“Me afectaba ver por la televisión los partidos donde arbitraban mis compañeros”

Se proyectaba como uno de los mejores árbitros del país en el año 2006, cumplió su sueño, pero se desempeñó como juez de liga mayor por menos de un año ante una lesión muscular, esta es la historia de Wildo Galdámez:

 

Enlace copiado
“Me afectaba ver por la televisión los partidos donde arbitraban mis compañeros”

“Me afectaba ver por la televisión los partidos donde arbitraban mis compañeros”

Enlace copiado

Wildo Galdámez dejó el fútbol federado en el año 2001 por dedicarse al arbitraje, debutó como árbitro en tercera división en el año 2003 y no descansó hasta escalar a la liga mayor. Lo consiguió en el año 2007, pero solo dirigió 12 encuentros de primera división como cuarto árbitro y cinco más como juez principal, porque una lesión sufrida en un entrenamiento, cortó su carrera.

Esa lesión marcó su carrera, se proyectaba como uno de los mejores árbitros del país, pero no se puedo recuperar. Dice que recibió el apoyo de la comisión de arbitraje de la Federación Salvadoreña de Fútbol (FESFUT), tras las terapias, volvió a las canchas, pero persistió la molestia y optó por el retiro tras el partido de segunda división entre el Tehuacán ante el equipo Universidad de El Salvador, el 7 de septiembre de 2008.

“Obtuve los mejores resultados en una prueba de resistencia y al siguiente día, el instructor dijo ‘alcancen a Wildo’, corrí entre los árbitros Joel Aguilar y Vitelio Rivera, no me pudieron alcanzar,  pero sentí que algo se desprendió de mi cuerpo, fue una rotura del músculo y el fin de mi carrera”, recordó.

Luego de retirarse del fútbol con el Quezalteco, histórico equipo de la Liga Mayor Aficionada de Chalatenango y con 17 años de edad, se enamoró del arbitraje. Recién finalizó los estudios de bachillerato, participó de un curso de aspirantes de árbitros impartido en su natal municipio de El Paraíso, Chalatenango. Fue el punto de partida.

Viajaba a las 3:00 de la mañana todos los días hasta San Salvador para entrenar junto al cuerpo colegiado de árbitros. Su formación y aplicación le permitió la acreditación oficial ante la FESFUT y debutar en el año 2004 como juez de línea en el partido de tercera división entre el Vendaval y San Fidel; por su destacada actuación, al siguiente fin de semana, lo designaron juez central del partido San Lorenzo ante El Roble. “Vieron que pese a mi baja estatura, tenía carácter y por eso me designaron como árbitro central”, sostuvo.

El 23 de diciembre de 2005, dirigió su primera partido en la segunda división: INCA Súper Flat ante el Nejapa, fue el duelo; y en la liga mayor, debutó en el año 2006, como cuarto árbitro del partido final de Copa Presidente: Once Municipal ante el Águila y como árbitro principal debutó el 19 de agosto de 2007, en el partido Nejapa contra el Isidro Metapán.

“NECESITÉ AYUDA PSICOLÓGICA”

Tras diagnosticarle rotura parcial en el muslo derecho “consulté con un médico, estuve en tratamiento un mes, pero la ansiedad y frustración me llevó a cometer muchos errores en mi recuperación. Estaba recién ascendido, me llenaban de motivación y por eso quería volver, la comisión de arbitraje me apoyaba, era una persona muy querida y hasta estuve en un tratamiento psicológico para superar la lesión”, expuso Galdámez.

En ese camino, durante el año 2008  “me decía el psicólogo que no viera por televisión los partidos de liga mayor donde arbitraban mis compañeros porque eso me afectaba. Ya ni quería seguir estudiando, esa ansiedad me llevó a cometer muchos errores, me cicatrizaron el músculo con ultras. Al día siguiente que me cicatrizaban, había prueba física y me metía, esa ansiedad me afectó, hice esa prueba y la aplacé”, analizó.

Fue un momento duro en su carrera, el fin había llegado  “siete meses entre recuperación y recaída, no tuve un parón (para recuperarse), Alexander Sibrián (instructor) me dijo ‘usted está  joven, no se preocupe, tiene tiempo para recuperarse’, pero tenía ansiedad por el sacrificio hecho de viajar desde mi casa a las 3:00 de la mañana a los entrenos. No fue fácil”.  

Volvió en el año 2008 “realicé la prueba física y aprobé aunque mi estado anímico ya no era el mismo, debido a la lesión mi proyecto de vida cambió. Cuando llegué a la primera división todo se me estaba dando, cumplí una meta, mi sueño era trabajar para ser árbitro internacional, no se puedo”.

En el año 2011, se graduó como profesor de educación física y desde el año 2016 trabaja en el centro escolar del municipio de la Laguna, Chalatenango,  se mantiene como instructor auxiliar de la federación salvadoreña de fútbol en el departamento de Chalatenango “he contribuido al desarrollo del arbitraje en el departamento de Chalatenango, formado árbitros para las ligas no federadas, federadas (ADFA) y en la actualidad contamos con nueve árbitros escalonados que tiene participación en las diferentes categorías profesionales del país”, concluyó.

Tags:

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines