Gol de la diáspora: La selección más "estadounidense" desde el 2015

La selección salvadoreña en Copa Oro 2021 tuvo ya a cuatro jugadores nacidos en Estados Unidos en cancha. No supera la marca de 2015, pero su impacto es diferente. 

Enlace copiado
Gol de la diáspora: La selección más

Gol de la diáspora: La selección más "estadounidense" desde el 2015

Enlace copiado

El equipo de El Salvador que venció a Guatemala el domingo pasado, en su debut de Copa Oro, contó con cuatro futbolistas de origen cuscatleco nacidos en Estados Unidos: Eriq Zavaleta, Joshua Pérez, Álex Roldán y Walmer Martínez. En el caso de Joaquín Rivas, se toma en cuenta como legionario, pero en realidad, el anotar del segundo tanto ante la "Bicolor" nació en Santa Ana. 

Tal marca no supera a los cinco “oriundi” alineados por la selección en la Copa Oro de 2015, cuando su entrenador fue el español Albert Roca. En los partidos de aquel torneo contra Costa Rica y Jamaica, jugaron con la camiseta nacional los también norteamericanos Derby Carrillo, Richard Menjívar, Arturo Álvarez, Pablo Punyed y Dustin Corea. Con ellos, El Salvador apenas empató de forma agónica 1-1 contra los ticos y perdió 0-1 frente al once caribeño. Eso, más un 0-0 frente a Canadá (donde jugaron todos los mencionados menos Corea), derivó en una eliminación temprana en primera ronda. 

Los estadounidenses-salvadoreños: Derby Carrillo, Richard Menjívar, Arturo Álvarez, Pablo Punyed y Dustin Corea la Copa Oro 2015 con El Salvador. Foto El Gráfico Archivo

En las siguientes Copas Oro, la presencia de salvadoreños-estadounidenses bajó en los planteles azules. En la edición de 2017 siguieron Carrillo y Menjívar, y se unió a la tropa el volante creativo Gerson Mayén, una de las figuras de la liga mayor en la década pasada. Pero ya en el torneo regional de 2019 Mayénquedó como único jugador estable de la diáspora. 

Las selecciones de 2021 y 2015 fueron  las que apostaron con mayor firmeza en la diáspora y comparten más similitudes: tres de sus jugadores pasaron por planteles juveniles de Estados Unidos. Respecto a la camada azul de hace seis años, Álvarez, Menjívar y Corea fueron internacionales sub-17, sub-18, sub-20 e incluso sub-23. Ente el plantel actual se cuenta con Zavaleta, Pérez y Amando Moreno (quien no ha debutado en Copa Oro), todos con experiencia en procesos de juveniles gringos. 

La selección nacional de El Salvador cuenta para esta Copa Oro 2021 con cinco jugadores que nacieron en Estados Unidos: Eriq Zavaleta, Alex Roldán, Amando Moreno, Joshua Pérez, y Walmer Martínez

Luego, está una diferencia marcada por un resultado. Si bien en aquel 1-1 frente a Costa Rica en 2015 el gol lo marcó Corea a pase de Arturo Álvarez, dos “oriundi”, el impacto causado la generación 2021 en el triunfo 2-0 sobre Guatemala opaca todo lo anterior. El domingo pasado en Frisco, con un 0-0 nervioso hasta el minuto 80, el primer tanto lo firmó el foráneo Roldán. Y el 2-0 fue fabricado por un pase de Walmer Martínez y definido por Rivas. 

Sí, el balance de esta campaña de 2021 todavía no tiene cartel. El tono de esta historia se terminará de pulir contra Trinidad y Tobago y México, pero por ahora cobra fuerza el valor agregado de futbolistas salvadoreños nacidos alrededor del mundo, quienes también pueden dar victorias a la causa. Y no es un factor menor. 

En encuentros de eliminatorias mundialistas, la marca de salvadoreños-estadounidenses en cancha es, por ahora, de cuatro jugadores. Sucedió en cuatro partidos de la eliminatorias 2015-16 y en tres más de 2021. 

El once titular de la selección nacional de El Salvador ante Guatemala en el partido de estreno en la Copa Oro del 2021. Foto CONCACAF

EL EXPERIMENTO DE 1998
El primer torneo regional en el que la selección de El Salvador jugó con más de dos futbolistas nacidos fueron las fronteras fue la Copa Oro de 1998. Se venía de la eliminatoria de 1997, cuando el proyecto del técnico MilovanD’Joric incluyó la nacionalización de jugadores como los brasileños De Mello y Castro Franco o el serbio VladanVicevic.

Para la justa de la CONCACAF en 1998, Castro Franco y Vicevic seguían en el país y fueron incluidos en el plantel cuscatleco que jugó el regional. A ellos se unió el defensa derecho Adrián la Cruz, uruguayo de nacimiento y nacionalizado salvadoreño por su cuenta tras haber militado por años en la liga mayor local. 

Con ellos en cancha, El Salvador vivió una Copa Oro amarga. Tras un empate sin goles contra Guatemala (sí, esos 0-0 venían desde entonces), se aguantaron derrotas 0-4 frente a Brasil y 0-2 contra Jamaica, con la anécdota que aquel frente a los caribeños fue el último partido del “Mágico” González con la azul. 

Pero hubo una diferencia básica entre aquellas selecciones con las de 2015 y 2021. Si bien el vínculo de jugadores como La Cruz se basó en sus años vividos en El Salvador, las nacionalizaciones de Castro Franco y Vicevic pasaron por inversiones económicas. Fueron fichajes caros. Las selecciones actuales se atan por vínculos familiares y acaso por una identidad que tiene en el fútbol un lazo fuerte. 

Tags:

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines