Jugador del Firpo recibió dinero de colombianos para conseguirles equipo en El Salvador

El colombiano Juan Mahecha, ex futbolista del Firpo, participa de una industria de mentiras de la cual son víctimas paisanos suyos que aspiran a ser futbolistas profesionales en El Salvador y que han tenido que desembolsar entre $600 y $1 mil 800 dólares para "recibir" esa oportunidad.
Enlace copiado
Panorámica del estadio Sergio Torres Rivera, casa del Firpo, donde Mahecha jugó durante el Clausura 2018.

Panorámica del estadio Sergio Torres Rivera, casa del Firpo, donde Mahecha jugó durante el Clausura 2018.

Juan Carlos Mahecha al ser presentado como fichaje del Firpo para el Clausura 2018.

Juan Carlos Mahecha al ser presentado como fichaje del Firpo para el Clausura 2018.

Enlace copiado

El colombiano Juan Carlos Mahecha, ex jugador del Luis Ángel Firpo en el torneo Clausura 2018, ofreció a un joven futbolista de su país conseguirle cupo en equipos de primera división a cambio de pagos por hasta $4 mil 200 dólares. EL GRÁFICO cuenta con prueba documental de las transacciones y conversaciones.

Mahecha, que fue contratado por el equipo usuluteco en noviembre de 2017 y presentado como centro delantero, no disputó un solo minuto del campeonato. Proveniente del Aspirante de Jucuapa, disputó el torneo de segunda división un año antes. Pese a que nunca trascendió en nuestro fútbol, se presentó como un personaje influyente al joven colombiano David Gamboa Cañón, en diciembre del año pasado.

"Primero nos comentaron de él acá en Colombia. Nos dijeron que era un empresario muy reconocido allá en El Salvador. Luego decidimos hablar con un supuesto jugador que esta con él (en El Salvador). Después Mahecha comenzó a hablarme a mi y a mi mamá. Nos explicó cómo era el supuesto procedimiento para viajar, requisitos, pasaporte, vacuna de fiebre amarilla...", le relató Gamboa a EL GRÁFICO desde su país.

Las conversaciones vía WhatsApp fueron intensas, incluyendo 40 mensajes de voz en los que el supuesto "contratista" intentaba convencer a Gamboa de realizar el viaje y le explicaba cómo funcionaba el proceso.

"Yo con el dinero que ustedes me pagan por ponerte en un equipo profesional te saco la documentación legal acá para que estés acá en el país tranquilo, la residencia de trabajo, te sacó el carné... todo, mijo", aseguraba Mahecha en uno de los primeros audios que envió.

Posteriormente, explicaría cual era su papel en lo que describió como una estructura: "Yo soy un simple contacto que tiene línea directa con los equipos grandes y lo que hace es ayudar a los muchachos. Créame que si él fuera jugador profesional yo no le pediría nada de dinero, pero es un dinero que lo piden los directivos, el técnico y el directivo. Porque cuando el gerente da el aval y el técnico también, el jugador es contratado por el presidente. Hasta que él no pague, no lo dejarán firmar contrato. Yo no la puedo engañar con eso", le expondría a la mamá de su joven paisano.

"Él nos decía que jugaba en la ciudad de Usulután. Decía que incluso llevaba jugadores a Europa y que vivía con otros jugadores colombianos", recuerda David.

En abril de 2016 el gráfico publicó el reportaje "Los inmigrantes del fútbol", en el que se revela como una docena de colombianos fueron estafados con la promesa de convertirse en futbolistas en El Salvador, a cambio de una "inversión" monetaria que les garantizaba una plaza segura y el éxito profesional.

Convencido de que estaba ante una buena oportunidad, Gamboa y su madre deciden enviarle a Mahecha, vía transacción electrónica, 2 millones de pesos ($620 dólares estadounidenses). Según el comprobante bancario, ese dinero se giró 8 de diciembre de 2017 y serviría, según Mahecha, para preparar la llegada del joven a un equipo profesional.

Comprobante de la transferencia realizada a Juan Carlos Mahecha desde Colombia por la familia de David Gamboa. Le mandaron 2 millones de pesos colombianos ($620), los cuales nunca devolvió a pesar que el viaje no se realizó.

Mahecha no respondió a las llamadas de EL GRÁFICO para hablar sobre la oferta que le hizo a Gamboa, pero el 11 de junio decidió dar su versión vía WhatsApp. Primero aceptó que recientemente ayudó a tres jóvenes colombianos pero que nunca les había pedido dinero. Luego, al conocer que existían comprobantes de la transacción, cambió su versión y dijo que sí recibió dinero de al menos uno de ellos, pero que lo devolvió para que su nombre quedara "limpio".

"El jugador iba a viajar y por cosas personales ya no lo hizo. Yo salí de mi responsabilidad y le dije 'se le devuelve su dinero', aunque yo saliera perdiendo", expresó.

¿DIRECTIVOS LOCALES?
En sus notas de voz y comunicación con Gamboa, es curiosa la insistencia con que Mahecha aludía a directivos locales con los que aseguraba trabajar. "Mañana, cuando ya esté ese dinero (los 2 millones de pesos), ellos tomarán una decisión sobre cuál de los tres equipos te coge. Los tres clubes están interesados, pero yo quiero que vos te quedés en el club donde yo estoy para que estés viviendo conmigo", le mencionaba el 7 de diciembre.

Nunca mencionó nombre concretos, a pesar que se los preguntaban. Tampoco quiso revelar esos nombres a EL GRÁFICO, pero nunca negó que en verdad existieran. "No nos demos paja. De todos los países en los que he estado El Salvador es uno en el que por todo te piden dinero. Pedís una recomendación y lo primero que te preguntan es cuánto les vas a pagar", manifestó.

Todo eso levantó sospechas en la familia de David Gamboa: "Decía que esa información no podía brindarla hasta que nosotros hubiéramos consignado el dinero en su totalidad, cuando el dinero ya estuviera en su cuenta él nos mandaba el pasaje y una supuesta carta que decía que yo ya era parte del equipo, siempre y cuando el dinero ya estuviera enviado".

El hermano de David, Daniel Gamboa, comenzó a buscar información sobre Mahecha en redes sociales y descubrió comentarios perturbadores. "Encontré unos comentarios diciendo que ese señor 'era un vividor', 'es un estafador', 'trae jóvenes de su país a aguantar hambre'... Después de leer eso decidimos que David no viajara. Acto seguido se le pidió el dinero de vuelta pero ya no respondió los mensajes".

Mahecha volvió a comunicarse con los Gamboa horas antes de que se publicara este reportaje y les ofreció una suma de dinero a cambio de que desistieran de testificar.

El ex jugador de Firpo había tenido contacto con la familia Gamboa en enero, específicamente con la mamá de David, a quien le explicó el modo en que sucedería la llegada de su hijo a El Salvador. Incluso usó a otro compatriota suyo, de nombre Samir, para intentar tranquilizarlos. Samir Sepúlveda es un jugador a quien Mahecha habría traído a El Salvador en junio de 2017 y al cual EL GRÁFICO logró seguirle la pista: entrenó con Aspirante de Jucuapa y con Firpo, pero nunca recibió una plaza.

"Ya la decisión está en ustedes, corazón. Si uno le robara a sus compatriota nadie lo contratara", se defendía Mahecha. "A los jugadores yo no les acepto dinero acá (en El Salvador). Si usted cree que con 600 dólares tiene un puesto seguro, eso es mentira. Con su mamá se habló de un dinero y tan pronto ese dinero esté, tendrá su boleto de viaje. No creo que usted quiera traer todo ese dinero y que en el aeropuerto piensen que usted es narcotraficanete y lo encierren".

Los audios revelan que Mahecha no sólo descartó devolver el pago inicial sino que había pedido a la mamá de David Gamboa  12 millones de pesos colombianos ($4 mil 200 dólares). "Con eso vos vas a quedar en un equipo muy bueno", le explicó a David.

Mahecha aclaró que no todo ese dinero era para él. "Si usted quita un millón de esos 12 millones de pesos, que es lo que vale la documentación, quedan 11 millones. Si usted ha guerreado en su vida para que su hijo sea profesional y su hijo ha guerreado para serlo, sabe que con esa cantidad en ningún lado lo van a colocar. Yo lo hago de corazón, porque me nace. Yo no busco jugadores, a mi los jugadores me buscan. No me lo está preguntando, pero el próximo semestre trato de tirarlo para Europa, porque yo tengo conexiones, pero primero hay que gatear para caminar", sostenía en un mensaje de voz dirigido a la mamá de Gamboa.

Después de tantos dimes y diretes y que el viaje no se realizara, así como de perder la inversión inicial, los Gamboa quieren hacer público su caso para que no haya más jóvenes colombianos defraudados.

Sostienen que hubo otro cafetero, un joven de nombre Cristian Amaya, que negoció con Mahecha y le envió 5 millones de pesos ($1 mil 700 dólares); hay un tercer joven cuyo caso está igual de documentado, pero que teme testificar.

Tags:

  • Colombianos
  • Estafa
  • Juan Carlos Mahecha
  • David Gamboa

Lee también

Comentarios