La mini furia blanca del Alianza

El payaso "Kiwi, albo del Alianza", Dilan, José, Christopher, Neymar Portillo y Leví forman parte de la barra “Los Ángeles Blancos de Jesucristo”, un grupo de infantes que apoyan a todas las categorías de los equipos del Alianza desde hace siete años.

Enlace copiado
La mini furia blanca del Alianza

La mini furia blanca del Alianza

Enlace copiado

A pesar de que el Alianza Women domina el encuentro 3-0 en los últimos minutos del primer encuentro de la segunda fase del Apertura 2020, un grupo de cinco niños y un payaso no dejan de alentar a su  equipo en el graderío del Mágico González. Se trata de la barra “Los Ángeles Blancos de Jesucristo”, un movimiento creado por el payaso” Kiwi, albo del Alianza”.

Los infantes de seis a once años de edad viven con una gran alegría y pasión el partido de su  querido Alianza.El eco de su tambores y cánticos retumba en todo el estadio, a pesar de ser los únicos aficionados en el sector sol general del Mágico González. “Los Ángeles Blancos de Jesucristo” también hacen respetar el distanciamiento social, guardando unos metros de espacio entre cada integrante.

Según el representante de la barra de infantes, la iniciativa ya lleva más de siete años y actualmente cuentan con un grupo de 30 niños . La barra se conforma por chicos  que acuden a grupos religiosos y canteras del Alianza, los cuales se distribuyen en grupos, para acudir a los partidos de las diferentes categorías del equipo paquidermo.

Con el permiso de sus padres, acuden a los escenarios deportivos en los que juegan los equipos del Alianza.“Vamos a la iglesia y yo soy profesor de los niños, aparte de ello los chicos están en las canteras del Alianza. Somos 30, pero solo vienen los mejores portados”, expresó el representante del grupo juvenil.

Neymar Portillo, de ocho años de edad juega para las canteras infantiles del Alianza y mencionó que lo que más le gusta hacer en su tiempo libre es tocar el tambor y gritar todos los goles del Alianza.  

José, integrante  de la barra mencionó que su padre, a pesar de ser fanático del FAS, lo apoya en su pasatiempo favorito. “Me encanta venir a tocar el tambor y apoyar al Alianza en lo que se pueda”, expresó el infante de 11 años de edad.

Tags:

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines