Cepeda: "Me quedó la espina de no ser campeón con el Alianza"

El entrenador argentino, al mando del Iztapa de Guatemala, hizo un balance sobre su paso en el fútbol de Guatemala y comparó el accionar de la dirigencia chapina y cuscatleca durante la pandemia.

Enlace copiado
Ramiro Cepeda, técnico del Iztapa. / Foto: cortesía

Ramiro Cepeda, técnico del Iztapa. / Foto: cortesía

Enlace copiado

Ramiro Cepeda tiene un paso importante para el Atlético Marte de nuestro país, tanto como jugador activo como entrenador. Reconoce que le faltó un poco de fortuna con los carabineros con quienes logró el ascenso en 2009 aunque califica como muy bueno su accionar dirigiendo en nuestro país.

Ahora está en Guatemala y afirma que hay mucha semejanzas en el fútbol chapín y cuscatleco, con la diferencia en la organización y el trato hacia los actores. Durante la pandemia no ha faltado el salario, siendo un punto positivo para los vecinos. Reconoce que hay talento en El Salvador pero hace falta mucho camino por recorrer, sobre todo a nivel dirigencial.

¿Cómo pasa esta pandemia, cómo está la situación en Guatemala?

No es fácil porque te cambia la vida en todo sentido, la forma de vivir, de organizarte, de estar con la familia, todo, pero dentro de todo estamos bien, con salud lo positivo es que uno puede pasar más tiempo con su familia y eso contrarresta lo que laboralmente no se puede hacer.

¿Cómo es el panorama en Guatemala, qué tanto ha afectado el virus?

Cada vez son más restricciones y la situación de los casos y fallecidos van en aumento. Es de estar confinados todos los que no tienen nada qué hacer, la gente que puede salir son los que están relacionados con el tema de comida, salud, farmacias, gasolineras, el resto debe quedarse en casa. Hay también apertura para la gente que está en el exterior quienes tienen una posibilidad muy grande, gracias al Gobierno, de regresar a sus casas. Siento que acá se han hecho cosas pensando en la gente, seguramente hay temas pendientes porque es algo que no se lo esperaba nadie. 

¿Cómo ha sido su experiencia en el fútbol de Guatemala? 

Muy buena la verdad. Después de mi último paso por el Alianza (Clausura 2015) me vine a Guatemala en donde dirigí a diferentes equipos (Universidad San Carlos, Petapa, Xelajú) y ahora que estoy con Iztapa. Muy contento porque los rendimientos de los equipos han estado muy bien.

¿Qué tal su paso por el Iztapa? 

Muy bien, es un equipo que tiene poco tiempo en la primera división (2018) y ahora hemos estado cercanos a los líderes, peleando siempre arriba desde que me tocó llegar, en el cual hicimos que el equipo funcionara. Cuando se suspendió el torneo en este Clausura 2020 estábamos en el cuarto lugar, a dos puntos del segundo puesto con buenos resultados (cinco victorias, cinco empates y tres derrotas). Lástima que se vino todo esto lo cual obligó al parón y ahora nos estamos armando para poder repetir pues queremos hacer historia con este equipo. 

¿Cuáles son las diferencias entre el fútbol de Guatemala y de El Salvador? 

Ambos son muy similares, son muy parejos. El futbolista es muy similar en el sentido de cómo entrena, cómo trabaja y cómo juega. Cambia la situación en el tema de la organización, pues acá todos los equipos tienen su cancha propia la mayoría, están en buenas condiciones. 

¿Cómo se manejó el tema de la pandemia en relación al fútbol? 

Esa fue otra de las principales diferencias y que tiene que ver con la organización. En El Salvador lo primero que se hizo fue dejar tirado a muchas personas, futbolistas, entrenadores, todo lo que está en el fútbol solamente por intereses personales y dirigenciales. No pensaron en las personas (jugadores) que tienen familia y tienen ya cuatro meses y van a seguir así. En Guatemala no, fue diferente. 

¿Qué decisiones se tomaron? 

Acá se veló por los intereses del fútbol. Si bien cumplir con todos los intereses económicos es difícil porque no hay fútbol, no hay recaudaciones y el patrocinador también tiene sus problemas. Pero han respondido y todos los clubes siguen pagando un porcentaje de sueldo y tenemos cierto respaldo. Aquí han sido más profesionales en muchos sentidos. Aquí, en tu contrato, se firma por un monto total y se divide en 10 cuotas y los clubes más grandes pagan los 12 meses y no importa si el equipo queda eliminado antes de lo esperado. En El Salvador, los contratos se hacen hasta finalizar el torneo y de ahí se aprovecharon para pagar hasta marzo. Acá se ha pensado en el futbolista y su familia, como ejemplo está que en junio se canceló un porcentaje de parte del club. 

¿Cómo va la preparación del equipo para la próxima temporada?

Acá ya se hizo el sorteo de la próxima temporada, hay bases de competencia. Estamos entrenando de manera virtual a doble turno a través de la plataforma de Zoom. Estamos terminando de armar al equipo con la mente en seguir la línea del torneo pasado en donde estuvimos arriba, obviamente con un equipo con menos presupuesto pero con ganas de ser protagonistas. 

Josué Odir Flores llega al equipo ¿qué le parece esa incorporación? 

Es muy bien. Desde que vino a Guastatoya (Clausura 2018) ha sido un referente y ha ganado cinco títulos. Es un jugador con recorrido, experiencia y lo conozco mucho, lo tuve cuando dirigí al Alianza y es un líder importante para nosotros. Viene a ocupar una posición que nos faltó cuando se fue Kevin Santamaría al fútbol de Perú. 

El torneo pasado hubo seis salvadoreños en la liga chapina ¿que le pareció? 

Muy bien. La competencia acá es seria, quizá un poquito más parejo que en El Salvador. Si ves las últimas finales allá han sido Alianza y Santa Tecla a excepción de Águila y FAS que se alternaron. Aquí hay más diversidad y económicamente es fuerte, entonces al futbolista salvadoreño le conviene venir a ganar bien y a una linda competencia. A algunos les fue bien, a otros no tanto y cuando vienen bien le abren la puerta a otros que vienen detrás como sucedió en el último torneo. Ahora bajó la cantidad de salvadoreños para la próxima temporada. 

¿Hubo algo que le faltó en su paso por El Salvador? 

Tengo recuerdos muy buenos del fútbol salvadoreño. Primero en Atlético Marte donde jugué por cuatro años y medio. Después pasé a ser técnico y lo ascendimos y fue el último logro del equipo, contento. Luego mi paso por el Alianza fue super bueno, me quedó la espina de no ser campeón con ellos, pero si ves a mí no me tocó el Alianza de su mejor momento como ahora pues cuando yo lo tomé había peleado el descenso con Vista Hermosa, reestructuramos al equipo y llegamos a la final (perdieron en penaltis ante Metapán). Fue un honor dirigirlo. 

Después estuvo al frente del Firpo 

Sí, estuvimos bien pero por un tema dirigencial disputamos una semifinal a doble partido en el Cuscatlán cuando éramos infalibles en el Sergio Torres, ese equipo tenía para más y empatamos los dos partidos ante Alianza. En el segundo paso me toca el equipo desarmado por el tema de los amaños que se fueron muchos jugadores, pero al final siento que me fue muy bien en El Salvador. 

Estuvo en la órbita de la selección. 

En su momento sonó mi nombre aunque se decidieron por Agustín Castillo. También hubo la posibilidad de trabajar con Albert Roca y para mí fue un orgullo que se me tomara en cuenta para dirigir una selección. Ojalá que algún día los resultados me acompañen en los equipos y me dé el paso para ir a la selección y espero que se dé. 

Tags:

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines