Hernández: “Quería darle la medalla de oro a El Salvador”

El arquero salvadoreño cree que este es el punto más alto de su carrera deportiva y que deseaba con toda su fuerza ganar la medalla de oro porque “el país se lo merece”.

Enlace copiado
Hernández: “Quería darle la medalla de oro a El Salvador”

Hernández: “Quería darle la medalla de oro a El Salvador”

Enlace copiado

Todavía emocionado tras convertirse en campeón panamericano en el tiro con arco compuesto, Roberto Hernández habló de cómo vivió ese momento, de cómo simuló la final del sábado en El Salvador hace unas semanas para tener una idea de a lo que se iba a enfrentar. 

Dice que este es el punto más alto de su carrera deportiva y que deseaba con toda su fuerza ganar la medalla de oro porque “el país se lo merece”. También quiere que todos sepan que para llegar lejos hay que quitarse el miedo a competir contra los grandes como Estados Unidos y México, por ejemplo.

Asimismo, en esta entrevista habló de lo que significó para él tener a sus padres en Lima, quienes se emocionaron mucho al verlo subir al podio en el campo de tiro de Villa María del Triunfo. 

Hernández regresa al país hasta el 2 de septiembre, pues acompaña a su atleta, Paola Corado –sí, también es entrenador- a Madrid a un campeonato. En esa ciudad dará un curso de entrenadores para costearse ese mismo viaje.

¿Qué se siente ser medallista panamericano?
Pues increíble. Creo que todavía no termino de captar las emociones. Incluso estaba en el podio y me dijo Daniel Muñoz (arquero colombiano) ‘papi si no llora lo mato’. Me llené de satisfacción, me alegré mucho, pero creo que en la noche (sábado) voy a realizar en verdad lo que he logrado porque es difícil desenchufarse de todas las emociones. Ayer (viernes) me sentía como un saco de boxeo y solo tiré 30 flechas, pero todo el estrés y la presión se manifiesta después, pero alegre, de verdad quería darle la medalla de oro a El Salvador, me la habían estado pidiendo y creo que El Salvador se lo merece y pues feliz estar en la historia.

¿Este es el punto más alto de su carrera?
Creo que sí... he tenido momentos muy buenos, pero digamos que con no tanta notoriedad para el país por no ser un evento, precisamente, del ciclo olímpico. Digamos una medalla de Copa del Mundo o de Juegos Mundiales, que es algo alternativo a los Juegos Olímpicos, pero que el país se dé cuenta, que ahora la gente pueda decir ‘este es el que ganó’ creo que sí, que de verdad lo estoy disfrutando y espero seguir dándole alegrías a la gente.

¿Esta medalla es un compromiso para usted?
Yo siempre estoy pensando o planificando los objetivos y con mi psicóloga no habíamos hablado de ganar el oro panamericano y en el siguiente mundial quedar campeón. Y en este Mundial (este año) yo fui y le dije (a la psicóloga) esto va a salir antes y voy a quedar campeón mundial, pero me ganó el que quedó campeón en flecha de desempate y son cosas que este deporte las da, e incluso recuerdo que llegó Braden (Gellenthien, a quien la ganó el sábado) a decirle al que me ganó, ‘no te confíes, que este te puede ganar’ y yo le escuché. Yo ya venía con buen nivel, pero tengo muchas metas que lograr, creo que a veces cuesta cuando se han logrado cosas como esta medalla, pero tengo todavía mucho que dar y espero darle más alegrías a El Salvador.

En el ciclo olímpico ha habido un despunte desde Barranquilla hasta Lima, ¿se lo esperaba?
Después de Barranquilla sentí que todo iba a empezar a salir muy bien. Este año hice historia en el tiro con arco, fui el primer latino en disparar 900 puntos en Las Vegas, en tirar en una final, que es el evento más grande que tenemos en tiro con arco a nivel mundial. Cuando fue eso dije que venía bien, venía enrolado y solo era de mantenerlo.

Hubo un momento en que el dije a mi entrenador, ‘mirá, hoy descanso’ y llegaba a la federación y tiraba bien poco y todos me veían y decían que no me estaba preparando para Lima, pero estaba preparándome porque tenía que tener ese descanso para volver a despuntar. No ha sido fácil, pero sí desde el inicio hablé con la federación... y es difícil porque yo soy el director técnico y tenía que planificar los resultados y los pronósticos para este año y los pronósticos internos era ganar medalla de oro, pero los que hicimos públicos fue medalla de bronce.

Hernández, en plena competencia. / JOSÉ TEJADA, LIMA 2019.

¿Qué tan importante ha sido tener a padres en Lima?
Súper importante. Tener ese seguridad que están ahí... usualmente siempre estamos por un mensajito de WhatsApp o algo así, pero yo me desconecto mucho, estoy con ellos y a veces trato de no mostrarles muchas emociones, pero estando ellos acá es más fácil poder tenerlos, sentir ese apoyo, escuchar a mi mamá gritar, a mi papá... verlos felices, porque no cualquiera tiene esa posibilidad de hacerlo. Ellos han hecho un sacrificio de venir acá y se los agradezco, pues así como tenemos buenos, tenemos momentos muy malos que se llora y que se sufre y que muy poca gente o nadie llegan a saber, porque estar aquí no es fácil.

¿Qué necesita el país para destacar en unos Juegos Panamericanos?
Perder el miedo... perder el miedo de lograrlo, de saber que lo podemos lograr, de no ver a ninguno arriba. Es que mucha gente le tiene miedo a Estados Unidos, a México que son los que tienen más recursos, sí los tienen, es obvio, pero toda la vida nosotros nos hemos tenido que enfrentar a puro coraje y a puro coraje siempre ha habido más de alguno que lo ha logrado, entonces, ¿por qué no los podemos lograr todos? Entonces, es de inculcarle al salvadoreño que en realidad que tenemos que hacer un cambio de chip, como dice mi psicóloga, decirle a los niños ‘aquí está y se logró’.

Yo entreno en la federación de tiro con arco de El Salvador, el único campo de tiro que hay... en Colombia tienen campos de tiro en todos los departamentos, hay países muy desarrollados en tiro con arco y nosotros lo hacemos ahí con pocos recursos, con lo más limitado posible, inventándonos cosas, o sea, nos sentamos con los entrenadores pensando qué podemos hacer. Por ejemplo, yo ya había ganado el Panamericano (en Lima), hicimos una simulación antes y yo gané en flecha de desempate ante Braden, y todo ese juego lo hicimos allá (en El Salvador). Los muchachos de recurvo, en mixto, le ganaron a Brasil, allá habían tirado contra Brasil, o sea, nos toca simular porque no tenemos las condiciones para poder lograr otras cosas, pero sí funciona si lo hacés a conciencia.

¿Hace falta más inversión?

Sin duda. Es que tenemos calidad, lo que pasa es que no tenemos recursos necesarios para cubrir (a los atletas). No estoy diciendo que solo nos cubran a los que estamos ahorita arriba, hay una base abajo que es muy buena, pero que necesita tener ese soporte para llegar lejos.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Contigo empezó todo... ������ #Lima2019

A post shared by El Gráfico (@elgraficionado) on

¿Qué más le hace falta lograr en su carrera deportiva?
Tener la tranquilidad de decir que voy a ir a estas competencias. Por ejemplo, yo puedo hablar con Braden ahora y él tiene su calendario 2020 ya planificado, con boletos comprados, ya todo armado... yo tengo que planificar  adónde iré a dar un curso. Me digo que de acá voy a sacar este dinero, de aquí voy a ir allá, voy a la competencia y de ahí me quedo dando un curso y ahí compenso... no sé cuánto presupuesto nos van a dar, no sé si nos van a apoyar, todas esas cosas, esa incertidumbre que a veces termina siendo un poco tediosa para el atleta salvadoreño.

¿Cómo combina ser atleta con director técnico?
A veces es complicado. A veces me ayuda porque me sirve para desconectarme un poco de la presión de estar tirando porque es muy monótono y yo a veces voy a otro tipo de competencia y escenarios que hay dentro del tiro con arco que no son dentro de este ciclo para poder desconectarme y competir ahí, pues me ayuda sentirme útil y ver cómo otros atletas vienen creciendo con el trabajo que hacemos con los demás entrenadores.

Tras Lima, ¿qué viene para usted?
Pues tengo un campeonato nacional, pero no lo voy a tirar. Me voy a tomar un descanso, me voy a dar ese descanso para poder relajarme y pensar un poco en lo que puedo tener el otro año. Tengo que clasificar a Juegos Mundiales que es mi meta, también es complicado porque el clasificatorio es un campeonato panamericano el otro año y los Juegos Mundiales al año siguiente, después de Juegos Olímpicos. La meta es clasificarme yo y clasificar a una de mis atletas.

Entiendo que de Perú va a Madrid a un Campeonato Mundial Júnior y Cadete.
Sí, voy como entrenador. Una atleta mía, Paola Corado, se está pagando el campeonato mundial en su totalidad, porque no teníamos los recursos para mandarla. Ella invirtió todo su estímulo deportivo y le dije que no la iba a dejar sola porque tiene muy buenas opciones (de ganar), entonces me estoy pagando yo también el viaje. Así que voy al Mundial, estoy con ella y primero Dios traigamos una medalla también; luego me quedo una semana más para dar un curso y pagar con eso los gastos que salgan del Mundial. Regreso al país hasta el 2 de septiembre.

Tags:

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines