¿Cómo le ganó el duelo Hugo Pérez a Panamá?

El Salvador le dio un baño táctico a Panamá en el primer tiempo y luego le ganó la batalla de carácter a los canaleros sobre el final.

Enlace copiado
¿Cómo le ganó el duelo Hugo Pérez a Panamá?

¿Cómo le ganó el duelo Hugo Pérez a Panamá?

Enlace copiado

El triunfo de El Salvador sobre Panamá estuvo basado en su mejor adaptación a las circunstancias que le dejó una intensa lluvia que inundó el césped del estadio Cuscatlán, un escenario que además no cuenta con un drenaje adecuado para solventar el problema.

La opción del juego directo fue mejor aprovechada por El Salvador. Tuvieron más precisión en los trazos largos y una mejor disposición de ocupación de espacios para poder tomar ventaja de los balones secundarios o de los rebotes. Desde ese planteamiento enfocaron todo el primer tiempo y crearon tres opciones claras de gol y una de ellas infló las redes.

Cuando Panamá encontró soluciones en el segundo tiempo y comenzó a generar opciones, Hugo Pérez refrescó el ataque y el mediocampo y logró enfriar los esfuerzos finales de los visitantes por acercarse con peligro a la portería de Mario González. Moreno, Walmer, Díaz y Larín lograron proteger el esférico y mantenerlo lejos de su propia área.

Panamá llegó al Cuscatlán con dos bajas que parecían no le iban a afectar. Sin embargo, Hugo Pérez vio una debilidad y apretó hasta que Panamá entregó el gol y finalmente la victoria. Una de esas bajar era el central Andrade y en su lugar jugó el veterano Harold Cummings y la otra era Andrés Carrasquilla y el técnico Christiansen apostó por Ayarza, un contención cerrado y corpulento en detrimento de Martínez, un volante más ofensivo.

Pues Hugo Pérez presionó al central Fidel Escobar y dejó que Cummings fuera  quien tuviera que darle la salida a los canaleros y eso les restó precisión en sus transiciones. Y le hizo una emboscada a Ayarza al dejarlo siempre en desventaja numérica y el mediocampo visitante no tuvo salida cómoda. Una perdida de balón a Ayarza terminó en el gol de Enrico Dueñas.

Sobre el final, cuando Panamá aún tenía tiempo para remontar, perdió la batalla del carácter, de las pelotas divididas, del forcejeo y del esfuerzo extra. No tuvo ideas y El Salvador encontró el escenario perfecto para hacer un cierre de dientes apretados para alejar a los canaleros del gol. Tampoco ayudó que los panameños perdieran la cabeza con los reclamos y las provocaciones en las que se enrolló.    

Tags:

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines