¿Quiénes son los cuatro salvadoreños involucrados en el FIFAgate?

Reynaldo Vásquez, quien podría irse extraditado a Estados Unidos este año, es uno de cuatros salvadoreños implicados en una red de sobornos que se destapó en el marco del escándalo del FIFA Gate, según documentos del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Enlace copiado
¿Quiénes son los cuatro salvadoreños involucrados en el FIFAgate?

¿Quiénes son los cuatro salvadoreños involucrados en el FIFAgate?

Enlace copiado

El escándalo del FIFA Gate es una investigación judicial liderada por el Departamento de Justicia de Estados Unidos sobre una red de sobornos entre empresas que comercializan derechos de televisión de asociaciones nacionales de fútbol y los dirigentes de esas organizaciones, mayormente de Centroamérica y Sudamérica.

El Salvador se vio entre los países implicados después de que los investigadores estadounidenses identificaron a tres conspiradores (identificados sólo como número 18, número 20 y número 22, todavía sin especificar sus identidades) y a Reynaldo Vásquez, presidente de la comisión normalizadora de 2009 a 2010, que habrían recibido pagos para vender los derechos de la selección a la empresa Media World.

En diciembre 2015, la INTERPOL requirió la captura de Vásquez, quien fue arrestado el 16 de diciembre en una casa de playa por delitos domésticos de otra índole y entregado a las autoridades y con una solicitud de extradición a Estados Unidos la cual aún está en fase final del proceso.

En octubre del 2019, la cámara de resolución de la Comisión de Ética de la FIFA inhabilitó de por vida a Vásquez, al considerarle culpable de violar el Código Ético de la organización por cohecho.

Vásquez, que dirigió a la FESFUT a través de una comisión normalizadora entre 2009 y 2010, recibió sobornos de seis cifras en al menos cinco ocasiones, incluso muchos años después de haber salido de la entidad, actuando como intermediario.

Otros tres federativos salvadoreños, no identificados en el documento, habrían participado en tratos similares, todos ellos miembros de sucesivos comités ejecutivos desde 2010. 

Los sobornos habrían sido pagados en unos casos por la empresa Media World LLC, actual dueña de los derechos de la selección nacional, a través de transferencias a cuentas de terceros en Panamá; y en otros por el brasileño Fabio Tordin, ex director general de Traffic Sports USA Inc. y ejecutivo de Media World LLC.

La empresa Media World es una filial del grupo Imagina US INC, con sede en Miami, dedicada al desarrollo, operación y distribución de canales de televisión, la explotación internacional de derechos deportivos y servicios técnicos de operación y transmisión en el ámbito audiovisual.

Esta compañía fue ligada a la Federación Salvadoreña de Fútbol (FESFUT) desde 2009, cuando compró los derechos de televisión y marketing de la selección nacional mayor por un monto de $3.5 millones, $2.5 en efectivo y el resto en publicidad.

Consultado en su momento, Vásquez admitió a EL GRÁFICO que tuvo que ver en la decisión de entregar los derechos de la selección mayor a Media World, aunque negó que para ello hubieran aceptado algún tipo de soborno, una práctica que Traffic Sports habría utilizado anteriormente en la región, incluyendo en El Salvador.

“Cuando yo llegué a la comisión de normalización, Traffic estaba con la FESFUT, pero yo no conocía los términos del contrato. Nosotros nos decidimos por Media World porque su oferta económica era mejor (...) Parece ser que era una práctica común (pedir pagos adelantados) como hicieron con el comité anterior pero con nosotros no accedieron. Les pedimos $200,000 para cubrir ciertos compromisos con la selección, pero no accedieron. Eso sí fue un argumento para decidirnos por Media World, porque ellos sí nos adelantaron ese dinero”, declaró Vásquez en ese entonces.

Modus operandi

Aunque Vásquez niega los cargos, la acusación del FBI ante el Departamento de Justicia de Estados Unidos relaciona al exdirectivo del fútbol nacional en una red de sobornos, en la que también estarían implicados otros funcionarios, incluyendo a al menos uno de los federativos de ese periodo.

El primer soborno, según la acusación, se dio en septiembre de 2009, cuando la FESFUT cedió a Media World los derechos de comercialización de la selección para las eliminatorias rumbo al Mundial de Brasil 2014.

Según el FBI, la empresa Media World habría pagado ese año un “soborno de seis cifras” a Vásquez y a otra persona, a la que solo identifica como “Conspirador #18” y califica como un “ex alto funcionario de la FESFUT que conservaba influencia sobre la federación”.

Ese pago se habría canalizado, según la investigación, a través de un exejecutivo de Traffic USA (antigua dueña de los derechos de comercialización de la selección hasta 2009), en una cuenta en el FPB Bank de Panamá.

El FBI registra además otras dos transacciones que habrían servido para garantizar que la FESFUT renovara el contrato a Media World y cediera los derechos para la eliminatoria rumbo al Mundial de Rusia 2018. La primera se dio el 4 de noviembre de 2011, fecha en la cual la compañía de marketing deportivo depositó $100,000 en una cuenta del Banco Cuscatlán a nombre de la Federación Salvadoreña de Fútbol.

La segunda se realizó en 2012 y habría consistido en un nuevo soborno de seis cifras. El dinero fue depositado en Miami hacia una cuenta en Panamá a nombre de Reynaldo Vásquez y que él habría canalizado hacia un directivo de la FESFUT en esos momentos, identificado en la acusación como “Conspirador #20”.

Vásquez aseguró que en 2012 ya no tenía potestad para asegurar un contrato con Media World, pero la parte acusadora asegura él influyó en algunos miembros de la directiva de la FESFUT, formada por Carlos Méndez, Francisco Valenzuela, Rafael Calderón, Rafael Villacorta, Manuel Aguilar, Julio Padilla y Juan Francisco Peñate.

La FIFA aseguró que la trama de sobornos dentro de la FESFUT se ha mantenido hasta 2015 y salpicaría a algunos miembros del  Comité Ejecutivo de la federación de ese año, formado por Jorge Rajo, Juan Francisco Peñate, Víctor Zenón Gómez, Émerson Ávalos, Hugo Carrillo, Roberto Ortez y Óscar García Zometa.

Fabio Tordin, representante de Media World y con quien Reynaldo Vásquez firmó el primer contrato en 2009, se habría organizado para pagar sobornos a miembros del Comité Ejecutivo de la FESFUT durante los últimos años, con el fin de que aceptaran realizar algunos partidos amistosos en Estados Unidos.

Entre mayo y junio de 2012, Tordin habría pagado $60,000 a un directivo de la FESFUT (Conspirador #20) para realizar amistosos en junio. En esos meses la azul y blanco jugó partidos ante Moldavia, Nueva Zelanda y Honduras, en suelo norteamericano. Los pagos se hacían en efectivo en Estados Unidos, según informantes del FBI. Según una fuente policial internacional consultada por EL GRÁFICO, al menos uno de esos partidos fue amañado.

Luego, el 10 de octubre de 2014, Tordin le habría pagado $10,000 a otro directivo de la FESFUT (Conspirador #22) por disputar un amistoso ante Colombia. El pago se canalizó a través de una cuenta bancaria de “un negocio minorista” de Vásquez en El Salvador.

Pagos similares se habrían ofrecido al mismo “Conspirador #22”, que es un miembro del actual Comité Ejecutivo de la FESFUT, por los amistosos ante Argentina (28 de marzo), Guatemala (31 de marzo), Honduras (31 de mayo) y Chile (5 de junio), todos de 2015. Al menos uno de estos tratos no habría salido bien para el federativo.

Tags:

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines