Portero del Jocoro, Julián Chicas, jugó con sangre en sus manos

Un día antes del partido tuvo un accidente, pero decidió jugar y estas fotografías muestran cómo quedaron sus manos.
Enlace copiado
Portero del Jocoro, Julián Chicas, jugó con sangre en sus manos

Portero del Jocoro, Julián Chicas, jugó con sangre en sus manos

Portero del Jocoro, Julián Chicas, jugó con sangre en sus manos

Portero del Jocoro, Julián Chicas, jugó con sangre en sus manos

Portero del Jocoro, Julián Chicas, jugó con sangre en sus manos

Portero del Jocoro, Julián Chicas, jugó con sangre en sus manos

Enlace copiado

Literalmente sudó color rojo. El arquero del Jocoro, Julián Chicas, dio una muestra de valentía en el último encuentro de su equipo, en el Apertura 2017 de la segunda división, tras jugar en la portería mientras de sus manos corría sangre.

El cancerbero salvadoreño, quien ganó el Guante de Bronce de EL GRÁFICO en el Clausura 2016, fue mordido por un perro un día antes de jugar un compromiso en liga de ascenso. Chicas se fue inmediatamente a una clínica para que lo atendieran. Al día siguiente, le tocaba jugar ante el Chagüite.

"Estaba dándole de comer al perro del negocio, se acercó a tomar agua y me mordió. En ese momento tuve que ir al centro médico a que me revisaran y me inyectaran. Me pusieron cinco inyecciones. Sentí que no iba a jugar y le hablé al profe Carlos Romero (su entrenador)", contó el guardavallas.

Las heridas que sufrió en sus manos, sus herramientas de trabajo, hablan del coraje que tuvo para la decisión que tomó posteriormente:

"Yo siempre considero que un portero tiene que jugar sí o sí a pesar de todo, pero en ese momento lo vi bastante difícil. Le dije al profe, le mostré las heridas y me dio la confianza a pesar de todo. Me dijo que en su tiempo había jugadores que entraban en peores condiciones y eso me dio valor", expresó Chicas.

EL MÉDICO DEL EQUIPO LE DIO EL AVAL

Su rol fue determinante. El meta del club morazánico no se venció pese a que en el calentamiento sus heridas manaban sangre. Fue chequeado antes del duelo de este sábado por el médico del club, y le dieron el aval para jugar.

"Vi la pelota con sangre y supe que estaba sangrando de los guantes", narró, a la vez que añadió: "en el calentamiento tenía mucho dolor, fue difícil. Salté a la cancha a hacer ejercicios así".

"El profe me dio la confianza y me dijo que si no podía, que iba a hacer el cambio. Por último me decidí y le dije que me sentía bien. En el segundo tiempo nos expulsaron a nuestro capitán Édgar Cruz y a un defensa, Fernando Méndez, ahí se nos complicó mucho aunque íbamos ganando", agregó.

Su club ganó por segunda fecha consecutiva, esta vez por la mínima a un aguerrido Chagüite, pese a la desventaja numérica y considerando el doble esfuerzo de Chicas, quien aparte de atajar varias opciones, lo hizo con su mano izquierda, la más dañada. Y ya no había cambios.

"No podía dejar abandonado al pueblo de Jocoro, así por así. La primera atajada me crucificó porque tapé y cuando maté el efecto de la pelota, me volvió a quedar ahí de rebote y tuve que botarla", concluyó el meta, que dice que con actuaciones así puede dar ejemplo a los más jóvenes, sobre todo a los jocorenses que viajaron y vieron su triunfo en la cancha rival.

Tags:

  • segunda
  • jocoro
  • julian chicas
  • chaguite
  • carlos romero

Lee también

Comentarios