“En el Santa Tecla siempre me vieron como el segundo portero”

El exportero Juan José Trinidad habló de las razones por las que dejó al Santa Tecla en el año 2017, de su llegada a Estados Unidos y de su nuevo trabajo como preparador de porteros en la academia de fútbol Impact.

 

Enlace copiado
“En el Santa Tecla siempre me vieron como el segundo portero”

“En el Santa Tecla siempre me vieron como el segundo portero”

Enlace copiado

Juan José Trinidad jugó por nueve años con el Santa Tecla, se convirtió en un referente en la portería en su paso por la segunda y primera división y llenó de gloria su palmarés levantando tres títulos de liga mayor.

Jugó en dos etapas con los tecleños: del año 2007 al 2011 en la segunda división y del año 2012 al 2017 en el circuito de privilegio. Ganó la corona de la primera división con los pericos en el Clausura 2015 al imponerse al Isidro Metapán, la del Apertura 2016 al doblegar al Alianza y la del Clausura 2017, tras derrotar 4-0, nuevamente a los albos.

Terminó contrato esa tarde del 21 de mayo, celebró con euforia, sin imaginar que sería el último partido en su carrera. Quería continuar, pero la directiva no accedió a su solicitud de aumento salarial. “Quería retirarme bien del Santa Tecla, no irme de la forma que me fui, quería ser recordado por el equipo, pero no lo pude lograr, pese a los muchos años que les di”, recordó.

Admitió que “fui un referente, pero dentro del club, no. Para la junta directiva no sentí que fuera un referente, para ellos fui uno más. Nunca se me dio la oportunidad que esperaba, siempre que se iba del equipo el portero titular, quedaba yo, pero buscaban a alguien que fuera a jugar (como titular), nunca fui la primera opción. Fui como ‘tenemos al portero suplente’, o ‘está bien él por cualquier cosa”.

Tras ganar el título del Clausura 2017, cuenta que buscó renovar  “se me terminó contrato y cuando fui a arreglar con Vidal Hernández (presidente del equipo, fallecido en el año 2018), él me apoyaba, pero había unos miembros de la junta directiva que no… querían arreglarme con el mismo salario que inicié ahí, desde el año 2012 que no me aumentaban salario, cuando les pedí… no quisieron y por eso decidí no seguir”.

Optó por dejar el fútbol a los 30 años de edad. Recordó que de los entrenadores que llegaron al equipo, únicamente William Renderos Iraheta (2013-14) le brindó confianza, lo alternaba en el puesto con Derby Carrillo.  Admitió que le costó ganarse la confianza de Osvaldo Escudero, y que cuando lo logró, el argentino se fue del equipo.

Dijo que “con los demás entrenadores no me sentí acuerpado, a lo mejor con Osvaldo Escudero, un poco, pero Renderos fue el entrenador que me dio más oportunidad, me conocía de la segunda división y aproveché. Cuando él me tomaba en cuenta (Escudero), no sé por qué no renovó, se fue y llegó Ernesto Corti. Nuevamente pasé a segundo plano, él venía de México y tenía un estilo diferente de fútbol, se sentó conmigo y me dijo directamente: tu no vas a jugar, tu eres el segundo portero y jugarás solo cuando Joel Almeida esté lesionado o sancionado, esto, porque así trabajaba en México”.

Previamente “con Almeida, alternábamos un partido cada uno bajo la dirección técnica de Osvaldo Escudero, incluso estuvimos cerca de ganar el Guante de Oro de EL GRÁFICO, me faltaron 90 minutos para lograrlo, fueron 11 partidos, pero no me dieron los minutos”, resumió.

Trinidad comenzó su carrera a los 15 años con el Coca Cola en la tercera división bajo la dirección técnica del entrenador Milton “el Tigana” Meléndez, pasó por el Chalatenango (segunda), UD Nacional, Telecom y Brasilia.

“Al principio me afectó (charla con Corti), hasta en los entrenamientos hubo un poco de roce entre nosotros dos, yo siempre fui de las personas que me decían algo y me quedaba callado, siempre decía sí a todo y lo que demostraba era entrenando, así me gané el respeto para el siguiente torneo y que me tomara en cuenta”, confesó.

NUEVO COMENZAR

Salió del fútbol y emigró junto a su esposa a Estados Unidos. A su llegada realizó trabajo en cocina, restaurante y en la construcción.

Desde finales del año 2017 se convirtió en el entrenador de la Academia de Fútbol Impact, de Nebraska, Estados Unidos y en los últimos años se estableció en el trabajo de pintura de casas. “El fútbol me dejó todo como persona, mi esposa, mis padres, se vieron beneficiados, todo lo que tengo al momento es gracias al fútbol”, aseveró.

Trabaja por las mañanas y dos veces por semana salta a la cancha para transmitir sus conocimientos a sus alumnos. “Se me acercó una persona que sabía que yo había jugado en la primera división de El Salvador, necesitaban un preparador de porteros  y llegamos a un acuerdo, tengo tres años de trabajar. Estos niños entrenaban antes con la persona que me contrató, hablo con ellos y me dicen que notan diferencia a la hora del trabajo, es distinto. Todos están alegres con mi trabajo”, concluyó.                                        

Tags:

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines