“Por amor al fut perdí el ojo”

Julio Rivera sufrió una pedrada y perdió el ojo derecho tras un encuentro entre su Platense y El Vencedor. La víctima acusa de esta agresión a la afición usuluteca.

Enlace copiado
“Por amor al fut perdí el ojo”

“Por amor al fut perdí el ojo”

Enlace copiado

Se retira los lentes oscuros y sus ojos brillan. Habla con nosotros conmovido. Solo ve por el ojo izquierdo; el derecho está ahí, pero no ve nada.

Julio César Rivera Pérez, aficionado del Platense de la segunda división, perdió el ojo luego de recibir una pedrada luego del partido de vuelta de la semifinal ante El Vencedor de Santa Elena, Usulután, el  25 de mayo en el complejo deportivo de Tecoluca, San Vicente.


Julio salió al momento que la afición de El Vencedor se retiraba. Esquivó una botella, pero en el giro de la cabeza tras el estallido de los cristales nada pudo hacer para evitar la pedrada que adjudica a la otra barra.

¿Qué recuerda?
Cuando termina el partido salí al bus donde se trasladaba nuestra afición, venía de comprar de la tienda cuando me comenzaron a insultar. De repente me comenzaron a tirar piedras, me lanzaron una botella y yo que volteo a ver lo que me tiraron, levanto la vista y lastimosamente me cae la piedra.

¿Pudo identificar de dónde salió la piedra?
Salió del bus de los aficionados de El Vencedor. Primero pasó el primer bus con la barra y en el segundo (bus) llevaban a los jugadores. Me ultrajaron y me lanzaron las primeras piedras, cuando escuché que se quebró algo y volteo, levanto la mirada y me cayó la piedra, me la lanzaron con una cachanflaca.

 ¿Ya habían tenido roces con esa barra?
Tres enfrentamientos. La primera vez fue en el estadio Sergio Torres (fase regular), nos tiraron envases de cervezas, piedras. Ese día nos acompañaron varios empresarios de buses y vieron los daños, después ni querían prestar unidades para viajar.

¿No había dispositivo de seguridad para el juego?
Pues, cuando les dije a los agentes que me habían vaciado el ojo, que detuvieran ese bus, lo registraran y encontraran el culpable que me lanzó la piedra, la policía no hizo nada, por el contrario, me querían golpear.


No detuvieron el bus...
Me subieron a una patrulla y me querían llevar al Hospital Santa Gertrudis de San Vicente y luego dijeron que mejor a Comandos de Salvamentos. Me llevaron al Hospital Santa Teresa de Zacatecoluca y me dieron para el Hospital Rosales. Me dijeron que no había transporte, llamé a un familiar para que me llevara al Hospital Rosales.

 ¿Hubo oportunidad de rescatar el ojo?
No.  De un solo se me vació.

 ¿Es pique entre barras?
Algunos aficionados de ese equipo hacían señales de pandillas. En esa barra andan pandilleros, es peligroso. De nosotros, de los que andamos con la barra, gracias a Dios nadie anda manchado de su cuerpo.

 ¿Volverá a trabajar?
Espero que sí, primero Dios.

                       

 

Tags:

  • Segunda división
  • Platense
  • El Vencedor
  • Semifinales
  • Aficionado

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines