Negocio cuchero

El Municipal Limeño se llevó los tres puntos ante el Santa Tecla al hacer un partido con orden, cuidado y pegar cuando tuvo la oportunidad.

Enlace copiado
Negocio cuchero

Negocio cuchero

Enlace copiado

El Municipal Limeño sabe cómo jugarle a cualquier adversario, es de esos equipos que son difíciles de marcar, que cierran filas y que aprovechan sus opciones para anotar. Así se llevó los tres puntos ayer en Las Delicias (1-2) ante un Santa Tecla que se engolosinó con el balón pero no tuvo la frialdad, ni paciencia para sacar al menos el empate.

Con esto, el Limeño alcanza la primera plaza del grupo B al llegar a siete puntos, a falta de lo que hagan tigrillos y fronterizos, mientras que el Tecla sigue sin encontrar la ruta al ganar apenas uno de los nueve partidos que ha disputado en el Apertura.

El Limeño demostró desde el principio del encuentro sus intenciones de llevarse los tres puntos. Con buenas asociaciones y acumulando elementos como Lizama, Oviedo, Sánchez y Ascencio, crearon muchos peligros sobre la cabaña de Wilberth Hernández.

La primera fue apenas al primer minuto con un disparo cruzado de Oviedo lo cual obligó a la estirada del meta colinero para contenerlo. Fueron instantes de acoso por parte de los santarroseños que, con un par de paredes y balones filtrados, creaban muchos estragos.

El Santa Tecla se refugió en lo que mejor sabe hacer: tocar el balón. Fue así que apaciguó un poco la tromba de ataque que había propuesto el rival y comenzó a arrinconar a los cucheros. Sin embargo, el equipo oriental sabe también cómo achicar los espacios y realizar transiciones rápidas. En otras palabras, estaban como pez en el agua.

Y fueron los cucheros quienes abrieron el marcador luego de acumular muchas ocasiones para superar el marco perico. En un balón a profundidad para Blas Lizama, el atacante oriental se coló hasta el área, hizo un recorte pero la zaga bloqueó. En una segunda acción mandó un centro al segundo poste y se equivocó Walter Torres quien en lugar de despejar, tocó para darle la asistencia a Hugo Oviedo que sin dudar, la mandó al fondo.

El Limeño había demostrado sus condiciones para complicar la zona baja y lo cumplió. En respuesta, Álvaro Lizama mandó un disparo de larga distancia que obligó a Aguilera a contenerlo con un vuelo espectacular y el balón pegó en el larguero.

A partir de ahí, el Tecla fue el amo del balón y comenzó a presionar sobre la cabaña de Aguilera. El Limeño tenía que multiplicarse para cerrar espacios, pero a base de paredes el plantel perico superó las marcas y acumulaba sus opciones para anotar.

Fue así que al minuto 27 llegó el empate en una jugada clásica de pizarra. Lizama cobró un tiro libre por la derecha y la mandó al segundo poste, donde se combinó el buen desmarque de Mendoza y la mala salida de Aguilera. El meta se fue en falso y el balón llegó justo para que el zaguero anotara de cabeza el 1-1.

Los pericos parecían tenerlo ya todo controlado, con el empate en la mano y teniendo el balón en su posesión. Un par de centros y dos llegadas de peligro parecían darle la razón en su propuesta y que la ventaja estaría por llegar. Pero todo lo contrario. Así como el primer golpe, el Limeño pegó nuevamente al cierre de la primera mitad.

Fue cuando Edwin Sánchez cobró un tiro de esquina corto con Giménez, y el volante hizo un recorte excepcional para quitarse las marcas dentro del área y mandó un pase a la llegada de Mario Machado, que sorprendió a todos y se coló en soledad para fusilar a Hernández y poner el 1-2. 

En la parte de complemento, el guión se mantuvo con un equipo perico dueño de la pelota, acumulando elementos pero sin tener el toque final. En cambio, el Limeño se replegó y esperó una opción más para liquidar el encuentro.

Los colineros tuvieron dos opciones para empatar, una a través de un cabezazo de Barahona (58) que la mandó a las nubes y otra con un remate cruzado de David Díaz (62) en el área, que no pudo darle dirección.

El cierre del partido estuvo complicado para los locales, pues comenzaron a perder el control y se llenaron de amonestaciones y faltas que pausaron el compromiso. Rodrigo Rivera levantó a todos de sus asientos con un tiro libre, pero su disparo se fue desviado por la barrera. Al final, el equipo no pudo tener esa claridad de cara al marco de Aguilera mientras que los santarroseños sí mantuvieron a raya al rival para sacar los puntos que le saben a oro.

Tags:

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines