Joaquín Vergés: “La vida y el fútbol nos cruzó”

Joaquín Vergés, uno de los motores de la creación en el Águila esta temporada, habló con Deportes Grupo LPG sobre su génesis futbolero, su amistad con Waldemar Acosta y un sinfín de anécdotas.

Enlace copiado
Joaquín Vergés: “La vida y el fútbol nos cruzó”

Joaquín Vergés: “La vida y el fútbol nos cruzó”

Enlace copiado

El uruguayo Joaquín Vergés ha dado su aporte al Águila, equipo finalista del Clausura 2019, pero lejos de las canchas, con una historia humana detrás y un optimismo que transmite en su día a día, este personaje futbolero tiene muchas anécdotas que contar.

Con su tradicional mate en mano, sentado en el parque cercano a su casa, con su perrita Lola de compañía y una refrescante piscina de fondo, en medio del calor de San Miguel, “Joaco” accedió a compartirnos parte de su interesante biografía.

¿Cómo se da tu llegada a El Salvador? Imaginamos que hubo más ofertas, algo los convenció.

Estaba jugando en un equipo de la B (segunda), en Tacuarembó, había firmado por un año pero tenía la cláusula (de salida) por medio año y mi agente Johan Wilson me dijo que había posibilidad de salir y cuando se dio, lo primero que hice fue llamar a Nico (Fagúndez, del Metapán) y me motivó que viniera, que iba a estar lindo. Tenía otras opciones en Uruguay, pero nunca había salido. Con Nico tenemos buena relación, salimos campeones en la B y ascendimos a la A (primera), con Tacuarembó. Hicimos gran amistad y vivimos juntos ese semestre.

Rosario es un pueblo pequeño, pero por lo visto muy futbolero...

Les cuento una anécdota: Yo estaba en Tacuarembó y cuando me dijeron que venía para acá, yo no sabía que también venía Waldemar, entonces llamo a Johan y le digo: “Chato, no me dijiste que venía con él”, y yo con el “Negro”, aunque veníamos del mismo pueblo, que es chiquito, nunca habíamos cruzado palabras, solo nos enfrentamos en contra cuando él jugaba en el Plaza, y eso que vivimos cerca… Nos escribimos en Facebook, qué increíble, la vida y el fútbol nos cruzó. Nos conocíamos de boca, pero no personalmente.

¿El hecho de vivir cerca y compartir tiempo juntos ayuda en la cancha?

El Negro (Waldemar) me ha ayudado mucho, la experiencia que tiene, y tenemos las mismas costumbres y compartimos gustos, entonces cuando te llevás bien, te ayuda cuando estás en la cancha y aparte de la conexión futbolística, que es muy importante; ya he dicho que es el “9” con el que mejor me he entendido en mi carrera. Eso se da también por la conexión que se da afuera.

¿Cómo es que decantas por este deporte y quiénes fueron tu apoyo inicial?

Mi familia. Mi abuelo jugó al fútbol todo el tiempo, su hermano jugó en el Nacional. Siempre la familia fue futbolera, mi madre, “la Roxana”, siempre me llevaba con una pelota bajo el brazo, quizá le gustaba más a ella que a mí. Todo salió bien, por suerte, comencé en los baby, luego con el profe Javier Cabrera en una escuelita hasta los 13. Iba a Lanús, en Argentina, a los 17 pasé a Defensor Sporting, estuve ahí hasta los 20, pero no pude debutar; estuve en preselección sub-17. Se me abrió la oportunidad en Tacuarembó, en la B, y ahí arrancó mi carrera; pasé a Montevideo Wanderers y pude jugar una copa internacional, la Libertadores y pude mostrarme y crecer. Jugué en la B, en Rentistas, luego volví a Tacuarembó y acá.

Hablemos de esa experiencia en la Copa Libertadores...

Llegué a un equipo campeón en el Clausura uruguayo (Wanderers), estaba tocando el cielo con las manos… los veía en la TV y nunca pensé que iba a estar contento por estar en el plantel. El grupo se emparejó con el Boca (Juniors), con Palestino de Chile y Zamora de Venezuela. Resulta que el partido en la Bombonera (en 2014), el profe me llama y me dice: “Flaco, estás haciendo las cosas bien y vas a jugar”. Mi debut internacional fue de titular en la Bombonera, contra Boca… fue una locura, todo. Vivir eso es algo impresionante. Como fue la primera vez no lo disfruté como hubiera querido, aparte que a la primera pelota que toco, (Nicolás) Lodeiro, el uruguayo, me tira un caño… Clasificamos a octavos de final, nos eliminó Racing de Avellaneda.

¿Han tenido oportunidad de recorrer el país?

Hemos salido poco, hay muchísimos lugares pero creo que solo hemos ido al Cuco, que nos queda cerca, o sino El Tunco, Las Flores. Nos quedamos con ganas de recorrer el país pero jugando miércoles y sábados es imposible. Recorrimos bastante y es lindo conocer otras culturas.

Tags:

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines