Toronto Raptors vencen a los Warriors y ganan su primer anillo en la NBA

Los Raptors ganaron el sexto juego que se disputó en el Oracle Arena para cerrar la serie por 4-2.

Enlace copiado
Toronto Raptors vencen a los Warriors y ganan su primer anillo en la NBA

Toronto Raptors vencen a los Warriors y ganan su primer anillo en la NBA

Enlace copiado

Los Raptors de Toronto ganaron a los Warriors de Golden State por 114 a 110 en el sexto partido de la final y lograron su primer anillo de la NBA para Canadá, por no mencionar que sería el primer campeonato de una liga profesional para el país desde que los Azulejos de Toronto ganaron la Serie Mundial en 1993.

Los Warriors de Golden State no pudieron extender su  racha triunfal a un segundo juego en fila ni prolongar la serie una vez más y  la búsqueda del tricampeonato en la NBA no pasó de ser un simple anhelo en una serie en la que no tuvieron el protagonismo esperado en el Oracle Arena. 

Con el protagonismo de Kawhi Leonard, Kyle Lowry e Ibaka,  los  Raptors hicieron la tarea que no pudieron el pasado lunes en su casa y celebraron en el Oracle Arena.  

Los Warriors llegaron al juego con el reto de superar el desgaste emocional y físico luego de observar la forma en que su estrella Kevin Durant, dos veces Jugador Más Valioso de la Final de la NBA, cayó de nuevo lesionado y está en un proceso de recuperación.

Toronto dejó la serie 4-2 y sacó máximo provecho de su visita al Oracle Arena donde ganó cuatro partidos decisivos. 

DESENLACE

Nick Nurse tocó corneta desde el primer minuto y los Raptors salieron como una auténtica avalancha ofensiva. Especialmente un Kyle Lowry cuestionado tras el tiempo muerto pedido en el quinto partido en plena efervescencia de su equipo en los minutos finales.

El base quería desquitarse y salió con el objetivo fijado en el aro contrario. Lo demostró con los primeros 11 puntos consecutivos de los Raptors y tres triples (cinco de seis en los primeros cinco minutos para los canadienses) que lanzaron a Toronto.

Sin embargo, los Warriors sobrevivieron a base de velocidad y transición. Dos conceptos que pese a su tamaño aporta Draymond Green, uno de los jugadores más inteligentes en la cancha.

Con el ala-pívot como catalizador,con Klay Thompson teniendo uno de esos momentos de calentón y con Kerr agitando la varita táctica con una zona que se atragantó a los canadienses, Golden State volvió a demostrar que hay que hacer mucho más de lo que hicieron los Raptors para tumbarles (32-33 al final del primer cuarto).

El segundo parcial arrancó igual que lo hizo el primer acto, con Kyle Lowry anotando. El base no quería ir al séptimo partido y sacó su mejor repertorio en una primera parte para enmarcar (21 puntos y cuatro de cinco desde el triple) y para enmascarar una mala primera mitad de Kawhi Leonard, que se perdió en malas decisiones en ataque en los dos primeros cuartos.

Una circunstancia a la que los Warriors sacaron partido con un baloncesto que saben de memoria. A saber: movimiento de balón, movimiento de los jugadores, asistencia de Green y canasta ya fuera de Thomspon, de un activo Iguodala o de un juego interior que sí funcionó (26 puntos en la pintura en la primera mitad) y que sacó ventaja del problema de faltas de un Marc Gasol al que le costó coger el pulso al choque.

Todo lo contrario a Ibaka, que cada vez que salía a la cancha desde el banquillo revolucionaba a su equipo con su intensidad. Seis puntos consecutivos del congoleño devolvían el liderato a los Raptors antes de irse al vestuario (57-60, min. 24).

Con Kevin Durant en la mente de todo el Oracle que coreaba su nombre en cuanto tenía la mínima oportunidad, la segunda unidad de Golden State sabía que tenía que aparecer para dar otra oportunidad a los actuales campeones. Y lo hicieron, ofreciendo su mejor versión ofensiva hasta ahora. Especialmente Iguodala, el factor que siempre aparece en unas Finales y que en esta ocasión lo hizo con 17 puntos, dando aire a las estrellas de su equipo.

Un papel de revulsivo que en los Raptors le tocó jugar a Serge Ibaka. El jugador de origen congoleño siempre aportó en el ataque canadiense. O bien una canasta, o bien una asistencia, o bien un grito de energía a sus compañeros. Todo suma en un partido como este en el que hubo de todo para deleite de los aficionados.

Por haber hubo hasta otra lesión de una estrella de los Warriors, que vieron como Klay Thompson se tenía que retirar al vestuario con la rodilla dolorida tras caer después de una falta de Siakam. El escolta volvió del túnel para lanzar los tiros libres y poner su marcador particular en 30, pero poco después volvía a marcharse a la caseta dejando cojo a su equipo. Aún así los Warriors volvieron a sobrevivir al empuje de Lowry y los Raptors y entraron en los últimos 12 minutos por delante (88-86).

Con un último cuarto por delante y los Warriors mermados, todo apuntaba a que el anillo iba a volar a Canadá. Pero les iba a costar sudor y alguna lágrima al equipo canadiense, que tuvo que entregarse a dos secundarios como VanVleet e Ibaka para sobrevivir en un final de partido para el recuerdo. El internacional español resultó decisivo con sus puntos bajo los aros, mientras que el escolta fue crucial con dos triples y tres tiros libres que ponían la puntilla a unos Warriors en los que Curry tampoco aparecía.

Aun así, Golden State tiró de fuerza y de un espectacular Draymond Green para llegar a los últimos 10 segundos dos puntos por debajo. Sin embargo, en esta ocasión la pizarra de Kerr no funcionó y el triple de Curry esta vez no terminó entrando en la canasta del Oracle. Esta vez los que entraban eran los tiros libres de Kawhi Leonard, MVP de las Finales, que sellaban la victoria y daban el primer anillo para unos Raptors que ya son historia de la NBA.

Tags:

  • NBA
  • Golden State
  • Warriors
  • Toronto
  • Raptors

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines