Otoniel Carranza: "Me hubiera gustado retirarme en el Águila"

El ex defensor Otoniel Carranza, recordó su paso por el fútbol, sus tres títulos con el Águila en la liga mayor y la medalla de oro con el Salvador en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en el año 2002.

Enlace copiado
Otoniel Carranza:

Otoniel Carranza: "Me hubiera gustado retirarme en el Águila"

Enlace copiado

En 17 años de carrera en el fútbol profesional, el defensor Otoniel Carranza se adjudicó tres títulos de primera división con el Águila y una medalla de oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en el año 2002, con la selección de El Salvador.

Con el equipo emplumado jugó nueve años y cosechó el bicampeonato del Apertura 2000 (al imponerse al Limeño. 3-2) y Clausura 2001 (le ganaron al FAS 2-1); también celebró el título del Clausura 2006 al derrotar en la final al FAS, 4-2.

Su mayor logro fueron esas tres estrellas en su amplio palmarés, pero admitió que “la que más me gustó (final) fue la del 2006 porque tuve participación todo el partido y por haberle ganado al FAS 4-2,  también (marcó su carrera) haber ganado la medalla de oro con la selección sub-23, ante México”.

Otoniel Carranza jugó nueve años con Águila y cosechó el bicampeonato del Apertura 2000 (al imponerse al Limeño. 3-2) y Clausura 2001 (le ganaron al FAS 2-1); también celebró el título del Clausura 2006 al derrotar en la final al FAS, 4-2.

Carranza se identificó con el equipo emplumado, luego jugó con el Atlético Balboa (2009-2010), ADI de segunda división (2010-2011), Juventud independiente (2012.2013), UES (2013.2016), Aspirante de segunda división (2016) hasta firmar su retiro en el año 2017 con el Dragón, a los 32 años de edad.

Tocó la gloria con el Águila y su principal deuda cuando llegó la hora de despedirse del fútbol  fue que “me hubiera gustado terminar jugando con el equipo que debuté, el Águila”, recordó.  

Fueron 17 años de carrera entre equipos de la primera y segunda división, tras su retiro en el año 2017, se dedicó a la ganadería. Cuida su ganado en San Miguel, un negocio que inició hace 10 años, pero que optó por cuidar personalmente tras despedirse del fútbol. 

Es un negocio familiar que implica mucho sacrificio. “Me toca levantarme todos los días a las 5:00 de la mañana para ir a ordeñar, luego llevarlas a un potrero para que coman. A mi casa regresó 'tipo 9:00 de la mañana' con la leche. Por las tardes saco las vacas para darles de comer esa es la rutina diaria. En el verano toca más pesado porque es de darles de comer por las mañana luego llevarlas a un potrero y por la tarde, darles de comer otra vez”, comentó.

DEFENSOR POR OBLIGACIÓN

Otoniel Carranza jugaba fútbol desde niño en las canchas polvosas de San Miguel. Era un temido delantero entre sus amigos, marcar goles era su pasión. Desde niño disfrutó el fútbol y a los 12 años, Víctor Manuel García lo llevó a las divisiones inferiores del Águila, dirigidas en ese momento, por el entrenador Ramón Paredes.

“Yo jugaba en una cancha bien polvosa aquí por mi casa, era goleador, a un vecino le gustaba verme jugar y me dijo ‘te voy a llevar a las juveniles del Águila’ y yo acepté”, manifestó.

Dijo que “recuerdo que cuando llegué a las juveniles del Águila, el entrenador Juan Ramón Paredes me preguntó qué posición jugaba y yo le dije que de delantero, pero él me dijo ‘de defensa te voy a ocupar mejor por tu altura’,  eso lo tengo bien presente”.

A los 16 años pasó al equipo mayor y a los 17 debutó en la primera división bajo la dirección del entrenador argentino Hugo Coria.

Carranza sostuvo que “estaba sentado en la acera de la casa club el día previo al partido y el entrenador Hugo Coria me preguntó si estaba nervioso por mi debut, le dije que no, que estaba con todos los poderes. Y así fue, llegó la hora del partido, estaba un poco nervioso, el estadio Juan Francisco Barraza, lleno de aficionados, era un clásico nacional ante el FAS y gracias ganamos 2-0, desde ese momento me propuse trabajar fuerte y así fue, me seguí esforzando hasta jugar nueve años con el Águila y ganar tres títulos”.

En su camino “salí del Águila para el Atlético Balboa estuve un año, de ahí decidí ir a jugar al ADI segunda división. Luego me fui a jugar al Juventud Independiente, estuve por un año y tuve compañeros de buen nivel y al profesor Ramón Sánchez, calidad de profesor y como persona”.

“En el UES estuve tres años, me fue bastante bien aunque se tardaban bastante tiempo para pagar (salarios), pero al final pagaban todo, ahí no quedaban debiendo ni un centavo”, recordó.

El mejor amigo en su trayectoria fue Eliseo “el Toro” Salamanca y el entrenador que marcó su carrera: Hugo Coria “Cuando estaba en Águila, con Eliseo Salamanca siempre compartimos habitación en las concentraciones, y el entrenador que marcó mi carrera fue el profesor Hugo Coria”.

Tags:

  • Otoniel Carranza

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines