Atlético de Madrid, campeón de la Europa League

El Atlético de Madrid venció 3-0 al Olympique de Marsella en Lyon y consigue el título europe. Mirá las incidencias y los goles acá.

Enlace copiado
Jugadores del Atlético de Madrid celebran la conquista del título europeo, tras vencer al Marsella.

Jugadores del Atlético de Madrid celebran la conquista del título europeo, tras vencer al Marsella.

Enlace copiado

El Atlético de Madrid conquistó hoy la Europa League 2017-2018 y logró su sexto título desde que el técnico argentino Diego Simeone llegó al banquillo colchonero, un logró histórico con una generación comandada por el francés Antoine Griezmann.

El Olympique Marsella se desinfló ante un Atlético que dominó durante la mayoría del juego. Dos goles del francés Griezmann abrieron el camino para los colchoneros. Al minuto 89, Gaby concluyó el juego con un remate desde el lado derecho del área.

A pesar del gran impulso del Marsella al comienzo, el cuadro francés se fue diluyendo. La baja de su capitán Dimitrio Payet a la media hora del partido, por lesión, desmoralizó al equipo galo, que se vio empantanado ante los dirigidos por "el Mono" Burgos, hoy técnico principal por la sanción de Diego Simeone.  

Este título le da consuelo al Atlético, pues tuvo una temporada difícil. Torres entró por Griezmann en el último minuto, en el que pudo ser un presagio de despedida para los dos jugadores colchoneros. 

Estas fueron las alineaciones de ambos equipos:

LOS GOLES DEL PARTIDO

Lo había avisado la estrella marsellesa Dimitri Payet en la previa: no lograrían ganar sin aprovechar las pocas ocasiones que les concedería la rocosa defensa del Atlético. Pues es justo lo que no hizo su equipo y lo pagó con creces.

Porque el arranque del Marsella fue bueno en cuanto al juego pero nulo en la definición. A los 4' de juego su delantero Valere Germain quedó mano a mano ante Jan Oblak tras una enorme asistencia de Payet pero perdonó un tanto que pudo cambiarlo todo. Los dirigidos por Rudi García siguieron intentándolo sobre todo por las bandas, pero sin el resultado deseado.

Fue en este tramo donde el Atlético demostró su experiencia en finales. No estaba consiguiendo hacer daño al rival e incluso la pelota parecía quemarle los pies, pero supo mantener la calma, aguantar el momento y esperar su oportunidad.

Y finalmente, en un error individual de Zambo Anguissa al controlar una pelota clave que recibió de su arquero, el Olympique terminó de cavar su triste destino. La pelota terminó en los pies de Griezmann, que terminó batiendo por bajo y con tranquilidad a Steve Mandanda. Fue el único remate entre los tres palos del equipo español en toda la primera mitad y, a diferencia de su rival, supo aprovecharla.

 

LA LESIÓN QUE LO CAMBIÓ TODO

Para colmo de males del Marsella, a los pocos minutos recibía otro duro golpe, a la postre definitivo. La salida del campo de Payet, que llegaba sentido a la final y cuyo físico solo aguantó media hora, pareció minar más aún la moral de los franceses, que incluso dejaron de asediar la banda de Simi Vrsaljko, en la cual Lucas Ocampos parecía haber encontrado la grieta adecuada.

Si los de García tenían alguna opción de cambiar el ánimo, los rojiblancos se encargaron de aplastarla con rapidez. No habían pasado ni cuatro minutos desde el descanso cuando Griezmann anotó el segundo tras una fenomenal pared con Koke con la que atravesaron la defensa rival como un cuchillo en la mantequilla caliente, para luego definir con un suave toque por encima de Mandanda.

Y a partir de ahí el Atlético se permitió hasta disfrutar de la gran final en el último tramo. Pudo ampliar el resultado con ocasiones de Koke y Diego Godín, originadas siempre a balón parado. El griego Kostas Mitroglu tuvo la más clara del Marsella para reducir la ventaja, pero su cabezazo rebotó en el palo y se paseó por la línea ante la mirada de Oblak. Esa jugada, que en otros tiempos hubiera terminado en gol y sufrimiento hasta el final, demostró que el club madrileño ha logrado enterrar por completo su fama de desafortunado.

Fue finalmente el capitán Gabi el que cerró el marcador con un remate cruzado mientras los aficionados radicales del Marsella reflejaban su impotencia lanzando pirotecnia a la cancha y retrasando unos segundos la reanudación del juego.

Sin sufrir y demostrando control y autoridad conquistó el Atlético de Madrid su tercera Europa League tras las logradas en 2010 y 2012 y su séptimo título internacional tras la Copa Intercontinental de 1974, las Supercopas de Europa de 2010 y 2012 y la Recopa de 1966.

Tags:

Lee también

Comentarios