“En el FAS había calidad por todos lados, jugábamos de memoria”

El ex defensor Juan Francisco Granados hizo un repaso de los cuatro títulos en liga mayor conseguidos con el FAS y de su trayectoria de más de 20 años en el fútbol salvadoreño.

Enlace copiado
“En el FAS había calidad por todos lados, jugábamos de memoria”

“En el FAS había calidad por todos lados, jugábamos de memoria”

Enlace copiado

Cuatro títulos de primera división y tres ascensos de segunda a primera división con diferentes equipos, fueron los principales logros en el palmarés del ex defensor Juan Francisco Granados.

Su mejor época en el balompié salvadoreño la consiguió con el FAS, ganó cuatro coronas con el equipo tigrillo entre el año 2000 y el 2004.  Debutó con el equipo santaneco de la categoría de reserva en el año 1997 y pasó al plantel mayor en el año 2000, el entrenador paraguayo Nelson Brizuela lo promovió a la categoría juvenil y con mucha disciplina forjó su camino.

Fueron más de 20 años de carrera en equipos de la primera y segunda división, hasta que en el año 2018, optó por retirarse. El Chalatenango no le renovó contrato y tampoco asumió los gastos de una cirugía en su nariz, producto de una fractura, tenía ofertas del Pasaquina, pero optó por alejarse del fútbol profesional.

Jugó con el Coca Cola y logró el ascenso a la liga mayor, pasó al Independiente Nacional 1906  y también firmó el pase al circuito de privilegio. Conocieron de su capacidad defensiva en el Estudiantes de la segunda división y con el Atlético Marte sumó su tercer ascenso a la primera división; jugó con el Juventud Independiente y en el UES, hasta que su última escala la realizó en el Chalatenango.

Se identifica con el FAS, pero también se siente satisfecho por el grupo conformado en el Juventud Independiente junto a Darwin y Óscar Cerén, Rodrigo Rivera, Carlos Menjívar, entre otros jugadores.

Compartió camerino en sus inicios en FAS con Emiliano Pedrozo, Erick Dowson Prado, Wilfredo Iraheta Sanabria, Jorge Ábrego, William Osorio, Bladimir Cubías, entre otros jugadores.  El entrenador Rubén Guevara lo hizo debutar en primera división. “Siempre fui de los que luchaba dentro del campo, marcaba, me sacrificaba, entrené por aparte y esa disciplina me ayudó y mejoré, si uno no se cuida, solo juega un tiempo y desaparece”, recordó.

“Me formé con una camada de jugadores en el FAS que le enseñaban a comportarse dentro y fuera de la cancha, eso me ayudó”, reflexionó.

ÉPOCA DORADA

Con el FAS ganó los títulos del Clausura 2002, Apertura 2002, Apertura 2003 y Apertura 2004, producto de “un buen grupo tanto los titulares como los suplentes, el profesor Alberto Castillo y Carlos Villarreal (preparador físico) sabían guiar el grupo. Disciplina, exigentes, cuidadoso a la hora de hablar de los rivales, había calidad por todos lados, nos conocimos bien, el equipo jugaba de memoria, todo eso ayudó para lograr los títulos”, analizó.

Expuso que ese grupo tenía “armonía, nos veíamos como familia, incluso tenemos un grupo de WhatsApp (mensajes de texto) y nos comunicamos bien; no habían pleitos, todos leales a la hora de buscar ese puesto (titular). Con el FAS, Marte y Juventud Independiente lo experimenté, buenos grupos, debe haber procesos, lastimosamente en este país no hay”.

De su paso por el Juventud Independiente, recordó que “fueron tres años bonitos, vi buenos jugadores que  ahora figuran. Tuvimos la dicha de que llegaron jugadores de experiencia que les fueron ayudando; el profesor Ramón Sánchez guiaba. En el Marte logré el ascenso, buen grupo, pienso que en los equipos se debe de mantener buen grupo, que el entrenador debe de elegir y en el camino ser verán los logros”.

Marcaron su trayectoria los entrenadores “Juan Carlos Masnik (uruguayo), Garabet Avedissian (uruguayo), Ramón Sánchez, Ricardo Serrano y los preparadores físicos, Carlos Cortes, Juan Carlos Villarreal, Rafael Marion, ellos ayudan en muchas cosas”.

“NO ME QUERÍA RETIRAR”

Tras el Clausura 2018, terminó contrato con el Chalatenango y no le renovaron, tenía 39 años de edad y asegura que podía seguir jugando, pero el atraso en los salarios del equipo norteño y en otros equipos del circuito mayor, motivó su salida.

Dijo que “no me quería retirar, quería hacerlo hasta que dijera ‘ya me pasan por encima’, (cuando) ya se sienta la diferencia con los jóvenes, quería seguir, pero no se dio, tuve muchos problemas. Pensé que me renovarían, pero no fue así y preferí (retirarme) y quedarme con lo que había logrado, más que todo, decepcionado de cómo está el fútbol en  nuestro país, no es de todos los equipos, pero la mayoría, decepciona…  deudas salariales”.

Esa campaña, el equipo norteño estuvo a punto de descender a la liga de plata “salí del Chalatenango con la nariz fracturada, Rigoberto Mejía (presidente del equipo en esa época) me dijo ‘no te preocupes, te voy a ayudar con la operación, seguí jugando’, compré mi propia máscara para seguir jugando, ellos (directiva) nunca gastaron un ‘cinco’. Al final, hablé con él para que me ayudara con la operación y me tuvo con mentiras. Esas cosas me decepcionaron”.

“Temas administrativos decepcionan, me quedé sin operar, no se hicieron cargo de mi operación. Incluso me quitaron renta y no la declararon, le quitan cosas a uno y no declaran, así es esto. Jugué un torneo y medio con máscara”, concluyó.

Tags:

  • FAS
  • Juan Francisco Granados

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines