Jorge “el Mágico” González llega a los 60 años: “No me arrepiento de nada”

El mejor futbolista salvadoreño de todos los tiempo cumple hoy 60 años y dio una entrevista a EL GRÁFICO en la que deja claro que ha vivido la vida tal como la soñó.


 

Enlace copiado
Jorge “el Mágico” González llega a los 60 años: “No me arrepiento de nada”

Jorge “el Mágico” González llega a los 60 años: “No me arrepiento de nada”

Jorge “el Mágico” González llega a los 60 años: “No me arrepiento de nada”

Jorge “el Mágico” González llega a los 60 años: “No me arrepiento de nada”

Jorge “el Mágico” González llega a los 60 años: “No me arrepiento de nada”

Jorge “el Mágico” González llega a los 60 años: “No me arrepiento de nada”

Enlace copiado

Simplemente es Mágico. Después de un par de jugadas alucinantes, sale de la cancha del estadio que lleva su nombre en San Salvador. Está cansado, porque los dos que tres piques que tuvo que hacer le hicieron dejar el aliento en la cancha. 


Aún así tiene apresto para firmar balones, camisas y atender los saludos de los atletas que están todos los días en ese recinto deportivo. A las puertas de su cumpleaños 60, Jorge “el Mágico” González habló de todo un poco sin perder el coco... con la locura de un genio.


¿Cómo espera vivir su cumpleaños 60?

Me siento agradecido con Diosito, sobre todo, y con las personas  que están haciendo posible esto. Lo de los 60 años, me planto en cuando era niño. Es como una hora en bicicleta alquilada. Son 60 centavos y así lo siento. Es como una cuestión que da el viento y si te da el tiempo. Es a lo que te da el tiempo. Ahora mismo así me siento. Entre tanto altibajo, entre tanto blanco y negro y diversidad de colores, le damos gracias al Señor.

Vayamos por partes en su carrera. Recordemos su paso por ANTEL...

Mi primer equipo en primera división. Tuve la suerte de encontrarme con muchos baluartes. Fue el equipo revelación de esas semifinales, como quiera verse. Fue un lindo recuerdo. Además de compañeros, fuimos amigos y aún nos seguimos recordando, pese a que la existencia en primera  fue corta para ese equipo.

¿Sobre el FAS?

De FAS recuerdo aquella infancia, aquella juventud. Pero antes tuve un año muy bonito con Independiente. Me sentía identificado con el Independiente de San Vicente, por su sencillez. Desde luego, el FAS fue el equipo que uno siempre lo vio con buenos ojos, siempre lo vio como un equipo que lucía en la primera división y que sabía estar en las finales o semifinales. Era un equipo al que gustaba vérsele jugar y resulta que se me solicitó. Me dijeron qué probabilidades había de estar con el equipo. Tuve la oportunidad de hablar con don Armando Monedero, un excelente presidente del equipo y persona. 

¿Qué recuerda sobre el Mundial de España 1982?

Fue algo muy lindo, inexplicable, porque así como fue grato conseguir consigna, pues también fue desastroso. Fue el revés de la moneda.

¿Desastroso por el 10-1 ante Hungría?

Exactamente. A eso me refiero cuando te digo que así como fue estupendo, fue un poco desagradable. ¿A quién no apacha, no machuca, no incomoda ese resultado? Nos puso en la realidad. Esto del Mundial es largo.

Luego vino Cádiz, ¿Cómo vivió esa etapa?

A mi manera. Hubo química y creo que sigue habiendo. No puedo decirte más. Hay mente, corazón, click e identidad. Por mi manera de estar en el fútbol profesional, por mi inmadurez, se me hizo difícil haber estado, se me hizo costoso, tanto que en mi primer año, quizá, pues me costó mucho para adaptarme a los horarios, disciplina, a cuestiones que nunca se me habían pasado por la mente.

Hubo muchas multas en Cádiz...

Como no, muchas, muchas, claro. Así fue como pasó mi primer año. Para poder seguir, debí haber cancelado muchas multas económicas, por llegadas tarde, prácticamente, ya sea al hotel de concentración y a los entrenamientos. Ellos me sancionaban por medio del dinero. Pero a mi no me afectaba, ese es otro tema.

¿Qué opina de que Maradona dijo que si se quería hacer una jugada similar a las del “Mágico” era probable que se dislocara o tuviera algún tirón?

Lo que pasa es que Diego sabía donde estaba y en qué momento lo dijo. Lo entiendo porque desde que él era jovencito tuve la oportunidad de tener un detalle de él en el Coliseo de Los Ángeles. Después de que Argentinos Juniors jugara contra Guadalajara de México, se perdió 2-1. Y de todos los jugadores del Argentinos, Maradona fue el único que llegó a mi locker a darme ánimos. “Adelante, loco. Se nota que el fútbol es lo tuyo. Adelante, no te deprimás, arriba”. De él salió hacerlo. Se le acercó al salvadoreño, al arrimado. Desde ahí me mantuvo ubicado. Yo llegué a jugar con el Argentinos Juniors en calidad de prestado, de metido. 
 
Llegó a Argentinos Juniors como metido benigno, como usted se califica en ciertos momentos...

Exacto. Porque si me metían a jugar, bueno; y si no, también. Pero esa vez jugué como 20 minutos con el Argentinos Juniors.

¿Podemos definirlo a usted como aquel ídolo que no quiso ser más grande?

No. Tal vez no es que no quise. Es que somos de tiempos. Estamos en el momento y así vamos. Uno piensa en el futuro, presente y lo que pasó pasó. Hasta ahora mismo estoy conforme, estoy a gusto, me siento realizado. No sé de qué podría arrepentirme, no entiendo.

¿Qué opina de la moción que hay para que el estadio Ramón de Carranza en Cádiz pase a llamarse con su nombre?

Pero en Andalucía hay mucha cultura, mucho poeta, muchos maestros, muchos personajes que han dado mucho para España. La verdad es que ya sería el colmo que el estadio se llamara como el salvadoreño. Ahí es cuando me dará un infarto. No sé cómo lo asimilaría.

¿Le gustaría que llevara el nombre suyo?

Me gustaría por El Salvador, por nosotros, para que tengamos por ahí una reseñita de que podemos andar en algo un poquito. ¿Por qué no? Es una manera de tomarse las cosas.

¿Qué significa aquella sonada frase “saber estar”?

Es muy parecido a saber dejar de estar, muy parecido. No sé si me expliqué. Uno sabe que algunas veces hay situaciones en las que debés estar. Si sabés estar, creás el mismo efecto; y si no sabés estar, creás el efecto.

Dice Hugo Vaca que fue el primero en sufrir la culebrita macheteada en el equipo gaditano. ¿Es cierto eso?

Es que este Hugo cuenta cosas también.


 

Tags:

Lee también

Comentarios