"Cuando me fui de Águila sentí que algunas personas me habían defraudado"

Luego de cuatro años de un religioso silencio por su salida de Águila, el estratega argentino, Raúl Malvestitti, habló y criticó que la directiva migueleña, encabezada por Pedro Arieta Vega y su hijo, Pedro Arieta Iglesias, nunca apoyó su gestión en el banquillo emplumado. Luego de eso recordó que el uruguayo Darío Larrosa,quien llegó como director deportivo en un primer momento, siempre buscó quedarse al frente del cuerpo técnico. 

Enlace copiado

"Cuando me fui de Águila sentí que algunas personas me habían defraudado"

Enlace copiado

Cuatro años pasaron ya desde que el timonel argentino, Raúl "Chueco" Malvestitti, pasó por las filas de Águila. Se fue del equipo en noviembre de 2016 solo una semana antes de cuartos de final. Lo hizo en silencio, sin hablar de las razones de las que se valió la dirigencia del momento, encabezada por Pedro Arieta Vega y pedro Arieta Iglesias, para separarlo del representativo naranja y negro, a las puertas de las instancias definitorias. Todos lo involucrados hablaron en su momento y solo quedó pendiente la versión del estratega argentino.

Pero ahora, luego de que de a poco se fuera desatando ese nudo con el que se fue en la garganta, por tener que privarse de hablar, el gaucho rompió el silencio, desde Rosario, Argentina, en charla con EL GRÁFICO. En el arranque de su versión, hubo que remontarse al tema de los audios que salieron a la luz en los que el suramericano hacía críticas a la dirigencia de turno y al rendimiento de algunos de los jugadores que estaban en el nido en ese entonces.

"Lo de esos audios lo guardo conmigo, porque lo hizo una persona que quiero mucho, desinteresadamente. Lo puso en un un grupo de whatsapp y de ahí salieron esos audios. No hay problema, pero todo lo que dije en los audios de 2016 es verdad, no me arrepiento de nada. No tengo ningún rencor con la persona que charló conmigo en esos audios", dijo el ahora estratega de fuerzas inferiores en Club Atlético Newell's Old Boys, de Argentina.

Luego, el entrenador fue puntual en observaciones a la dirigencia que administró a los emplumados desde 2014 a 2018 y al uruguayo Ramón Darío Larrosa, quien llegó contratado en 2016  como director deportivo, en un primer momento. Sin rodeos, Malvestitti aseguró que desde un principio, Larrosa, exvolante de Águila y Firpo, siempre buscó algo más que ese cargo. Tras la separación de Malvestitti, el charrúa se quedó al frente del banquillo de los emplumados.

"Siempre vino a buscar algo más de lo que le habían ofrecido en un primer momento. La relación siempre fue profesional. Yo había logrado ser querido por la mayor parte de la afición de Águila. Desde un inicio sentí que Larrosa no había ido  a hacer un aporte al equipo. Fue para ser algo más que un simple nexo entre jugadores y comisión deportiva", externó el entrenador suramericano.

Luego de cuatro años de su paso por el nido, Malvestitti tiene claro que cada uno de los involucrados pudo dar su versión como quería, casi a su antojo y no se hace mala sangre por eso. Insistió en que en se momento salió en silencio, para no afectar al equipo que estaba en busca de la corona 16, esa que le llegó hasta el Clausura 2019, de la mano del timonel nacional, Carlos Romero. 

"Fijate que a mi salida, Larrosa se quedó con mi puesto, pero no tuvo la fortuna de mantener al equipo como estaba antes. Jugábamos de igual a igual contra todos los rivales de la liga. El vestuario de Águila y su camiseta no son para cualquiera. Darío fue por mi puesto y después él puede decir lo que quiera. Cuando me fui de Águila sentí que me habían defraudado algunas personas y ellos son Larrosa y la junta directiva del momento, que nunca apoyó el proyecto. Siempre buscaron ser chismosos, llevaban y traían. Pero es medio complicado hablar ahora de eso", aseveró el argentino, en conversación con este medio.

Sin reparos para volver

Por otra parte, Malvestitti dijo que ahora podría volver a Águila, sin reparos, tras la llegada a la dirigencia emplumada del empresario, Alejandro González. Pero en este momento, el argentino entiende que hay un cuerpo técnico en fijo, encabezado por su paisano, Hugo Coria. 

"Por los comentarios que leo y que me han llegado siento que hoy ha cambiado para bien la administración de Águila. Por lo que veo esta comisión directiva trabaja bien.  Claro que estoy dispuesto a volver a Águila siempre que se me busque. No tengo pretextos para no ir, al contrario. Siempre sueño con el día en que pueda volver, pero no sé cuándo será. Ahora hay ahí un cuerpo técnico y hay que respetarlo", dijo el timonel gaucho. 

Tags:

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines