De ser rivales del Águila pasaron a soñar con la copa 16

Jefferson Polío, campeón con el Dragón en 2016, y Edwin Lazo, también exmitológico, hoy buscan la gloria en el nido.

 

Enlace copiado
De ser rivales del Águila pasaron a soñar con la copa 16

De ser rivales del Águila pasaron a soñar con la copa 16

De ser rivales del Águila pasaron a soñar con la copa 16

De ser rivales del Águila pasaron a soñar con la copa 16

Enlace copiado

En Águila se da un caso curioso: Jugadores emplumados que antes departían con el “enemigo”, como el excampeón con Dragón, Jefferson Polío, y Edwin Lazo, otrora mitológico, ahora sueñan con darle la alegría y el título a la afición de San Miguel.

Otro caso es el de Walter Ayala Chigüila, lateral convertido a volante de marca por Carlos Romero, quiere conseguir lo que no hizo con el FAS en la primera división: jugar por un título. Y afianzado de un puesto en zona medular, el nacional puede soñar.

Su caso es singular, al debutar en el fútbol mayor con los santanecos, eternos rivales del Águila, y luego recayó en el conjunto aguilucho, tras ser descartado en la Ciudad Morena.

Sobre su paso en el FAS, Chigüila es sincero y reconoce que no le duele haber dejado sin semis al equipo que le abrió la puerta en el circuito de honor.

“Son sentimientos encontrados, agradezco a FAS por la oportunidad que me brindó para debutar en primera división pero no me he sentido mal por haberlos eliminado en la fase anterior”, reconoce.

“Creo que somos profesionales, tengo muchos amigos allí, pero ahora me debo al Águila, equipo que en verdad me ha cambiado mi carrera y ahora estoy feliz, disfrutando de estos momentos porque estamos a una semana de vivir una final que siempre he querido jugar", añadió el "6" de los aguiluchos.


HOY SE DEBEN AL NIDO
Por su lado, Jefferson Polío ya probó las mieles del premio mayor en 2016, cuando con Dragón le negó dicho galardón a la hinchada negronaranja, y ahora busca ser doble campeón en San Miguel, esta vez con el equipo “mimado”.

Como él y Chigüila, hay otros casos de jugadores que fueron parte de las filas “enemigas” y hoy se unen con el objetivo de darle la estrella 16 a la afición de la Perla Oriental.

Ejemplos son el exaliancista Ricardo Guevara o el otrora dragoniano Edwin Lazo; y los extecleños Aldaír Rivera y Kevin Reyes, que incluso jugaron finales con los colineros. 

En el fútbol, y Águila lo muestra claramente, los caminos pueden entrelazarse de las formas más inesperadas e inexplicables.

Tags:

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines