Hillary Martínez: la basquetbolista salvadoreña que destaca en la isla del encanto

Hillary Martínez, legionaria que representa al baloncesto nacional en la Liga Superior de Puerto Rico, habló con El Gráfico sobre su adaptación en la competencia boricua, selección nacional y sus logros en el baloncesto nacional e internacional.

Enlace copiado
Hillary Martínez: la basquetbolista salvadoreña que destaca en la isla del encanto

Hillary Martínez: la basquetbolista salvadoreña que destaca en la isla del encanto

Enlace copiado

Hillary Martínez es considerada actualmente la máxima exponente del baloncesto salvadoreño, tras ganar la Espiga Dorada como Estrella del Baloncesto del 201. Cursa su último año en Ingeniería Química en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Mayagüez. En su último año Hillary ya ganó 2 campeonatos universitarios, 3 MVP y un galardón como novata del año en su primer torneo con las Juanas del Colegio de Mayagüez. Actualmente la armadora juega en la Liga Superior de Puerto Rico con las Explosivas de Moca.

La originaria de San Marcos cuenta con un palmarés envidiable en el baloncesto salvadoreño, comenzando por ser parte de la selección nacional que pasó a la historia. Fue el primer equipo nacional en clasificar a un Premundial, consiguiendo un segundo lugar en el Centrobasket u-17 en el 2013. Además de ser la jugadora más joven en debutar en la selección mayor a los 15 años. 

Hillary tuvo sus inicios en el Colegio Bautista y luego fue becada en el Liceo Salvadoreño, donde ganó tres colegiales y un oro en los juegos CODICADER 2014 en Quetzaltenango, Guatemala. Desde pequeña marcaba la diferencia sobre las demás jugadoras y daba destellos para ser seleccionada nacional, lo cual realizó desde los 11 años.

La basquetbolista logró jugar contra futuras WNBA de la selección nacional, FIBA Américas 2014 en Colorado. Después del torneo decidió hacer unos tryouts universitarios, donde consiguió una beca en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Mayagüez, donde fue nominada a mujer del año de por NCAA. Ahora en su último año juega en la máxima liga de Puerto Rico con las Explosivas de Moca.

 

Martínez promedia con selecciones menores 18.5 puntos, 6.9 en rebotes y 4.8 en asistencias. Por su parte en mayores lleva 11 puntos, 5 rebotes y 1.9 en asistencias. En total cuenta con tres campeonatos centroamericanos juveniles, un segundo lugar en Centrobasket u-17 y un bronce en Centroamericano con selección mayor.

Lo que llama la atención después de todos su historial y triunfos a los 22 años, es que Hillary no ha sido convocada desde el 2015 a la selección nacional. El Gráfico decidió entrevistarla sobre esto y sus logros en Puerto Rico y El Salvador.

Una alarma del celular interrumpió la conversación, recordatorio que llega a todos los móviles a las nueve de la noche en Puerto Rico para advertir del toque de queda en la región por la pandemia del coronavirus. Pero Hillary ya terminó su rutina de gimnasio diaria y se dispuso a contarnos de su travesía basquetbolera en la isla.

¿Cómo está tu rutina actualmente allá en Puerto Rico?

He estado trabajando mi estado físico, yendo al gimnasio, corriendo un poco, porque la Liga Superior de Puerto Rico comienza en agosto, por ahí. Obviamente se comienza a entrenar antes con el equipo. Ahorita con lo del coronavirus no te puedo dar una respuesta concreta de fechas, pero me he tratado de mantener haciendo algo acá.

¿En qué equipo estás jugando actualmente?

Estoy jugando con las Explosivas de Moca. El formato acá es que cada temporada los equipos reservan 5 jugadoras y las otras 10 las escogen de las no reservadas, del sorteo de novatas y las extranjeras así que ellos se tendrían que comunicar conmigo si quieren que siga con ellos o si me quieren cambiar a otro equipo.

¿Cómo te sientes en esa situación? ¿Sientes que has dejado un buen papel?

Creo que al final de la temporada ellos me preguntaron que si quería seguir jugando con ellos. Yo le dije que sí, así que esperamos que todo marche bien y me llamen. El año pasado jugué como novata, llevo ya dos temporadas con el equipo.

¿Cómo estuvieron tus números en esta temporada? ¿En qué crees que podés mejorar?

Al principio se me hizo un poco difícil acoplarme a la liga, porque dar el brinco de jugar en la universidad a la Liga Superior, todo era bien diferente. En esa liga llegan jugadoras de Estados Unidos, hasta de la WNBA con capacidades atléticas por encima, altas. Eso te lleva a modificar un poco tu juego y al principio eso fue lo más difícil, pero de poco a poco me pude ir acoplando.

¿Qué se siente competir con este nivel de jugadoras?

Como jugadoras ellas me ayudan a crecer como jugadora. Enfrentarme a un nivel más alto ayuda. Son dos o tres jugadoras de alto nivel por equipo, así que estar entrenando todos los días con ellas te hace mejorar también y me motiva a echarle más ganas, porque saber que podemos llegar a un nivel como el de ellas. En mi equipo, por ejemplo: llegó la centro de la Universidad de Duke de la división uno de NCAA, Jordan Reynolds que jugó con Tennessee, entre otras nivel de gran nivel en Estados Unidos.

¿Qué opinás de la tendencia de las jugadoras profesionales, incluso jugadoras WNBA que están buscando mejores salarios en equipos europeos?

Me parece muy bien, porque las jugadoras juegan aquí en Puerto Rico y luego se catapultan para allá (ligas europeas femeninas) y me imagino que allá las atienden bien y les pagan bien, acordémonos que allá ellas viven de eso y tienen que buscar una buena paga.

¿Te ves jugando en esos niveles y ligas? ¿Sentís que tenés las capacidades para llegar en un futuro a esas latitudes?

La verdad no, pienso quedarme dedicándome a lo que yo estudié. Quiero ejercer mi profesión… aunque ya que me lo mencionaste me gustaría tener la experiencia para saber y pasar por todo eso, sería una buena opción.

Sí, me siento capaz de llegar a algo así, definitivamente tendría que pasar meses entrenando fuerte para llegar a eso y llegar a un buen nivel, pero siento que sí podría.

¿Actualmente quién es tu jugadora preferida del mundo del baloncesto?

De Estados Unidos me encanta A'ja Wilson, porque cuando fuimos al Premundial en en Colorado jugamos contra ella y siempre la he seguido y jugó con Carolina del Sur y ahora juega con Las Vegas Aces en la WNBA, ella es zurda. Me gustan sus movimientos de poste, su técnica de tiro, ella es bien efectiva.

Acá en Puerto Rico hay un gran referente del baloncesto y un gran modelo a seguir como jugadora, se llama Pamela Rosado y es seleccionada nacional, hemos jugado contra, ella es la capitana de la selección y todo el mundo la conoce. Acá jugamos contra  la mayoría de las jugadoras de la seleccionadas de puerto Rico en la liga de acá.

¿Cómo es la percepción que tienen de tu persona allá en Puerto Rico? Y ¿Qué te dicen de tu forma de jugar siendo extranjera allá?

Puedo hablar de la universidad, porque acá he estudiado cinco años y siempre que me preguntan de dónde soy ,yo les digo que de El Salvador, rápido me responden, ¡ahh, las pupusas! (riéndose) …pero creo que he podido dejar un buen mensaje, y sobre todo del básquet del país. En El Salvador pasé por muchos entrenadores y cada uno dejo su granito y prácticamente hablando del baloncesto vine bien madura para jugar en la liga, todo eso me ayudó un montón.

Me siento muy feliz y orgullosa del trabajo que he realizado por años, valió la pena y puede aplicar todos los conocimientos que cada entrenador me enseñó. Casi siempre me decían cosas buenas los entrenadores de acá, cuando empecé en la universidad: que me sabía mover sin el balón y que leía bastante bien el juego, que tenía buen manejo de balón y muchas cosas más que me han hecho desarrollarme bastante bien.

¿Y con la FESABAL has tenido algún tipo de comunicación sobre algún proceso de selección?

Desde que me vine acá no me han llamado para ninguna convocatoria. He hablado con Ray Santa Ana, el encargado de la selección y me ha preguntado para ir a jugar a los Centroamericanos que fueron en el 2017, yo traté, hice lo posible de ir, pero no puede por la universidad. Ese año pasó el huracán María acá, se atrasó la cosa y se puso bien difícil la situación, pero prácticamente con él he tenido contacto. Él es el que me ha preguntado, después de eso ya nada.

¿Estarías interesada en jugar en la selección nacional si te convocan?

Sí, si las puertas están abiertas, pues, sí y si el tiempo y el compromiso de la universidad me lo permiten yo iría sin ningún problema. Pero siempre digo que como los años anteriores entrenábamos dos veces a la semana o los fines de semana, porque de qué sirve estar en un proceso de selección que entrena dos meses antes de un torneo, no valdría la pena. Pero sí me gustaría representar al país, lo he hecho desde los 11 años, así que, sí. Si me llegan a convocar pues bien y espero no tener compromisos con la universidad para poder competir.

¿Desde cuándo no tienes participación con alguna selección del país?

Desde el 2015 que me vine ya no he jugado con la selección

¿Por qué crees que ya no te llaman, si eres de las jugadoras más destacadas del país?

Es la pregunta que me he hecho siempre, cada vez que veo las convocatorias, realmente no sé, de verdad que no entiendo, y no solo yo, porque al principio ya no convocaban a Mónica Escobar que jugaba en la Universidad de la Américas, ni a Mónica ni Aida Funes, no entiendo.

¿Qué te hace sentir esto que no te llaman de la selección?

No es que me sienta mal, pero me da algo de sentimiento saber que no estoy convocada y no poder hacer nada por el país.

¿Qué le aconsejarías a una niña que este comenzando en baloncesto?  ¿Cuál sería tu consejo?

Que le ponga amor, dedicación, eso lleva muchas horas de entreno, mucho sacrificio y me imagino si es una niña pequeña también tiene que estar en el colegio y es más sacrificado, pero que realmente vale la pena, ya que cuando un crece tiene que entrar a la universidad y tiene que llevar el deporte y los estudios a la par. Que si le pone empeño puede llegar muy lejos, que puede conseguir becas y costearse sus estudios a través de estas. Todo esto nos ayuda como persona, a ser comprometidas, responsables y disciplinadas, que estudie mucho, que es lo más importante, pero aún hay algo más importante que es tener a dios en el centro de nuestras vidas.

¿Qué opinas de la diferencia salarial que existe entre hombres y mujeres en el mundo deportivo?

Casi en todo el mundo se da el mismo fenómeno, que al parecer los hombres tienen mas auge, más promoción y obviamente eso hace que les paguen más. No sé a que viene eso, si las mujeres también hacemos lo mismo. El ejemplo que yo pongo es allá, en Europa, donde el fútbol también es el primer deporte y las mujeres también lo juegan, incluso las canchas se ven menos vacías que cuando los hombres juegan. Me imagino que el salario también debe de ser diferente.

Por lo menos acá en nuestro equipo nos atienden bien, nos tratan bien, fueron bien cumplidos con la paga. El rango aquí de una jugadora creo que es  seis mil dólares y a un hombre es hasta el doble, así que eso es en todo el mundo.

¿Qué te hizo sentir la última edición de la Espiga Dorada que te llevaste el premio a mejor atleta de baloncesto y estuviste nominada la mujer del año?

Me sentí súper contenta, les agradezco por ponerme como estrella del baloncesto por parte de la federación. Me sentí súper contenta, agradecida, porque son logros de todos estos años que han pasado, de estar tanto en el baloncesto de mi país y me puse bien contenta, porque, aunque yo no pude estar presente, fue mi papá quien pudo recibir el premio y el ha estado conmigo de arriba para abajo, así que él también es merecedor de eso.

¿Te imaginaste en algún momento ser la máxima representante del baloncesto nacional?

Ni me pasaba por la mente (comentó emocionada), siento orgullo por cierta mención que me dieron.

¿Cuáles son tus objetivos en el baloncesto en un futuro?

 Por ahorita mantenerme jugando en la liga de Puerto Rico, mientras termino de estudiar, ya que me queda un año de carrera, eso es a corto plazo y a largo plazo veremos que pasa, no te puedo dar una respuesta así, pero veremos si sigo jugando o me dedico a mi carrera.

¿Se te hace un dilema esto para ti? ¿Piensas a menudo esto?

Sí, bastante, porque el baloncesto me ha dado mucho, pero creo que lo más importante es sacarle provecho a los estudios y probablemente no sé si vaya a pasar. Si me dedico a mi profesión, significaría dejar el baloncesto a un lado. Mi familia me apoya, pero quieren que siga jugando, porque ellos siempre han estado conmigo y les va hacer falta ir de cancha en cancha viéndome jugar. Para eso falta aún, pero solo lo pienso no lo doy por hecho.

En el torneo Centrobasket 2013, acá en El Salvador hicieron historia al ser la primera selección que clasificaba a un premundial o FIBA Américas. ¿Qué sentiste cuando terminó ese juego contra Puerto Rico que les dio el boleto para jugar el FIBA Américas?

Ni nos imaginábamos quedar en segundo lugar para clasificar, pesábamos que era algo bien difícil, pero valió la pena estar todos los domingos a las 6.30 de la mañana en el gimnasio para entrenar. Me sentí súper contenta, ha sido uno de los logros más grandes que he tenido en mi vida del baloncesto, porque fue primera vez que un equipo del país clasificaba a un premundial, es histórico, aún me siento bien contenta y orgullosa de ser parte de ese equipo que hizo historia.

Ese partido fue súper socado. Nosotros dijimos: “bueno, vamos contra Puerto Rico y si perdemos vamos contra Dominicana y tenemos más chance de ganar", pero realmente no sé que nos dieron o que nos inyectaron, pero ese día andábamos en la misma línea y sintonía. Cada jugadora dio el máximo en la cancha y creo que ese juego lo ganamos por dos o tres puntos, creo yo.

Nunca tuvimos pensado ganarle a Puerto Rico y quedar en segundo lugar en el Centrobasket,  generalmente cuando vamos a un Centrobasket es bien difícil poderle ganar a un equipo así, casi siempre quedamos sexto o último lugar. Fue una gran satisfacción eso. Era como haber ganado el primer lugar para nosotras. Fue inexplicable ese momento, no nos podíamos creer que habíamos ganado, pero asimilamos y sabíamos que habíamos clasificado a un Premundial a Estados Unidos y teníamos que trabajar aún más para ir a ese torneo.

¿Te encontraste allá en Puerto Rico con alguna jugadora de ese equipo de Puerto Rico?

Sí, en la universidad jugué con una jugadora que se llama María Medina, y luego jugué contra la mayoría de ellas en el torneo universitario y si nos conocemos de vista desde ese torneo en El Salvador. Yo cuando veo a María la molesto y le digo “¡hey te gané!”, pero bromeando, pero ya eso es pasado y lo agarramos de broma. La gente de acá siempre me ha aceptado, mis amigas son como mis hermanas, todos son bien amables bien dadas Y me ayudan en lo que sea.

¿Qué sentiste cuando llegaron al premundial o FIBA Américas y enfrentar a lo mejor del mundo en tu edad, a los Estados Unidos?

Es algo indescriptible saber que estamos jugando contra el país número uno en baloncesto, futuras jugadoras de la WNBA y efectivamente la mayoría de ellas está en la WNBA, así que los entrenadores nos decían: "no importa si perdemos por 50 o 100". pero saber que pudimos jugar contra esa potencia del mundo se siente bonito y mucho orgullo también.

 

¿Te llamaría la atención jugar en alguna liga profesional de los Estados Unidos?

Sí, eso ha sido uno de mis sueños desde que estaba chiquita y si se llega a dar la oportunidad súper bien y sería trabajar al máximo para que eso llegue, veremos a ver si sale algo bueno

¿Te ves jugando en la WNBA en ese sueño?

Sí, definitivamente, si llego ahí me dedico a eso. Fui a un juego de las Sparks de Los Ángeles y Dallas Wings, y mi familia vive ahí en Dallas, así que me gustaría ver si pudiera aplicar a algo así, sería súper

Tags:

  • Hillary Martínez
  • Baloncesto salvadoreño
  • Legionarios

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines