El espinoso camino del FAS hacia el título

Al FAS le pasó de todo durante el torneo y en la final, pero el equipo se repuso a todo con carácter hasta tocar el cielo.

Enlace copiado
El espinoso camino del FAS hacia el título

El espinoso camino del FAS hacia el título Foto: FAS

Enlace copiado

Para llegar a la foto del FAS levantando la corona del campeonato Clausura 2021 a los aires del estadio Cuscatlán frente a una afición tigrilla que deliraba de éxtasis, hubo que remar mucho y sobre todo sufrir. Echaron mano de todo, de la suerte, de refuerzos mexicanos, de estrategias para cobrar y parar penaltis, de garra, de fe, de carácter, de mano dura, de trámites migratorios, de fisioterapias, infiltraciones, de errores rivales y de talante para aguantar la impaciencia de unos aficionados que tenían 11 años de no celebrar. Nada sobró, todo fue necesario.
La historia comenzó 13 semanas atrás, el 20 de mayo. Ese día, el FAS salió del estadio Cuscatlán, literalmente con la cola entre las patas. El Alianza del “Tigana” Meléndez les había pasado por encima en la ida de las semifinales. 3-0. Fue una muestra inobjetable de superioridad y mientras “el Zarco” pasaba del camerino al bus atendió a los medios y aceptó que habían sido superados y que poco se podía hacer en la vuelta en Santa Ana. Pero igual lo iban a intentar. El cuierpo técnico tigrillo entendió que si querían cambiar la historia necesitaban pasar por sobre el Alianza, una materia pendiente en los últimos años y para ello necesitaban mejores jugadores en el plantel.

REFUERZOS 
Fue así que llegó el mexicano Carlos “el Gullit” Peña, Tomás Granitto, Luis Peralta y Kevin Reyes para la pretemporada.


Como entraban piezas, había algunos que tenían que salir. Y así el FAS le informó al volante Erivan Flores, tigrillo desde 2016, que debía irse cedido.


Erivan hasta publicó una despedida en sus redes. “Hace cinco años llegué a esta institución con la mayoría de las ilusiones, sabiendo que llegaba al club más grande e importante en el país. Hoy desafortunadamente toca decirle adiós a la que fue mi casa en la cual conocí a grandes personas y pude portar con orgullo estos colores.”


Flores se fue a hacer pretemporada al Once Deportivo, pero las directivas no se pusieron de acuerdo y terminó regresando.


El torneo arrancó mal para el FAS. Tras dos semanas, el parón por las elecciones  les permiitió tener tiempo para incorporar a Dustin Corea y terminar el papeleo de Roberto Chen, quien no podía jugar por ese impasse.

RECLAMOS 

Aún así, el FAS sumó una racha de cuatro derrotas y un empate en cinco partidos para pasar al segunda ronda como último de la zona occidental.


Parecía improbable que se pudiera romper la sequía en el Clausura 2021 y que “el Zarco” fuera el indicado para la tarea.


En la quinta fecha, el siete de marzo, el FAS perdió en casa con Metapán y a Rodríguez le tocó dar una conferencia de prensa en el césped del Quiteño con una lluvia de insultos y reclamos a sus espaldas. La situación parecía insostenible.


“El Zarco” necesitaba un terremoto para cambiar la dinámica y el 11 de marzo el equipo anunció que el cuerpo técnco decidió separar a Xavi García y a Raúl Renderos. Nadie hubiera sospechado a esas alturas que el FAS podría recuperarse hasta el punto de colgarse una medalla.


Mucho menos cuando en el siguiente partido, cuando el equipo estaba en el ojo del huracán, cedió un empate de último minutos contra los marcianos en el Cuscatlán y de nuevo aparecieron los reproches y los insultos de los aficionados.


 Bajo esa tormenta, el FAS se disponía a recibir al Alianza en Santa Ana. No pudo elegir un peor momento para ese clásico.


 Pero en lugar de hundirse, el FAS sobrevivió como pudo en el partido hasta que un penalti en tiempo de compensación le podía dar la victoria. Y Dustin no falló. Los tigrillos recibieron una inyección anímica y desde entonces la tendencia cambió.

RECTA FINAL
 “El Zarco” encontró a un 11 en el que solo sobrevivía Ibsen Castro de la final que los tigres perdieron con Alianza en 2019. Claro que no dejaron de sufrir, como en Usulután, Ahuachapán, Santa Rosa de Lima y en  Las Delicias, pero ahora sí valía la pena por el resultado final.


  En cuartos de final, el FAS tardó 170 minutos en construir una ventaja de dos goles ante el Limeño y en 10 minutos lo despilfarró todo y todo que esperar que Kevin Carabantes tapara dos penaltis para seguir vivo.


En semifinales, contra el Santa Tecla, el FAS estrelló tres disparos en el mismo poste casi de manera consecutiva y de nuevo dependió de Kevin y su cuota de atajadas para avanzar. La final no podría ser de otra forma. Increíble travesía.

Tags:

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines