

Tras su retiro y de su nueva vida tras los escritorios en la Federación de Karate, René ha dejado un legado el cual sus hijos, Alexandra y René aceptaron seguirlo.

Alexandra es la de mayor experiencia en la selección nacional de karate. A sus 23 años, lleva consigo una medalla de oro Centroamericano Juvenil, una plata Centroamericana Juvenil, una plata Centroamericano y del Caribe Juvenil, un oro Mayor Centroamericano, dos bronces Centroamericanos Mayor y es campeona nacional desde el 2012 hasta la fecha.

Alexandra y René Aguilar Sosa, seleccionados nacionales de karate de El Salvador. Cortesía.

"Estoy agradecida con mi padre, que él es quien nos inculcó el camino desde pequeños, para nosotros ya no es solo un deporte, prácticamente es un estilo de vida, pasamos haciendo karate todos los días”, dijo Alexandra, quien está en la categoría +68

“Me llena de orgullo que mi papá fue uno de los mejores atletas en su tiempo, que tuvo buenos resultados, que para algunos juveniles y para algunos ex seleccionados fue una referencia por su entrega y esfuerzo. Sobre mi hermano, también me llena de orgullo que él esté ahí en la selección, porque a él no le gustaba mucho al principio, pero media vez fue ganando, le empezó a gustar. Me llena de orgullo tener un hermano que es ganador", agregó Alexandra sobre su hermano.

Precisamente, René hijo, el menor de la casa con 19 años, fue el último en encontrarle gusto al deporte. Sin embargo, pese a su comienzo tardío en deporte marcial, ha destacado tanto a nivel nacional, como internacional.

"Este año subí de la selección sub-21  a la mayor, pienso que es una etapa que la mayoría de atletas vivimos, de subir de la selección juvenil a la mayor, y es una etapa donde uno adquiere más experiencia en la cual siempre se tiene que tener la mentalidad de sacar los mejores resultados y poner en alto el nombre del país", expresó René hijo, quien en este año ascendió a formar parte de la selección mayor en la categoría +84.

Lisette Sosa, por su parte, asegura que rol siempre ha sido apoyar a su familia en las competencias de karate. Inició acompañando al ahora su esposo desde su comienzo en el Karate y con el pasar del tiempo también le toca apoyar a sus hijos en las competencias. Lichi, como es conocida, jugó sóftbol y en la actualidad trabaja como anesteciologa en un hospital público.

"Ha sido una experiencia muy bonita y estoy orgullosa de los tres, pienso que mi rol ha sido apoyar a ellos tres en el deporte", aseguró Lisette. 

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines