Rigoberto Mejía deja la presidencia del AD Chalatenango

Luego de tres años en primera división, el equipo norteño tendrá nueva directiva

Enlace copiado
Rigoberto Mejía deja la presidencia del AD Chalatenango

Rigoberto Mejía deja la presidencia del AD Chalatenango

Enlace copiado

El AD Chalatenango tendrá nuevos administradores a partir del Clausura 2020 luego que un grupo de empresarios chalatecos adquiriera los derechos del equipo de la primera división.

Este grupo de empresarios brindará la próxima semana una conferencia de prensa para ampliar detalles de la compra de la categoría. Este viernes, pagaron la deuda salarial de dos meses con plantel de jugadores y cuerpo técnico, ratificaron a Ramón Sánchez como entrenador del equipo y en los próximos días darán a conocer la lista de nuevos directivos.

Rigoberto Mejía dejó la presidencia del AD Chalatenango y en su lugar se incorporará a partir del Apertura 2020 nuevos propietarios, encabezados por un chalateco residente en estados Unidos, así conoció EL GRÁFICO, en voz de uno de los nuevos directivos del equipo norteño.

La nueva dirigencia del equipo chalateco adquirió la categoría la tarde del pasado jueves y nombrará nueva junta directiva ante la primera división. El equipo seguirá entrenando y jugando sus partidos como local en el estadio José Gregorio Martínez sin pago de tarifa de uso por los próximos cinco años, como parte del acuerdo firmado.

“Se trata de compra de la categoría en la primera división, compra de los derechos del equipo y de la Sociedad”, añadió la fuente.

Parte del dinero abonado por la compra de la categoría sirvió para cancelar la deuda con el plantel de jugadores y cuerpo técnico, este viernes. Además, EL GRÁFICO conoció que la nueva junta directiva asumirá deuda con algunos proveedores del equipo.

El anuncio del cambio de administración del equipo morado coincide con el reclamo de plantel de jugadores ante la deuda salarial de dos meses, correspondiente al Clausura 2020.

Este grupo de empresarios, pretende reforzar el equipo norteño para el próximo torneo y convertirlo en protagonista. Buscan fomentar el deporte en el departamento y darles espacio a jugadores jóvenes de la zona.

Dos jugadores del equipo confirmaron el pago de salarios y detallaron que esperan que con la llegada de nuevos directivos, las condiciones laborales mejoren por el bien del equipo.

“Gracias a Dios nos cancelaron la deuda pendiente y nos hablaban de que nuevas personas tomarán al equipo, esperamos que todo sea por el bien del equipo”, dijo el primer jugador que pidió reserva de identidad.

Mientras que otro sostuvo que “todo salió bien, nos cancelaron los salarios a todos los jugadores, fue bueno recibir el pago. Ahora a definir el futuro”.

MORADO PÁLIDO

Rigoberto Mejía asumió la presidencia del AD Chalatenango a partir del Apertura 2017, su solicitud de adquisición de categoría fue aceptada por la FESFUT y primera división tras sanción en contra del CD Chalatenango, dirigido en su momento por Francisco Peraza y Fernando Alas.

El AD Chalatenango tomó el espacio del desaparecido CD Chalatenango. Fue el nacimiento de un nuevo equipo en la primera división. El anterior equipo norteño desapareció tras constantes demandas de deuda salarial.  No se pudo inscribir para el Apertura 2017 por no contar con los finiquitos de jugadores y cuerpo técnico y pese a la solicitud de prórroga, la FESFUT lo desafilió.

Bajo el mando de Mejía, el equipo disputó seis torneos y en ninguno fue protagonista. No pasó de la medianía de la tabla y fue reiterado el atraso salarial con los jugadores, aunque fue hasta la recta final del Clausura 2020 que los jugadores revelaron la falta de pagos.

De seis torneos, en cuatro clasificó a postemporada y esa fue su barrera. Terminó el Clausura 2020 en el último lugar con 11 puntos y con seria amenaza de descenso: 39 puntos (Jocoro último con 32 unidades).

En el Apertura 2017, debut en liga mayor, finalizó con 26 puntos en la sexta plaza y en cuartos de final fue eliminado por el Isidro Metapán; en el Clausura 2018 terminó décimo, y noveno en la acumulada con 48 unidades.

En el Apertura 2018 clasificó en el octavo lugar y el Alianza lo eliminó de forma categórica en los cuartos de final: 0-0 en el juego de ida y 7-0 en la vuelta; para el Clausura 2019 terminó quinto y fue eliminado en cuartos de final por el Municipal Limeño, esta vez, sumó 56 puntos en la tabla acumulada y se salvó del descenso.

Para el Apertura 2019, no clasificó al ubicarse noveno con 28 puntos, mientras que en una vuelta del Clausura 2020 sumó 11 puntos, fue último de la tabla, pero se salvó del descenso, pese al mal rendimiento. 

Tags:

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines