Carlos Choto: El encargado de equipar a la selección

Su trabajo es fundamental para que todo el engranaje funcione. Esta es la historia del encargado de la utilería de la azul y blanco.

Enlace copiado
Carlos Choto lleva ya 25 años trabajando con la FESFUT y desde 2008 lo hace con la mayor.

Carlos Choto lleva ya 25 años trabajando con la FESFUT y desde 2008 lo hace con la mayor.

Enlace copiado

Cuando la selección termina de entrenar, la parte más pesada del trabajo del encargado de utilería en la azul y blanco apenas empieza. Carlos Choto lleva ya 25 años trabajando con la Federación Salvadoreña de Fútbol y desde 2008 lo hace con la mayor.

Su trabajo consiste en tener listo el equipamiento para cada práctica pero además preparar y arreglar lo que se usará en los días siguientes. Es una pieza fundamental de todo el esquema de selección y el engranaje que permite que todo fluya sin contratiempos.

Antes del arranque de la Copa Oro, por ejemplo, Choto dedicó más de dos días en poner los parches de la Concacaf a las camisas de la selección. Alrededor de 100 parches para todas las indumentarias utilizadas por el equipo ahora dirigido por Hugo Pérez no ha sido un trabajo fácil.

"A veces la gente cree que uno se encarga de las pelotas o del agua pero es más complejo que eso. Yo me encargo de vestir a las selecciones: que no les falte ropa de entrenamiento, uniformes para los partidos y también para las concentraciones; además de la ropa del cuerpo técnico", menciona Choto.

Carlos Choto
Carlos Choto, utilero de la seleccion de El Salvador.



NOCHE LARGA

Luego de los entrenamientos, Carlos cierra la jornada con una visita a la lavandería. Toca lavar toda la indumentaria que se usó en ese día, secarla y preparar el equipamiento para los días siguientes. La idea es no acumular ropa ni trabajo.

"Las jornadas de trabajo dependen. Antes de la Copa comenzaba a las siete de la mañana porque dedicaba las mañanas a poner los parches a las camisas. Cuando hay entreno en la tarde, se alistan los materiales con tiempo y se le ayuda al técnico por si necesita algo para un día específico de acuerdo al trabajo que se va a realizar", comenta.

No está solo. Parte del staff técnico le apoya y los mismos jugadores le colaboran en cada entreno a llevar material y en entregarle de forma ordenada todos los materiales para que no le cueste clasificarlo.

También ha tenido momentos de tensión. Recuerda una ocasión en la que olvidó unos uniformes y tuvo que trasladarse con la preocupación que algo pudiera salir mal.

"Fue para un partido en el 'Mágico' González. Dejé unos uniformes de los porteros, que igual no eran importantes, pero tuve que ir en taxi a traerlos con la preocupación que pasara algo. Al final todo salió bien", recuerda.

Carlos Choto, utilero de la seleccion de El Salvador. 



SEGUNDA FAMILIA

La selección se vuelve su segunda familia. "Prácticamente es una familia porque se pasa bastante tiempo con ellos y la convivencia entre todos tratamos que sea lo más cordial. Siempre hay bromas porque todo eso nos ayuda a no sentir el día tan pesado".

Choto ha tenido la oportunidad de viajar por todo el mundo. Desde Asia hasta Europa, todo lo que ha ocurrido en su carrera fue inesperado. "Estoy agradecido porque Dios te da todo. Uno recibe dones para desarrollarnos y yo nunca pensé que esto llegara a pasarme. Esto es un sueño del que a veces siento que voy a despertar y trato de hacer lo mejor posible mi trabajo", dijo.

Tras lavar y ordenar por número y marcas, como los jugadores hacen para evitar confundir la indumentaria, Choto culmina su jornada. Pero todos están de acuerdo que sin él, todo el círculo de trabajo no funcionaria de la manera en que lo hace. Carlos es una de las piezas fundamentales de la selección que en este momento compite en la Copa Oro.

Tags:

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines