Ademir Barbosa: "La afición de Águila me dijo que era un paquete"

El ex portero brasileño de Águila retornó a su natal Río de Janeiro hace ya una década y charló con Deportes LPG de cómo evalúa actualmente el fútbol nacional y de algunas anécdotas que lo marcaron por su paso en Centroamérica.

Enlace copiado
Ademir Barbosa:

Ademir Barbosa: "La afición de Águila me dijo que era un paquete"

Enlace copiado

El nombre del brasileño Ademir Barbosa Das Neves está ligado sin duda a los mejores momentos que ha pasado Águila en su historia en el fútbol nacional; y es que el portero bicampeón con los emplumados (19975-1976 y 1976-1977) y campeón de la Liga de Campeones de la CONCACAF (1977).

Actualmente tiene 71 años reside desde el 2010 en su natal Río de Janeiro junto a su actual esposa, Rosángela, con tiempo suficiente para resguardarse en casa por la cuarentena que soporta por culpa de la pandemia del COVID-19 y de charlar un poco de lo que más le apasiona, de fútbol, especialmente del balompié salvadoreño al cual el ex portero aguilucho tiene una referencia propia.  

"He platicado con muchos amigos que tengo en El Salvador, me entristece saber que ha decaído el fútbol allá, creo más que antes habían y llegaban mejores jugadores, habían mejores directivos, había más consciencia en tener un fútbol competitivo, cada directivo se preocupaba en traer jugadores de calidad, que aportaban su fútbol y eso ha afectado mucho en la calidad del fútbol salvadoreño", destacó el jugador nacido en el barrio de Bangú, en la zona oeste de Río de Janeiro.

Reconoce que en el fútbol salvadoreño "no existe una inversión real y para ello hay que conocer tu región; acá conozco mi región en Río de Janeiro y sé que hay muchos futbolistas con mucha calidad, pero si los equipos de acá no se preocupan en buscarlos nadie los descubrirá; creo que eso ha sucedido en el fútbol de El Salvador, no podemos hablar solo de la falta de calidad de los jugadores extranjeros que han llegado en los últimos 10 años, en mi época tenían su calidad y los jugadores nacionales eran mejores en cualquier puesto", recordó el ex futbolista quien sumó cuatro títulos de liga en El Salvador y en Honduras.

Barbosa reconoció que no solo se necesita buenos futbolistas o buenos dirigentes visionarios para tener un buen fútbol, también se requiere de buenos técnicos.

"Se debe tener entrenadores comprometidos con la juventud para desarrollarlos, que les enseñen a los jugadores a respetar y querer los colores de su equipo, eso de andar saltando de un equipo a otro la verdad solo refleja la poca identidad que se le inculca a los jugadores jóvenes", recriminó el ex portero carioca quien luego de casi un lustro se desligó de Águila para sumar más triunfos personales.

"Después de Águila me fuí en 1978 al Santiagueño donde quedamos campeones y luego dos años en el fútbol de Honduras, primero con el Motagua (1979 a 1980) y luego en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (1980 a 1981) donde también me coroné campeón de liga con los Pumas", recordó el ex futbolista.

SU PASO AGUILUCHO

Nacido en el barrio de Bangú de Río de Janeiro un 10 de enero de 1949, Ademir Barbosa deja libre sus pensamientos para recordar que inició en las escuelas del Flamengo y del Bangú (1969-1971), tuvo pasos por Bambú Olimpus (1973-1974) y Maguarí (1975) equipo que militaba antes de recalar en ese mismo año al Águila, llegando a El Salvador el 7 de abril de 1975 con 25 años de edad, pero su arribo al país lo hizo en medio de algunos problemas internos en el equipo naranja y negro.

"Cuando llegué al Águila el equipo tenía muchos problemas, había un desorden enorme tanto en lo deportivo porque hacía falta un acoplamiento y también en lo administrativo", explicó Ademir quien debutó con los aguiluchos el domingo 27 de abril de 1975 en el estadio nacional Flor Blanca jugando Águila como local ante el benjamín Tapachulteca en el marco de la jornada tres de la temporada 1975-1976, partido para el olvido para Barbosa Das Neves quien debutó con derrota (2-4), incluyendo un espectacular gol de "chilena" del atacante Rodil Anzora quien anotó doblete.  

"Debuté ante el Tapachulteca y perdimos ese partido y los reclamos no se hicieron esperar de parte de los aficionados, perdimos 3-1 y nos tacharon de paquete, le pregunté a Pinho qué era un paquete y me explicó, la verdad me sentí mal y hasta quise regresarme, le dije al profesor Conrado Miranda que no quería más que me dijeran un paquete y en la siguiente fecha ante Alianza siempre en el Flor Blanca hicimos el mejor partido que recuerdo que hice en El Salvador, ganamos 2-1, superé mi complejo que tenía y realmente luchamos todos para llegar a la final y quedamos campeones de liga", aseguró.

Barbosa apela a su memoria para "pensar en citar al mejor portero que miré o que ha salido en la última década puedo decir a Benji (Villalobos) en el Águila, estaba Raúl García que en Paz descanse, en mi época estaban (Albert) Fay, (Mauricio) Alvarenga, (Luis) Guevara Mora, Eduardo Hernández, Jorge Suárez, todos los porteros en mi época tenían calidad, pero en los últimos 10 años no podría decir quién ha sido el mejor porque el mejor portero es aquel que tiene la mejor defensa", reflexionó. "En Águila puedo decir que los mejores alumnos de portero que tuve fueron Alex Meza, el chino Atilio Pineda, tenían hambre de aprender", recordó.

Luego de dejar el fútbol activo tras jugar con la UES por dos años (1982-1984) y jugar con el Sagitun de Belice con 46 años de edad (1994-1995), Barbosa buscó espacio como preparador de porteros en selecciones nacionales, cuando el entrenador era Armando Contreras Palma en el 2003, pero esa oportunidad nunca llego porque consideró que “se necesitaba padrino para llegar”.

Pese a ello, Ademir se desempeñó en el oficio de la mecánica eléctrica automotriz, en el Taller La Unión, ubicada sobre la 5 de Noviembre de San Salvador, también trabajó en una reconocida farmacia de San Miguel alusiva a su país natal.

Ademir sacó el título de entrenador Clase C y fue entrenador del Destroyer, de La Libertad , del Fuerte San Francisco de Gotera, del Juventud Astoria de una hacienda del mismo nombre por San Luis Talpa y otros equipos de la segunda y tercera división. Además creó una escuela para formar jóvenes, y fue también auxiliar técnico de Mario Martínez cuando el técnico nacional dirigió a Dragón en 1989 donde estaban jugadores como Manfredi Chicas, Moisés González hijo, Raúl Díaz Arce entre otros.

"Tuve siempre la voluntad de crear una escuela de porteros pero nunca se concretó, no tuve esa oportunidad de hacerlo, tampoco tuve la oportunidad de ser el preparador de portero en Águila, entiendo eso porque los dirigentes que llegaron tenían otras ideas, es difícil encontrar una explicación del porqué no logré estar como preparador de porteros en Águila, era otro pensamiento al Águila a que llegué", lamentó.

Barbosa confesó que hubo muchos factores que lo llevaron abandonar El Salvador luego de 35 años.

"Me vine de El Salvador porque ya no había alternativa porque nunca tuve la oportunidad de entrenar en liga mayor, el dinero comenzó a escasear, tengo tres hijos en El Salvador, Ademir Barbosa hijo (26), fue campeón sub 20 con el colegio San Francisco a nivel estudiantil, lo quise llevar a la selección pero no hubo oportunidad, es un cantante ya que su madre es Maribel Rodríguez Flores, hermana de Nory Flores de la orquesta de los hermanos Flores", explicó. "También están Fidelina Barbosa (23) que es la menor y trabaja para la compañía aérea AVIANCA y Gloria Barbosa Rodríguez (25) quien tiene un negocio, un pequeño restaurante de comida en San Salvador, ellos me han llegado a visitar acá en Brasil.

"Por ahora estoy jubilado, no trabajo pero tengo siempre el deseo de trabajar, de enseñar lo que sé. Desde el 2010 ya no he logrado retornar a El Salvador, tengo muchos deseos de ir, saludar de nuevo a Macora, a Zapata y muchos amigos que tengo por allá."

Tags:

Lee también

Comentarios

X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines