"Nadie quiere apostar por el fútbol femenino mientras no tenga algo lucrativo"

Antes de incorporarse al balompié español, la ex seleccionada nacional Karen Landaverde habló sobre la razón por la que no va más a la selección salvadoreña femenina.
 

Enlace copiado

"Nadie quiere apostar por el fútbol femenino mientras no tenga algo lucrativo"

Enlace copiado

Karen Landaverde, ex seleccionada nacional, viajará este 19 de septiembre hacia España, para incorporarse a las filas de El Ejido, de la segunda categoría del fútbol femenino ibérico. 

Esta sera su segunda intervención a escala internacional. Antes lo hizo con River Plate de Argentina. 

Pero antes de irse habló con EL GRÁFICO sobre la realidad del balompié femenino en El Salvador.

Entendemos que con El Ejido es una segunda oportunidad internacional para usted...

Sí. Antes estuve en River Plate, en 2015.

¿Cómo ve esta segunda puerta que se le abre en el extranjero?

La tomo con mucha alegría y responsabilidad, porque no es tan fácil. No es solo decir que me voy y ya. Hay que trabajar para ello. 

No está en selección femenina salvadoreña desde 2015, ¿por qué?

Porque, como toda la vida, no nos ha ido bien en selección. En esa eliminatoria nos dejó afuera Guatemala y no era superior a nosotros. Se hicieron cambios técnicos muy absurdos. Hasta el día de hoy no los entendí. Me molesté mucho. Después de un juego me quejé de los entrenadores, que siempre eran lo mismo y no tenían nada nuevo que aportar. Me quejé en un viaje con el que fue delegado en ese momento, Víctor Zenón Gómez, y me imaginó que hubo algún llamado de atención. Desde ahí fue que el exseleccionador, Ricardo Herrera, no me volvió a convocar y yo tampoco hubiera vuelto si ellos seguían.

¿No hay un trabajo técnico-táctico a la medida de las señoritas en selecciones nacionales?

No. Nadie quiere apostar por el fútbol femenino mientras no tenga algo lucrativo. La dirigencia lo hace por no tener alguna multa o por reflejar que gastan en la fememina, pero en realidad no lo gastan en la fememina. Desde ahí empieza todo. Los entrenadores siguen siendo los mismos. No tienen ninguna presión. Han estado desde 2015 a la fecha cosechando mil y un derrotas. Todo empieza desde ahí. Hay gente capacitada, pero no hay oportunidad para ellos. Siempre son los mismos.

¿Cómo cree que es la estructura del balompié femenino en el país?

Decadente. La verdad es que hay poco interés. Es una estructura bien pobre.

En los últimos torneos eliminatorios solo ha habido derrotas para los representativos nacionales, pero no se ven cambios desde la FESFUT...

Pero como siempre lo dije, no es culpa de las chicas. Talento hay, pero no basta con eso. Necesitamos trabajo. Se ha llevado niñas solo para justificar que se llama a gente joven. Hasta el día de hoy siempre tuve la razón en decir que son mediocres. Lástima por ellas, porque al final es uno el que lleva ese record encima. Espero que después de esto  pueda haber cosas diferentes. Como no hay ningún apoyo, todas tenemos que buscar algo que nos beneficie en lo económico, para la vida. 

¿Y qué se puede decir de la liga femenina nacional?

Se han hecho esfuerzos para que la liga de acá sea competitiva. Pero solo son dos o tres equipos los que tienen ese nivel de competencia. No es una liga que sea muy competitiva. Hay equipos que no se presentan cuando les toca jugar contra Alianza. Se hace el intento porque la liga vaya avanzando, pero como que hace falta un poquito más de formalidad. Incluso, desde mi punto de vista, en El Cafetalón puede haber más nivel que en la liga. Hay gente mayor y en la liga solo ponen gente menor. No entiendo por qué. La ponen como sub 23 cuando la liga debe ser de categoría libre. 
 

Tags:

Lee también

Comentarios