Niños y jóvenes en Ciudad Barrios sin espacios para la educación física

Pese a las limitantes algunos de los chicos forman parte del equipo Cacahuatique de segunda división y han ganado una liga regional de fútbol. Mirá su situación en esta nota.

 

Enlace copiado
Niños y jóvenes en Ciudad Barrios sin espacios para la educación física

Niños y jóvenes en Ciudad Barrios sin espacios para la educación física

Enlace copiado

El Centro Escolar Francisco Morazán es uno de los centros educativos más grandes del municipio de Ciudad Barrios, San Miguel y con alta población estudiantil, pero no tiene zonas adecuadas para que los docentes de educación física desarrollen las actividades deportivas.

Pese a ello, la selección de tercer ciclo del Centro Escolar Francisco Morazán fue la ganadora el año pasado del torneo de fútbol de la  Región Oriental, aunque los chicos piden que sus triunfos sirvan para abrir espacios a ellos y otros niños que tienen talento y desean superarse.

Los jóvenes pertenecientes a dicha selección entrenaban en otra área más amplia: el complejo deportivo municipal, ya que el espacio de la institución no es adecuada ni favorable para realizar las prácticas.

La incomodidad por los espacios reducidos genera pequeños accidentes entre los mismos alumnos, como roces,  golpes, caídas, puntapiés,  entre otros. La canchita con la que cuentan no es muy grande, por lo tanto esta situación los hace tomar otras medidas en la cual se arriesgan, como salir de la institución.

MUCHA DEMANDA, POCA OFERTA DE ESPACIOS DEPORTIVOS
La cantidad de estudiantes incrementa cada año en el Centro Escolar Francisco Morazán, sobre todo porque  le apuestan al mejoramiento educativo. 

En el 2016 solamente contaban con 850 estudiantes, y con los nuevos proyectos implementados desde 2017, con parvularia y  bachillerato técnico vocacional en salud, la cantidad de estudiantes ahora sobrepasa los mil estudiantes.

José Gerardo García, profesor de educación física quien atiende de primero a cuarto grado, comentó que las zonas tanto académicas como recreativas para los niños son demasiado reducidas y por lo tanto no se pueden dar las prácticas como debería ser.

“Nosotros hacemos lo posible para dar la clase, aunque no sea completa, pero si una idea para que el niño aprenda en lo práctico y en lo teórico”, comentó.

Siendo uno de los centros escolares más antiguos, el Centro Escolar Francisco Morazán no cuenta con canchas adecuadas para que los estudiantes y docentes puedan realizar sus ejercicios o ampliar sus disciplinas deportivas, ya que solo practican el fútbol y softbol.

EXPUESTOS A LA VIOLENCIA
Debido a esa dificultad los docentes en el área de educación física llevan a los estudiantes a otros lugares para poder hacer correctamente sus entrenamientos, en una superficie más amplia, como la cancha “El Zope”, en el barrio Roma, situada a menos de un kilómetro del centro escolar, pero en una zona insegura para la juventud.

“El problema es que durante los recreos la población es bastante mayor al espacio que debería de existir. Ha crecido en infraestructura y eso ha permitido que se vayan reduciendo las zonas recreativas para los alumnos”, aseguró Candelario Argueta, sub director en el turno matutino. 

Alfonso Márquez, profesor de inglés, ha impartido en años anteriores clases de educación física  a más de diez secciones y comentó que ya hay dos encargados por la mañana y por la tarde. “Solo tenemos la canchita y nos da temor salir, ya que hemos tenido incidentes” expresó.

Aún con temor por el mismo fenómeno de la violencia, los profesores llevan a los alumnos a otros lugares proporcionados por la municipalidad, como el parque de Roma o al cerro El Suspiro, que es una zona amplia para realizar las prácticas.

Los docentes y los estudiantes esperan que los espacios de recreación sean más amplios y aptos para poder ejercitarse, pues consideran que la preparación física es igual de importante como la académica.

 


 

Tags:

Lee también

Comentarios