Diferencias por premios no es nuevo en la selección nacional

La FESFUT confirmó este 17 de marzo que seis jugadores del proceso de selección de Carlos de los Cobos renunciaron del conjunto nacional. Un acontecimiento parecido  sucedió hace seis años, cuando futbolistas protestaron para exigir “las condiciones mínimas” para seguir en el equipo.  

Enlace copiado
Diferencias por premios no es nuevo en la selección nacional

Diferencias por premios no es nuevo en la selección nacional

Enlace copiado

Esta no es la primera ocasión que los jugadores de la selección nacional de El Salvador protestan por diferencias en  incentivos económicos ante la FESFUT. El 27 de octubre 2015 los 20 jugadores del proceso de selección de Ramón “Primitivo” Maradiaga decidieron retirarse de la concentración. Así consignó la nota periodística El Gráfico.

Lo que debía ser un lunes de trabajo para la selección nacional mayor se convirtió en una huelga de brazos caídos. Los 20 jugadores convocados por Ramón “Primitivo” Maradiaga para iniciar la preparación de cara a los partidos ante México y Canadá del próximo mes decidieron retirarse de la concentración debido a que la Federación Salvadoreña de Fútbol (FESFUT) no respondió a un listado de peticiones que ellos realizaron, en los que pedían “las condiciones mínimas” para poder trabajar.

Esas condiciones, según reveló en ese entonces la FESFUT, pasaron por premios económicos que van desde los $1,000 a los $4,500 por jugador, según los resultados de los próximos partidos de la eliminatoria, e incluyen también el pago de sus salarios, bonos económicos por ser convocados, mejores rutas de vuelo, un mejor hotel para las concentraciones, mejor transporte y entradas para los partidos.

El pliego de solicitudes lo recibió el Comité Ejecutivo de la Federación el pasado 14 de octubre del 1015, en el Aeropuerto de Los Ángeles, tras los amistosos de inicios de este mes en los Estados Unidos, según consta la misma documentación que dio a conocer la FESFUT.

Desde entonces hasta la publicación de esta nota pasaron 15 días y la máxima dirigencia del balompié salvadoreño no tomó una decisión ni se reunió con los jugadores, hasta que ante la medida de presión, vio que la cosa iba en serio y emitió un comunicado con una contrapropuesta y una nueva invitación para que el grupo se presente hoy a entrenar, a las 9:00 de la mañana, en la 

FESFUT. DESACUERDOS

Maradiaga convocó a 20 jugadores para comenzar a preparar los partidos ante México (13 de noviembre) y Canadá (17 de noviembre), correspondientes a la cuarta ronda de las eliminatorias mundialistas de CONCAF rumbo a Rusia 2018.

El grupo llegó al Hotel del INDES, ubicado en Ciudad Merliot, el domingo por la noche, pero se retiró de la concentración y no se presentó al entreno de la mañana. En un principio se manejó que era porque no estaban de acuerdo con el lugar de la concentración, pero a medida pasó el día surgieron también otras consideraciones, que pasaban también por desacuerdos económicos.

“Una de las cosas que pedimos fue que nos dieran mejor hospedaje para concentrarnos en estos microciclos. Hay varias cosas de la lista de peticiones”, reveló el delantero del Santa Tecla Irvin Herrera, parte del grupo que hizo las peticiones a la FESFUT el 14 de octubre.

“Pedimos una reunión con la FESFUT, que llegáramos a un acuerdo. La situación no se dio y dijimos que no íbamos a entrenar hasta reunirnos con ellos”, secundó el defensor del Isidro Metapán, Milton Molina, quien aseguró que si un jugador no tiene las “condiciones mínimas” no rendirán de la manera adecuada en los partidos.

Los jugadores no quisieron revelar montos y peticiones exactas realizadas, pero la FESFUT publicó luego un comunicado en el que adjunta la carta firmada por los 21 jugadores que fueron a los últimos amistosos en Estados Unidos y en el que se pueden leer los montos manejados entre ambas partes.

“Como dirigentes vamos a analizar si podemos hacer pública la cifra que piden los jugadores para que no solo se juzgue al comité ejecutivo. No nos parece correcto que se haya abandonado la concentración sin que antes existiera un diálogo”, externó el presidente de la FESFUT, Jorge Rajo, sobre la situación que se vivió en ese entonces.

“Los montos pedidos por los jugadores no los puede cubrir esta federación. El premio que ellos piden hay que multiplicarlo por los 23 jugadores que conforman la selección en cada partido y eso se vuelve un monto muy alto”, manifestó también Hugo Carrillo, director de la institución.

Pese a lo dicho por Rajo y Carrillo, la FESFUT ya aceptó algunos de los planteamientos, como el hecho de brindar un autobús especial y un hotel cuatro estrellas en los días previos a los juegos de la eliminatoria. Sin embargo, se mantiene firme en usar el Hotel del INDES durante los microciclos de preparación.

Después de revelarse la contrapropuesta y el nuevo llamado para entrenar, los jugadores no quisieron atender sus teléfonos para determinar si se presentarán hoy o si se mantendrán en paro hasta que se resuelvan sus peticiones ahora expuestas.

En esa ocasión, Maradiaga echó mano de nueve elementos sub 23, cinco de ellos miembros de la selección preolímpica, que fueron Santos Ortiz, Giovanni Zavaleta, Roberto Domínguez, Andrés Flores Jaco y José Ángel Peña. Los otros sub 23 fueron el defensor Juan Barahona, y los volantes Edson Meléndez, Isaac Portillo y Kevin Sagastizado.

Tags:

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines