El Barcelona y su política del "esperar y ver"

No hay portavoz alguno en la entidad azulgrana que se pronuncie públicamente, no hay comparecencia con los medios prevista y no hay intención de publicar ningún comunicado.

Enlace copiado
El Barcelona y su política del

El Barcelona y su política del "esperar y ver"

Enlace copiado

Cuando han caído diez de los doce fundadores de la Superliga y solo quedan dos en liza, uno de ellos el Real Madrid, desde algunos sectores del barcelonismo no se entiende la postura inmovilista del club que preside Joan Laporta.

Pero parece que la hoja de ruta está trazada. El Barça se garantizó un comodín en la firma del convenio con la Superliga, que su adhesión estuviera ligada a la decisión de la Asamblea de socios y a partir de aquí tal y como se han desarrollado los hechos: "Wait and see (esperar y ver)".

Y al pie de la letra se lo han tomado los nuevos rectores. Laporta se reunió este martes con Ronald Koeman para explicarle el proyecto; y este miércoles, de pasada, en un acto en el Museo del club, donde se ha depositado la Copa del Rey recientemente conquistada, ha cambiado impresiones con los capitanes.

No hay portavoz alguno en la entidad que se pronuncie públicamente, no hay comparecencia con los medios prevista, no hay intención de publicar ningún comunicado, ni tampoco anunciar ningún tipo de decisión por twitter, donde la mañana de este miércoles, uno a uno, los tres clubes italianos y el Atlético de Madrid han ido despidiéndose de la competición.

"Seguimos trabajando para proteger nuestros intereses y dialogando con todas las partes", comentó una fuente del club a EFE. Y es que el Barcelona se juega mucho, acaba de aterrizar una nueva directiva, se pone en marcha una auditoría económica y otra de personal, y los líos se acumulan en cada cajón de la sede central del Barcelona en la calle Arístides Maillol.

Creen en el Camp Nou que es el momento de trabajar en silencio, de estar callados y de ver cómo evoluciona la cuestión. Seguramente piensan que pese a que el proyecto tal y como se ha planteado inicialmente no tiene recorrido, todos los movimientos que se han producido servirán para alborotar el avispero del fútbol europeo y encontrar alternativas mucho antes de 2024, cuando la UEFA tiene previsto poner en marcha el nuevo formato de la Champions.

"Es un problema que persiste en el tiempo, no es algo que haya acabado hoy ni acabará en estos próximos días", dijo otra fuente barcelonista a EFE.

 Mientras tanto el Barcelona muestra su comodín del público, ese que dice que no podía adherirse a un proyecto sin la aprobación de la Asamblea de Socios, una asamblea que no tiene ni fecha de celebración prevista. Mientras tanto: Wait and see.

Tags:

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines