Testigo confirma soborno a federativos salvadoreños

Fabio Tordín, ex ejecutivo de Media World, confirmó que la FESFUT vendió derechos de la selección del periodo 2014-2018 a cambio de sobornos.
Enlace copiado
Testigo confirma soborno a federativos salvadoreños

Testigo confirma soborno a federativos salvadoreños

Enlace copiado

La empresa Media World, una compañía de mercadotecnia deportiva afincada en Miami, adquirió los derechos televisivos de las selecciones de El Salvador, Costa Rica, Honduras, Guatemala y Panamá en su ruta hacia la Copa del Mundo Rusia 2018 sólo a cambio del pago de sobornos a federativos de esos cuatro países centroamericanos. 

En el caso de El Salvador, sostiene que el soborno fue de $200 mil dólares, por $80 mil pagados en Panamá, $430 mil que entregó a dirigentes chapines, $500 mil a los costarricenses y $1.1 millones en Honduras. Así se desprende de la confesión que el brasileño Fabio Tordín, un ex ejecutivo de Media World, rindió hoy en calidad de testigo de la justicia estadounidense.

Por este caso, el Departamento de Justicia de Estados Unidos señala al expresidente de la Comisión Normalizadora de la FESFUT, Reynaldo Vásquez, y a tres dirigentes salvadoreños más cuyas identidades aún no han sido precisadas por el ministerio público norteamericano, por los delitos de lavado de dinero, fraude y pago de sobornos. Lo que ha quedado claro es que uno de esos dirigentes ocupo un cargo importante en la Federación de Fútbol antes de 2009; que un segundo perteneció al comité ejecutivo 2010-2014; y que un tercero perteneció al actual comité ejecutivo de la entidad.

Reynaldo Vásquez, que fue reclamado por la justicia estadounidense el año pasado, compartió comisión entre 2009 y 2010 con Salvador De León, Juan Francisco Peñate, Roberto Solórzano, Carlos Méndez Flores Cabezas y Rodrigo Calvo. Calvo no terminó el periodo al frente de la Comisión, suspendido por la Unión Centroamericana de Fútbol (UNCAF), por un tema disciplinario.

Vásquez guarda prisión en El Salvador desde marzo de 2017, condenado a ocho años de cárcel por retención de cuotas laborales de una empresa de su propiedad; un mes antes, la Corte Suprema de Justicia había aceptado extraditarlo a Estados Unidos, proceso que debe esperar a que purgue condena en el sistema penitenciario nacional.

El rol que Reynaldo Vásquez jugó en esa trama habría sido no sólo como receptor de los sobornos sino como intermediario luego de su salida del cargo. Durante su gestión, la Federación Salvadoreña de Fútbol vendió los derechos televisivos de la eliminatoria hacia Brasil 2014 a Media World. Por esta firma, Vásquez habría cobrado un soborno de seis cifras en septiembre de 2009, en conjunto con otra persona a la que no se ha identificado más que como un "ex alto funcionario de la FESFUT que conservaba influencia sobre la entidad". 

Ese pago se habría canalizado, según la investigación, a través de un exejecutivo de Traffic USA (exdueña de los derechos de comercialización de la selección hasta 2009), en una cuenta en el FPB Bank de Panamá.

“Cuando yo llegué a la comisión de normalización, Traffic estaba con la FESFUT, pero yo no conocía los términos del contrato. Nosotros nos decidimos por Media World porque su oferta económica era mejor”, declaró Vásquez hace un año después que afloraran las primeras acusaciones en su contra.

SEGUNDO Y TERCER SOBORNO
Además del soborno original, el FBI registra otras dos transacciones que habrían servido para garantizar que la FESFUT renovara el contrato a Media World y cediera prematuramente los derechos para la eliminatoria rumbo al mundial de Rusia 2018. La primera se dio el 4 de noviembre de 2011, fecha en la cual la compañía de marketing deportivo depositó $100 mil dólares en una cuenta del Banco Cuscatlán.

La segunda se realizó en 2012, y habría consistido en un nuevo soborno de seis cifras. El dinero fue depositado en Miami hacia una cuenta en Panamá a nombre de Reynaldo Vásquez; él habría canalizado el dinero hacia un directivo de la FESFUT al que tampoco se ha identificado aún. Este pago es al que Tordín hizo alusión ayer en su confesión, y habría consistido en $200 mil dólares.

Vásquez siempre aseguró que en 2012 ya no tenía potestad para asegurar un contrato con Media World, pero la parte acusadora asegura que él influyó en algunos miembros de la junta directiva de la FESFUT, formada entonces por Carlos Méndez, Juan Francisco Valenzuela, Rafael Calderón, Rafael Villacorta, Manuel Aguilar, Julio Padilla y Juan Francisco Peñate.

Curiosamente, es sobre esta segunda ola de sobornos que los fiscales norteamericanos han exhibido mayor interés. Ayer, con el testimonio de Tordín, la Fiscalía estadounidense también confirmó que dirigentes del fútbol del Triángulo Norte y Costa Rica ya habían empezado en esos mismos años las negociaciones para la venta los derechos de la eliminatoria hacia el Mundial Catar 2022.

DINERO POR JUEGOS
La trama de sobornos se había perpetuado de tal modo en El Salvador que aún en 2015 había dirigentes pidiendo dinero ilegalmente a cambio de negociaciones y de hacer el papel de lobbistas de comercializadoras televisivas.

Como parte de esos arreglos y creación de un status de regalías para los dirigentes corruptos, Tordín se habría organizado para pagar sobornos con la excusa del montaje de algunos partidos amistosos de la selección en Estados Unidos.

Entre mayo y junio de 2012, Tordin habría pagado $60 mil dólares a un directivo de la FESFUT  para realizar amistosos en junio. En esos meses la Azul jugó partidos ante Moldavia, Nueva Zelanda y Honduras en suelo norteamericano. Los pagos se hacían en efectivo en Estados Unidos, según informantes del FBI. Curiosamente, según una fuente policial internacional consultada por EL GRÁFICO, al menos uno de esos partidos fue amañado.

Luego, el 10 de octubre de 2014, Tordin le habría pagado $10 mil dólares a otro federativo por disputar un amistoso ante Colombia. El pago se canalizó a través de una cuenta bancaria de “un negocio minorista” de Vásquez en El Salvador.

Pagos similares se habrían ofrecido a un ex miembro del comité ejecutivo de la FESFUT, por los amistosos ante Argentina (28 de marzo), Guatemala (31 de marzo), Honduras (31 de mayo) y Chile (5 de junio), todos de 2015. Al menos uno de estos tratos no habría salido bien para el federativo.

La acusación relata que el pago ofrecido por Tordin por estos compromisos no se hizo efectivo a través de Vásquez, como se había manejado anteriormente, por lo que el federativo en cuestión viajó el 2 de septiembre hasta Miami para preguntarle personalmente a Tordin por qué no había recibido el dinero.

“Tordin le dijo que no estaba seguro de poder obtener la aprobación para el pago”, se puede leer en el informe realizado por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

Días después Vásquez envió una carta a Tordin asegurándole que, ante la negativa del pago, el miembro de la FESFUT estaba dispuesto a bloquear las negociaciones de renovación del próximo contrato con Media World.

Tags:

  • FESFUT
  • Amaños
  • FIFAGate
  • Reynaldo Vásquez
  • Media World
  • Selección de El Salvador

Lee también

Comentarios