Reserva del 11 Deportivo protagoniza escándalo

Al menos dos jugadores fueron atendidos por la Cruz Roja debido a los efectos del sol y falta de hidratación en un partido jugado en Santa Rolsa de Lima. Dirigencia admite errores.
 

Enlace copiado
Los jugadores del 11 Deportivo no pudieron concluir el encuentro. Fotos CORTESÍA./ B. Ventura.

Los jugadores del 11 Deportivo no pudieron concluir el encuentro. Fotos CORTESÍA./ B. Ventura.

Enlace copiado

El partido de reservas entre los planteles de Municipal Limeño y 11 Deportivo, realizado este miércoles por la tarde en Santa Rosa de Lima, tuvo que suspenderse por varias circunstancias, entre ellas, que al menos dos jugadores ahuachapanecos fueron asistidos por Cruz Roja debido a los efectos del fuerte sol y también porque otros tres jugadores se lesionaron y se quedaron sin elementos suficientes para continuar dicho cotejo.


Asimismo, fuentes del conjunto santarroseño informaron que dieron alimentos a la delegación del 11 Deportivo que viajó desde Ahuachapán debido a que al menos tres de estos les dijeron que no habían comido, cosa que después negaron los occidentales. Al ser consultados por esta redacción, un integrante del cuadro ahuachapaneco reconoció que no se habían alimentado apropiadamente, aunque el entrenador Omar Pimentel afirmó, la noche del miércoles, que sus jugadores sí comieron.

Con 14 jugadores
Sobre los acontecimientos en el estadio Ramón Flores Berríos, donde el juego se realizó a las 2:00 p.m., EL GRÁFICO conoció que los ahuachapanecos arribaron a Santa Rosa de Lima a las 10:30 a.m.  con 14 elementos, de los cuales 10 eran elegibles como jugadores de cancha, ya que el resto eran el portero titular y tres suplentes que llevaban uniformes de portero. Otro jugador no tenía ni uniforme, por lo que no pudo ni ser suplente.


Ya en el cotejo, en la segunda mitad y cuando el partido estaba 7-0 a favor de los locales y rondaba los 60 minutos, el mismo se suspendió ya que tres jugadores del cuadro fronterizo abandonaron debido a lesiones musculares o por golpes, mientras que otro jugador se desvaneció y tuvo que ser auxiliado con oxígeno debido a los efectos del sol. 
Un dirigente del Limeño confirmó que al menos un jugador más fue atendido por Cruz Roja y dos médicos del cuadro cuchero.


“Solo viajaron los 11 jugadores y al final les ayudamos. Se golpeó uno de ellos y quedaron 10, luego cayó otro golpeado y quedaron nueve, pero el último de ellos como que se durmió, porque no tenía hidratación ni oxigenación. Los médicos de Limeño y Cruz Roja ayudaron a hidratarlo”, contó el delegado de cancha de los orientales, Óscar Vásquez, presente en el encuentro.


Posteriormente, la administración del Limeño fue informada por al menos tres integrantes de la comitiva occidental que estos no se habían alimentado antes del partido, por lo que el vicepresidente del cuadro mantequero, Rómulo Gómez, accedió a comprar comida a las 20 personas que llegaron desde Ahuachapán.


Sobre esto, Vásquez, delegado cuchero, comentó que “se le dijo a Rómulo Gómez (vicepresidente del equipo), que ellos no habían comido y se les compró comida. Eran 20 y se les mandó a traer comida. El partido se suspendió, los jugadores de ese equipo ya no aguantaban”.


Mientras que el entrenador de la reserva fronteriza, Omar Pimentel, aclaró que no tenían suficientes jugadores de cancha “y de ahí que se me descompensó (un jugador), dicen que fue desmayo pero es mentira, solo fue una descompensación, por la hora, que usted sabe que cualquier equipo incluso de jugadores de liga mayor lo han vivido, y otro que no aguantaba por los calambres, entonces no se podía seguir el juego con siete”.


“Es un equipo que se armó rápido, no tienen condición física y máximo que se jugó a las 2:00  p.m. y hubo un desgaste bastante fuerte”, agregó.


Rómulo Gómez, dirigente de los santarroseños, expresó por su parte que “la comida se las hice llegar no porque esto se hubiese hecho grande ni nada, ni por dañar a la dirigencia, sino porque se hizo como un gesto humanitario, donde por equis razón o alguna mala coordinación tal vez no haya llegado la alimentación a los muchachos”.


Asimismo, añadió que “me presté a apoyarlos y no es primera vez que yo lo haya hecho… lo he hecho con Luis Ángel Firpo el torneo pasado, tanto en reserva como en mayor. Yo sé que ellos (11 Deportivo) capacidad la tienen y no creo que haya sido adrede. Hubo dos niños a los que me les acerqué… hubo manifestación que dijeron que no habían desayunado ni almorzado”.


HABLA LA DIRIGENCIA
Respecto a los incidentes en Santa Rosa de Lima, el presidente del 11 Deportivo, Roberto Campos, dijo el miércoles, al menos una hora antes de reunirse con la delegación ahuachapaneca en la capital, que la situación pudo darse como producto de la improvisación ya que el equipo de reservas, como el cuadro mayor, se conformaron apenas a una semana de comenzar el campeonato de liga mayor.


“Voy a esperar el paso de ellos acá en la capital para hablar con el técnico y jugadores, para ver qué pasó, si es un error de logística... Voy a esperarlos para deducir responsabilidades. Teníamos pensado inscribir cinco o seis jugadores más”, comentó.


También comentó que al reunirse con el cuerpo técnico, encabezado por Pimentel, el gerente deportivo José “Chepe” Martínez y los jugadores, se deducirían responsabilidades. Sobre el plantel corto con que viajaron, señaló que algunos jugadores abandonaron tras la goleada que sufrieron en el debut ante Alianza (10-0), a la vez que hubo otros lesionados antes del choque en oriente; de igual manera lamentó que no pudieran inscribir más.


“El equipo está corto. Esto hay que decirlo como es: es producto de la improvisación que hemos tenido y tengo que tomar una responsabilidad sobre eso, porque si no inscribimos (la reserva), no inscribimos a la mayor. No me da pena ni me hace menos asumir este error”, dijo.


DESAYUNO
Por la noche del mismo miércoles, Campos contactó a esta redacción para aclarar lo sucedido. Se comunicó con el entrenador Omar Pimentel, quien dijo que el equipo sí había desayunado en San Miguel y que el dato que un integrante de su delegación dio   estaba errado. 


“Abordamos el tema, lastimosamente por ahí solo hubo un error de horarios de comida y que al final fue una mala interpretación, sí estaba coordinado eso pero los horarios no se dieron como se debían dar y no tiene que ver nada con lo que pasó en el campo de juego. Desmayos no, solo uno que fue una descompensación pero hasta ahí y que no repercute en lo que pasó ni lo que varios medios dicen”, indicó el entrenador de la reserva.


Al mismo tiempo, dijo que “hablé con todos los jugadores y me dijeron que sí habían pasado a comer   San Miguel, no desayuno fuerte, pero sí comieron antes de llegar al juego, como a las 10:30 (de la mañana)”. Luego aclaró que él realizó una diligencia mientras sus pupilos desayunaban en un centro comercial. 


Pese esta la aclaración, Pimentel expresó que “manejamos mal la información sobre la alimentación, fue un error administrativo, podemos decir, que ya solucionamos, incluso el presidente se abocó con los jugadores y les pidió disculpas, que fue un error de nosotros en los horarios de comida, pero que eso lógicamente no va a volver a pasar”.


Otra fuente del equipo también hizo hincapié en que sí desayunaron y  llevaban suficiente hidratación, aunque uno de los que viajó a Santa Rosa de Lima reveló anteriormente, por la tarde, que, incluso después de comer en dicha ciudad, por invitación de Rómulo Gómez, el equipo compró más comida al retorno a la capital, previo a la reunión que sostendrían con Campos.

Tags:

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines