Categorías inferiores del Firpo piden ayuda para seguir con el proyecto

Arrancaron en 2014, pero este año dejaron de recibir ayuda de la directiva del Firpo. Esto es lo que han tenido que hacer para subsistir.
Enlace copiado
Categorías inferiores del Firpo piden ayuda para seguir con el proyecto

Categorías inferiores del Firpo piden ayuda para seguir con el proyecto

Enlace copiado
Firpo es uno de los equipos con más títulos de primera división y con más historia en el fútbol salvadoreño, pero al igual que otros considerados grandes del redondo nacional, el cuadro manudo no ha logrado consolidar un proyecto de categorías inferiores y el que tiene está a punto de desaparecer, luego de casi tres años de haberse formado.
 
Las categorías inferiores del Firpo arrancaron en 2014, impulsadas por la directiva de turno del cuadro usuluteco, que entonces estaba presidida por Raúl Mendoza Galo. El conjunto acababa de volver de la segunda división y quiso acompañar su andar por la liga mayor con un proyecto infanto-juvenil que le permitiera recuperar la identidad usuluteca.
 
 
La escuela de fútbol pampera arrancó con cinco niveles, desde el primero hasta el quinto. La intención de implementar este proyecto  era simple y sencilla: "tener un semillero de niños usulutecos que pudieran formarse en el ámbito futbolístico con la marca ultralempina y que luego se convirtieran en una generación de jóvenes talentosos, que además sientan amor por el Firpo", según contó Manuel Monjaras, quien empezó como representante y coordinador del proyecto.
 
Monjaras todavía sigue en la escuela, pero admite que la visión se distorsionó con el paso de los años. Al principio él y un grupo de colaboradores fueron en búsqueda de niños y jóvenes con talento y los invitaron a entrenar. La ilusión era crear un equipo con jugadores oriundos de Usulután. Hoy la realidad es otra.
 
SIN APOYO DIRIGENCIAL
Con el cambio de directiva que el Firpo experimento este año, los  sueños de la escuela firpense se han desvanecido, pues Monjaras asegura que ni el actual presidente Modesto Torres, ni otros de sus colaboradores han llegado a hablar con ellos.
 
Las categorías inferiores tienen ya inscritos a 150 niños y 50 niñas, quienes ahora no saben qué pasará con el proyecto y hasta cuándo podrán jugar con la camisa del Firpo.
 
 
Son muchas las necesidades que urgen solventar. Por ahora las más primoridales son la falta de material adecuado para entrenar. Por hoy lo hacen con balones dañados y tampoco cuentan con una indumentaria de entreno. Además, no hay fondos para palear los gastos arbitrales, de transporte, comida y mucho menos la hidratación de los más pequeños.
 
“La actual directiva del Firpo no se han acercado a las escuelas de futbol, ni mucho menos a los equipos femeninos. Nosotros hacemos un esfuerzo con los padres para que este proyecto no muera, mientras esperamos que los señores de la junta directiva se acerquen y que nos digan qué es lo que piensan hacer con las categorías. Sería una lástima que desaparecieran”, comentó Monjaras.
 
Monjaras reveló que además han tenido que buscar nuevamente a Raúl Mendoza Galo para que los ayude económicamente, pero cree que no todo el peso debe recaer en el ex directivo.
 
LOS PADRES, LA AYUDA PRINCIPAL
A pesar de las condiciones en las que se encuentran, el profesor Porfirio Rodríguez, encargado del cuarto nivel, explica cómo se las ingenian para no afectar el rendimiento de los jóvenes.
 
“Uno como entrenador tiene que inventar con el poco recurso, hacer trabajar a los chicos. Siempre tratamos de igual manera la parte psicológica, tratamos de inculcar que a pesar de las dificultades que se tienen, no se deben desvanecer y que juntos llevaremos este proyecto adelante”, expuso.
 
 
Otro pilar importante son los padres de los alumnos, quienes ponen de su bolsa para costear los viajes a encuentros con equipos vecinos. 
 
Y el esfuerzo ha dado frutos, pues los resultados son positivos por parte de los niveles, sobre todo a nivel femenino , donde ambas categorías, sub 17 y sub 23, son líderes de sus respectivos grupos y están clasificadas a la siguiente fase de la liga nacional. 
 
Manuel Monjaras, coordinador de las inferiores firpenses, hizo un llamado para que los directivos, las empresas, patrocinadores y amantes del fútbol en Usulután se acerquen para conocer el proyecto y para tenderle una mano a los 200 niños y jóvenes que forman parte de él.
 
“Tenemos talento en Usulután, en las escuelas de fútbol, pero necesitan apoyo”, recalcó.
 

Lee también

Comentarios