Happy Family BIO Cycling, la familia que recorrió en bicicletas desde Argentina a El Salvador en 4 años

Happy Family BIO Cycling recorrió 10 países del continente americano en bicicletas modificadas, un total de 24,600 kilómetros que concluyeron en El Salvador.

Enlace copiado

Happy Family BIO Cycling, la familia que recorrió en bicicletas de Argentina a El Salvador en 4 años - 00:00:00

Enlace copiado

Sebastien Bellet, Alberta Spinazzè y sus hijas Anna (10 años) y Ángela (12 años) pusieron un alegre final a una increíble travesía de más de 24,600 mil kilómetros en bicicleta. Se trata de la  “Happy Family BIO Cycling”, una familia italiana que lleva recorriendo el cono sur en bicicletas modificadas desde hace 4 años.

Happy Family BIO Cycling partió desde la punta de la Patagonia, en Ushuaia Argentina, el 11 de enero de 2016. La familia cruzó Chile, Perú, Bolivia, Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica Nicaragua, Honduras y El Salvador durante cuatro años, aprendiendo de las diferentes culturas en su camino.

Happy Family BIO Cycling partió desde la punta de la Patagonia  en Ushuaia Argentina el 11 de enero de 2016 (foto instagram Happy Family BIO Cycling).
Los viajeros, quienes cruzaron 13 veces los Andes, recorrieron casi todo centroamérica, la carretera Austral en Chile, el salar de Yumi de Bolivia y escalaron Machu Picchu en Perú 

Paso por El Salvador

 

La familia proyectó el fin de la aventura en California, Estados Unidos, pero un tercero interrumpió  el vínculo afectuoso entre los Bellet y el continente americano: el covid-19. Los integrantes quedaron varados en El Salvador, debido al cierre de fronteras por la pandemia del coronavirus, por lo que decidieron pasar más de 100 días de cuarentena en la Cooperativa Los Pinos en el Congo, Santa Ana.

“Hemos descubierto un paraíso, lo hemos llamado ´el jardín del Edén´; creo que en todo el viaje no pudimos haber encontrado un lugar mejor; hemos visto de cerca la naturaleza aquí en la Cooperativa Los Pinos. Hemos podido sacar aspectos positivos de la pandemia y gozar este tiempo parados en familia”, aseguró Sebastien Bellet, padre de la Happy Family BIO Cycling.  

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

WE JUST WANT TO BE FREE AGAIN! (������������) . We've been in complete Lockdown for 3 months and it still goes on. Uffff. Eishh! From here we can see the mountains of Guatemala, but we don't know if we will ever reach them. We're all good, safe and protected, surrounded by beautiful nature, but we're wishing to see people, give hugs again, move on, play with other kids, buy our own food, etc. Continuous ups and downs through happiness and anxiety, the road isn't clear yet but we still haven't got any choice. They say patience is the virtue of the strong! We thank the universe for all the love and beauty surrounding us, the wonderful words many of you dedicate us. Our thoughts go to those living tougher moments than us and wish humanity to rise more aware, loving and treating each other respectfully. Every little action counts. . ����Non vediamo l'ora di essere di nuovo liberi! Sono già 3 mesi che siamo in Lockdown completo e non è ancora finito. Uffff! Eishhh! Da qui vediamo le montagne del Guatemala ma chissà se riusciremo mai ad arrivarci veramente. Stiamo tutti bene, al sicuro, protetti e contornati da una natura spettacolare, ma ci manca la gente, dare abbracci, giocare con altri bambini, poter ripartire, comprare il nostro cibo, ecc. Continui saliscendi tra felicità e ansia, la strada non è ancora chiara davanti e per ora non abbiamo nemmeno scelta. Dicono che la pazienza sia la virtù dei forti. Ringraziamo l'universo per tutto l'amore e la bellezza che ci circondano e le meravigliose parole che molti di voi ci dedicano. I nostri pensieri vanno a quelle persone che vivono momenti molto più duri dei nostri. Desideriamo che l'umanità possa rinascere più consapevole e che ci si possa trattare con più amore e rispetto, ogni piccolo gesto conta. . ���� (primer comentario) . . . #happyfamily #happyfamilybiocycling #biocycling #beaware #mothernature #nature #lockdown #freedom #pachamama #patience #familyadventure #familytravel #yourspirit #yourlife #vaude #everyactioncounts #lagocoatepeque #whoknows #wondering #elcongo #elsalvador #family #travelingwithkids #togetherwecan #lospinos #cooperativalospinos #goingfargoingfair

Una publicación compartida por Happy Family BIOcycling (@happyfamilybiocycling) el

 

“Hemos estado aquí 5 meses,  desde el 12 de marzo en cuarentena. Hemos hecho varias actividades, estudiamos, hicimos artesanías. Además, fue lindo trabajar en equipo con los habitantes de la Cooperativa  Los Pinos. Estuvimos sembrando 450 árboles que sirven para dar sombra a las plantas de café”, explicó  Ángela, hija mayor de la Happy Family BIO Cycling.   

Solo una catástrofe tan grande como la pandemia del coronavirus pudo detener la proeza de los viajeros, quienes cruzaron 13 veces los Andes, recorrieron casi todo Centroamérica, la carretera Austral en Chile, el salar de Yumi de Bolivia y escalaron Machu Picchu, en Perú.

Durante su cuarentena en Los Pinos, en El Salvador, los viajeros colaboraron en trabajos de campo, cuido de animales, y creación de material fotográfico para difundir la cooperativa. “Para nosotros es muy importante dar a conocer cualquier proyecto de comercio justo”, indicó Alberta Spinazzè.

“Lo que más me gustó de El Salvador fueron las pupusas”, explicó Anna, hija menor de los Bellet. La niña de 10 años de edad aseguró que se van maravillados con el país centroamericano.

Enfoque del viaje

Tanto Alberta como Sebastien trabajaron en el ámbito de producción agrícola y comercio justo en Italia, además de compartir una pasión por los viajes y aventura. Ambos visualizaron hacer un viaje por América para poder conocer más sobre los orígenes de los productos.

 
Happy Family BIO Cycling, la familia que recorrió en bicicletas de Argentina a El Salvador en 4 años

Uno de los objetivos principales de la familia fue acercarse a los cultivos y trabajadores locales para conocer los procesos que están detrás de cada producto.  “Lo bioactivo de nuestro proyecto es visibilizar pequeños productores agroecológicos,  de comercio justo y realidades sustentables a lo largo del camino”, dijo Sebastian Bellet.

“Aparte de cualquier esfuerzo que hay en cualquier tipo de producción, lo que hemos descubierto es que hay formas de cultivar y producir que son mucho más amigables con el medio ambiente y en estos momentos de cambio climático no podemos dejar atrás este aspecto”, recalcó  Alberta Spinazzè.

Durante el recorrido buscan resaltar los cultivos orgánicos y agroforestales, los cuales no dañan ecosistemas y la salud de los agricultores locales. “Es importante que la personas tengan conciencia de lo que compra, porque tiene un efecto con el cuidado del medioambiente y las personas. Uno de los enfoques del comercio justo es cuidar la integridad de los trabajadores y el medio ambiente”, acotó la madre de la Happy Family BIO Cycling. 

Equipaje

En su camino, la familia ha tenido que adaptarse a las inclemencias del tiempo y el clima, por lo que los Bellet tienen que hacer un equilibrio en su equipaje para poder transportarlo en sus dos bicicletas modificadas : “Cóndor” y “Puma”.

“Tenemos lo básico, pero tenemos de todo; tenemos una cocina de gasolina, una tienda de campaña, colchonetas, sábanas, abrigos, juegos, libros educativos y repuestos. En total, en mi bicicleta yo llevo 290 kilos, sumando el peso de las niñas y el equipaje”, agregó el padre de la familia Bellet.

La bicicleta que conduce Sebastian (el “Cóndor” ) Bellet consta de la adaptación de un remolque de dos ruedas extras, admás de tres pares de pedales y tres asientos, en la cual viaja el padre y sus hijas. La madre Alberta maneja la bicicleta denominada “Puma”, la cual está reforzada en acero para poder soportar más carga y kilómetros.

Cabe resaltar que además de los utensilios esenciales para la subsistencia, Happy Family BIO Cycling carga con elementos extras para el placer de la familia como: juegos para niños, cartas, Tablet para lectura  y peluches para las más pequeñas. 


ROAD SCHOOLING 

Sebastian y Alberta  implementan un sistema educativo que han denominado Road Schooling, también conocido como  educación parental o homeschooling. Con dicho plan de estudios avalado por el ministerio de Educación de Italia, los padres se hacen responsables de la educación de sus hijas. Las chicas Bellet se someten a diferentes evaluaciones para medir su nivel académico, además de un examen posterior al viaje.

El padre de Anna y Ángela comenta que existe una posibilidad que al final de la evaluación, pueda que las niñas tengan un nivel más alto,más bajo o igual a los niños de su edad. Sebastian agrega que hasta el momento han pasado todas las pruebas con buenas calificaciones. 

Por otra parte, el padre de familia cuenta que ellos apuestan más por un aprendizaje vivencial, donde las niñas conviven con las culturas de primera mano. “Sí, mi mamá nos enseña de los libros, pero más que los libros es convivir con la gente, aprender más cultura, hasta aprendimos una lengua: el español”, indicó Anna.

“Cuando podemos ver con nuestros ojos y muy de cerca aspectos de las culturas locales,es algo muy enriquecedor. Se trata de algo  experimental, pero la hemos pasado bien. Ellas leen  y escriben mucho en libros electrónicos. A veces me toca decirles ´niñas paren de leer´, es algo increíble”, acotó Sebastian Bellet.   

“Leemos mucho”, aseguró Anna, quien destacó haber leído 42 libros en seis meses. Además, explicó que su hermana Angelina completó 11 libros más que ella. Ambas dijeron ser fanáticas de la saga de Harry Potter. Incluso,  aprovechan para leer durante los viajes, ya que las bicicletas modificadas les permiten una postura corporal adecuada para la lectura.

SOSTENIMIENTO

Los padres buscan suministrar lo mejor posible sus recursos durante el viaje. Como estrategia para financiar sus necesidades básicas, optaron por alquilar su hogar al noroeste de Venecia, siendo esto el soporte principal para cubrir sus gastos en América.  

“Nos sostenemos con lo ahorrado del alquiler de nuestro departamento en Italia, también recibimos donaciones por el camino, vendemos pulseras y postales. Lo más importante es viajar de manera sencilla. La verdad es que uno no necesita tanto. No vamos de hotel en hotel. Nuestros gastos son principalmente en comida, es una buena forma de ahorro”, aseguró el padre de familia.

Además de colaborar en diferentes labores agrícolas con los habitantes de cada región, los ciclistas buscan hospedaje con nuevas amistades hechas en el camino, y así vivir de cerca la experiencia y forma de convivencia de la población que visitan. 

“Esto es una red que se va tejiendo por el camino, pueden ser los mismos productores o la red de comercio justo, agroecológicos o los mismos ciclistas. Estamos en grupos de ciclistas, también están las familias que hacen educación parental o educación alternativa. Ellos nos invitan a las escuelas y nos brindan hospedaje”, agregó Sebastian Bellet.

MENSAJE 

Happy Family BIO Cycling regresó a Italia el 28 de agosto, cerrando el recorrido por el continente americano.A pesar que la familia no pudo alcanzar el destino de California, Estados Unidos, el grupo familiar logró asimilar el mensaje y valores iniciales de la aventura. 

“Siento haber cumplido lo que tenía que cumplir. El hecho de no llegar a California no importa mucho. La verdadera meta era hacer una experiencia que nos uniera, que nos hiciera crecer y poder tener este enlace fuerte por siempre y por toda la vida. Eso lo hemos logrado y me siento satisfecha con eso”, explicó Alberta  Spinazzè. 

Días previos a su regreso al país europeo,Sebastian Bellet expresó que planean recorrer 1,000 kilómetros más, desde Roma hacia su hogar al noroeste de Venecia. 

Durante su estancia en la Cooperativa Los Pinos ocurrió un acontecimiento significativo. Angelina pudo asumir el rol de conductora principal de la bicicleta de más peso: “El Condor”. Los padres se llenaron de emoción, al ver que sus hijas podrían tomar las riendas de futuras aventuras en las bicicletas con las que recorrieron 24 mil kilómetros de América. 

“Los sueños se pueden lograr, si uno se lo propone, es un tema de querer. Todos podemos dar nuestra semilla por un mundo mejor, ya sea el reciclaje, consumir lo necesario o dar su contribución positiva por un mundo mejor. Y eso, ser más humanos y ser más conscientes en cada aspecto de la vida. No es solo una forma de viajar. No es que para ser feliz; uno le tiene que dar la vuelta al mundo en bicicleta. Solos hacemos poco pero junto podemos hacer mucho”, concluyó Sebastian Bellet.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

There she goes! (������������) I couldn't believe my eyes the other day, Angy said: "Dad, can I try to ride the Condor?!" After a few adjustments she left... Alone. I stood there watching her emotioned, remembering the first time we left from Ushuaia in front of the Beagle Channel, she could hardly reach the pedals to which I had adapted an 11cm extention. Woh, if she's growing! Then I turned around and heard: "Anna, come for a ride!" Her first impressions were: "It's so cool, I feel like gliding!" . . ���� Ha spiccato il volo! Non potevo credere ai miei occhi l'altro giorno quando Angy mi disse: "Papà, posso provare il Condor?!" Dopo alcuni aggiustamenti è partita...ds sola. Sono rimasto lì a guardarla emozionato, ricordando la prima volta che siamo partiti dalla Terra del Fuoco, affacciati al Canale di Beagle, dove toccava a stento i pedali ai quali avevo dovuto aggiungere un'estensione di 11cm. Uff, se sta crescendo! Poco dopo mi giro e sento: "Anna, vieni a fare un giro con me?!" Le sue prime impressioni furono: "È così bello, sembra di volare!" . ���� ¡Ha empezado a volar! El otro día no podía creer lo que veía, Angy dijo: "Papá, ¿puedo intentar manejar el Cóndor?" Después de algunos ajustes, se fue ... sola. Me quedé allí mirándola emocionado, recordando la primera vez que salimos de La Tierra del Fuego en frente al Canal de Beagle, apenas podía alcanzar los pedales a los que tuve que adaptar una extensión de 11 cm. Woh, si está creciendo! Luego, me vuelto y escuché: "¡Anna, ven que te llevo a paseo!" Sus primeras impresiones fueron: "¡Es genial, párese de volar!" . . . . . . #happyfamily #happyfamilybiocycling #biocycling #familyonbikes #growingirl #tandem #pinotandem #hasebikes #travelingwithkids #cyclingfamily #cyclingwithkids #vaude #yourlife #yourspirit #familyadventure #familytravel #viaggiareconbambini #famigliainbicicletta #biketouring #bikewander #thereshegoes #goingfargoingfair #growingup #familybike #ushuaia #biocyclingamerica #beaglechannel #cooperativalospinos #restaurantevistalago #acopalp

Una publicación compartida por Happy Family BIOcycling (@happyfamilybiocycling) el

   


 

Tags:

  • Happy Family BIO Cycling
  • Viaje por Ámerica
  • Comercio Justo
  • Latinoamérica
  • cultivos orgánicos
  • Educación parental
  • RoadSchooling

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines