null
Fútbol

Suecia

Al igual que ocurrió con otros deportes, el fútbol llegó a Suecia por influencia de los ingleses y escoceses. Muy rápido cobró popularidad y allá por 1885 se fundaron los primeros clubes. Una década después, el fútbol sueco ya tenía montada una organización bastante completa.
Enlace copiado
Enlace copiado

Al igual que ocurrió con otros deportes, el fútbol llegó a Suecia por influencia de los ingleses y escoceses. Muy rápido cobró popularidad y allá por 1885 se fundaron los primeros clubes en Gotenburgo, Estocolmo y Visby. Una década después, el fútbol sueco ya tenía montada una organización bastante completa, encabezada por la Svenska Idrottsförbundet, la asociación que desde 1895 rigió el fútbol local. Los pasos siguientes fueron afiliarse a la FIFA en 1904, junto con la mayoría de los países importantes de Europa, y el lanzamiento en 1925 de la lsvenskan, la liga nacional.
Suecia, como selección nacional, jugó su primer partido internacional en 1908. Fue contra sus vecinos de Noruega, a los que venció 11-3 en Gotenburgo. Ese mismo año disputó otros cinco partidos y todos fueron derrotas: Inglaterra (1-6 y 1-12), Holanda (0-2, 3-5) y Bélgica (1-2). De esos cinco, dos fueron oficiales, el 1-12 ante Inglaterra y el 0-2 contra Holanda, ambos en el marco de los Juegos Olímpicos de Londres 1908. De hecho, aún 110 años después, aquel abultado resultado contra los ingleses sigue siendo la mayor goleada que recibió Suecia en toda su historia.

Cuatro años más tarde, en 1912, Estocolmo fue sede de los Juegos Olímpicos y se esperaba más de la selección sueca en su rol de equipo anfitrión, sobre todo porque en 1911 había logrado un importante triunfo: venció 3-1 a Alemania en Hamburgo. Sin embargo, se despidió rápido de la contienda al caer 3-4 (en tiempo extra) contra Holanda, en primera ronda.

En los Olímpicos de Amberes 1920, una vez más Holanda fue el verdugo y lo eliminó 4-5, y otra vez fue en el tiempo extra. Así cerró su paso en los cuartos de final, donde había llegado tras derrotar 9-0 a Grecia en la fase inicial. Herbert Karlsson, que anotó cinco goles ese día, acabó siendo el máximo artillero del torneo con 7.

 

  • EL DATO: En Mundiales, así les va a los suecos contra rivales de la UEFA y otras confederaciones:

 

CONFEDERACIÓN

RESULTADOS Y BALANCE

UEFA

1-2 Alemania, 1-5 Hungría, 3-2 Italia, 3-1 España, 2-1 Hungría, 0-0 Gales, 2-0 Unión Soviética, 3-1 Alemania, 0-1 Italia, 1-1 Israel, 0-0 Bulgaria, 0-0 Holanda, 0-1 Polonia, 2-4 Alemania, 2-1 Yugoslavia, 0-1 Austria, 0-1 España, 1-2 Escocia, 3-1 Rusia, 2-2 Rumania (5-4 p), 4-0 Bulgaria, 1-1 Inglaterra, 2-2 Inglaterra, 0-2 Alemania

 

(24 juegos, 8-7-9, 33-32)

CONMEBOL

3-2 Argentina, 2-4 Brasil, 2-2 Paraguay, 1-7 Brasil, 2-3 Uruguay, 2-5 Brasil, 1-0 Uruguay, 3-0 Uruguay, 1-1 Brasil, 1-2 Brasil, 1-1 Brasil, 0-1 Brasil, 1-1 Argentina, 1-0 Paraguay

 

(14 juegos, 4-4-6, 21-29)

 

CONCACAF

8-0 Cuba, 3-0 México, 1-2 Costa Rica, 0-0 Trinidad y Tobago

 

(4 juegos, 2-1-1, 12-2)

AFC

3-1 Arabia Saudita

 

(1-0-0, 3-1)

CAF

2-2 Camerún, 2-1 Nigeria, 1-2 Senegal

 

(3 juegos, 1-1-1, 5-5)

OFC

Sin antecedentes

 

BRONCE OLÍMPICO

La revancha contra los holandeses llegaría en los Juegos Olímpicos de París 1924, cuando Suecia consiguió su primer logro importante en el fútbol: la medalla de bronce olímpica. Precisamente la obtuvo al vencer en el juego por el tercer puesto frente a Holanda, a la que derrotó 3-1, con goles de Sven Rydell (2) y Evert Lundquist. Para llegar allí, goleó 8-1 a Bélgica y 5-0 a Egipto. Luego cayó en semifinales 1-2 contra Suiza. Así, el equipo capitaneado por Sven Friberg hizo feliz a toda una nación. Para los Juegos de Amsterdam 1928 no logró clasificar.

Suecia no estuvo entre los equipos europeos que se “animaron” a cruzar el Océano Atlántico y participar del primer Mundial en Uruguay en 1930. Sí, en cambio, lo hizo en Italia 1934, al que llegó luego de eliminar a Estonia y Lituania. En su debut venció 3-2 a una Argentina que no tenía nada de la subcampeona del mundo de 1930: llevó a Italia un equipo de jugadores amateurs. En cuartos de final perdió contra Alemania por 2-1 y se despidió del torneo. El entrenador fue el húngaro Joszef Nagy, que venía de dirigir a clubes italianos como el Pro Vercelli y el Genoa, pero que además tenía gran experiencia en el fútbol sueco.

Su actuación mejoró considerablemente en Francia 1938, Mundial al que clasificó a expensas de Finlandia y Estonia. Siempre al mando de Nagy, los escandinavos se vieron favorecidos en la primera ronda por la ausencia de Austria, su primer rival. En realidad, tras la anexión de Austria a Alemania en ese mismo año, algunos jugadores austriacos se vieron obligados a jugar por Alemania, por lo que Austria no se presentó al torneo.

En cuartos de final, apabullaron a Cuba con un letal 8-0 en donde Harry Andersson y Gustav Wetterström anotaron tripletes. Ese solitario juego ante los cubanos le valió el cuarto puesto, ya que luego fueron derrotados por Hungría (1-5) y Brasil (2-4). En este último juego, donde se dirimía el tercer puesto, los suecos fueron ganando 2-0 hasta el 44’, cuando los brasileños remontaron y se quedaron con el bronce.

 

La escuadra sueca en 1938. Finalizó en el cuarto puesto.

 

ORO EN LONDRES

La Segunda Guerra Mundial no detuvo la actividad de la selección, pero sí la limitó a juegos amistosos con equipos vecinos o al margen de la contienda bélica. Entre ellos, el preferido fue Dinamarca (unas 10 veces), seguido de Finlandia, Noruega y Suiza.

En los Olímpicos de Londres 1948, Suecia tocó las manos con el cielo: ganó por primera -y única vez- un torneo internacional importante. Obtuvo la medalla de oro en fútbol y lo hizo con mostrando un juego excelente. Superó 3-0 a Austria, luego 12-0 a Corea del Sur (cuatro goles de Gunnar Nordahl), 4-2 a Dinamarca y en la final, con un Wembley repleto, 3-1 a Yugoslavia. El equipo era dirigido por el inglés George Raynor y su auxiliar fue Putte Kock, uno de los futbolistas que ganó el bronce olímpico en 1924 en París.

Tal fue el suceso del delantero Gunnar Nordahl, autor de 7 goles, que tras esa actuación se convirtió en el primer jugador profesional de su país y en enero de 1949 firmó su primer contrato con el AC Milan. Al año siguiente se sumaron al club italiano Gunnar Gren y Nils Liedholm, otros dos de los héroes de Londres, para conformar el famoso trío Gre-No-Li, que tantos títulos le dio al equipo italiano.

 

El delantero Gunnar nordahl fue el primer futbolista profesional sueco. El diario Clarín de Argentina comparó su estilo con el de Lionel Messi.

 

NO A LOS PROFESIONALES

El éxito de los suecos en Italia tuvo su parte negativa: la federación sueca no permitió que los jugadores profesionales integren su selección en el Mundial de Brasil 1950, al que clasificaron eliminando a Irlanda. Sin Nordahl, Gren y Liedholm, el inglés Raynor se las ingenió para rearmar el equipo con jugadores amateurs y regresó de Brasil con un tercer puesto nada despreciable. Superó a Italia por 3-0, empató 2-2 con Paraguay y no jugó contra India, que no se presentó al Mundial. En la segunda fase, cayó goleado 1-7 con Brasil, 2-3 con Uruguay y cerró su participación con una victoria 3-1 sobre la España de Telmo Zarra. Tras esa actuación, otros jugadores emigrarían a Italia, como el caso de Karl Erik Palmer (Legnano, Juventus), Lennart Skoglund (Inter, Sampdoria), Stig Sundqvist y Sune Andersson (Roma) y Bror Mellberg (Genoa).

Las bajas de los profesionales que se iban a jugar al exterior obligaban a la renovación permanente del plantel. Eso no hizo mella en la selección que fue a los Olímpicos de Helsinski, donde Suecia regresó con un bronce tras ser eliminado por Alemania en la semifinal. Sin embargo, las ausencias de sus grandes estrellas se notó en las Eliminatorias para Suiza 1954, donde no logró clasificación después de disputar tres Mundiales seguidos al ser eliminados por Bélgica.

 

  • EL DATO: Estos son los entrenadores responsables de dirigir a Suecia en Mundiales:

ENTRENADOR

MUNDIALES Y BALANCE

Joszef Nagy

(1934, 1938) 5: 2-0-3

George Raynor

(1950, 1958) 11: 6-2-3

Orvar Bergmark

(1970) 3: 1-1-1

Georg Ericson

(1974, 1978) 9: 2-3-4

Olle Nordin

(1990) 3: 0-0-3

Tommy Svensson

(1994) 7: 3-3-1

Tommy Soderberg

(2002) 4: 1-2-1

Lars Lagerback

(2006) 4: 1-2-1

 

EL REGRESO DE LIEDHOLM

Esa eliminación, sumado al fracaso de no clasificar a los Juegos de Melbourne 1956, obligaron a la federación a tomar una decisión: permitir que jueguen los profesionales. La determinación no era caprichosa, ya que Suecia iba a ser el país anfitrión de la siguiente Copa del Mundo y necesitaban un equipo competitivo. Nordahl, con 36 años, ya no fue convocado por su inactividad, pero sí los otros veteranos Gren y Liedholm (fue el capitán), lo mismo que Mellberg y Skoglund. También llamaron a Kurt Hamrin, gran goleador de la Fiorentina. Además, volvieron a contratar al técnico Raynor, que tras una experiencia como director deportivo de Juventus, técnico de Lazio y del Coventry inglés decidió aceptar la oferta para retornar a Suecia en 1956.

 

LA FIESTA EN CASA

Suecia consiguió su mejor actuación histórica en un Mundial en 1958, ya que acabó segunda. Avanzó a la segunda fase tras vencer a México (3-0), Hungría (2-1) y empatar con Gales (0-0). Luego eliminó a la Unión Soviética (2-0) en cuartos y dio la sorpresa al vencer en semis a la campeona Alemania, aún con jugadores como Uwe Seeler y Fritz Walter. En la final cayó sin atenuantes 5-2 contra un Brasil donde jugaba un muchacho endiablado de 17 años… Pelé. No obstante, uno de 37 años, Nils Liedholm, puso a ganar a los locales al 4’ e hizo ilusionar a todo el estadio. Pero luego llegaron los goles de Vavá (2), Pelé (2) y Zagallo para conseguir que por primera vez un equipo sudamericano levante la Copa del Mundo en tierras europeas.

 

Pelé y Vavá celebran durante el triunfo 5-2 en la final ante los suecos, en 1958.

 

Tendrían que pasar 12 años para que Suecia regrese a los Mundiales, ya que no pudo obtener el boleto ni para Chile 1962 ni para Inglaterra 1966. En el primero fue eliminado por Suiza tras un juego de desempate en Berlín; en el segundo, por Alemania Federal. En ese período tampoco logró boleto para Juegos Olímpicos ni para la incipiente Eurocopa.

Tras el trago amargo que significó no asistir al Mundial de Inglaterra, la Federación decidió nombrar entrenador a Orvar Bergmark, uno de los subcampeones del mundo de 1958 y con 84 juegos internacionales. Bergmark, que venía de dirigir al Orebro SK, se hizo cargo del equipo y logró clasificarlo a México 1970 dejando en el camino a Francia.

Su regreso a los Mundiales no fue precisamente pletórico: quedó eliminado en la primera fase después de perder con Italia (0-1), empatar con Israel (1-1) y vencer a Uruguay (1-0). Del equipo vale destacar la presencia de Thomas Nordahl, hijo del gran Gunnar, que nunca pudo jugar una Copa del Mundo. Ove Kindvall, estrella del Feyenoord holandés, no pudo anotar goles y el paso del equipo por México fue sin pena ni gloria. Bergmark dejó el cargo tras regresar de México y su lugar fue ocupado por Georg Ericson, un entrenador cuya única experiencia era la de trabajar en el IFK Norrköping, el club de su ciudad natal.

 

OTROS DOS MUNDIALES

Su participación en Alemania 1974 fue mucho mejor. Pasó a la segunda fase tras un empate con Bulgaria (0-0) y vencer a Uruguay (3-0), aunque el resultado más valioso en esa instancia fue el 0-0 logrado ante la Holanda de Johan Cruyff, la sensación del torneo. Ya en la segunda fase, poco pude hacer ante Polonia (0-1), la revelación del Mundial, y ante Alemania (2-4), el campeón. Cerró su digna participación con una victoria sobre Yugoslavia (2-1), lo que le permitió acabar en el quinto puesto. Ralf Edstrom, que por aquel entonces jugaba en el PSV Eindhoven, fue la estrella del equipo con cuatro goles.

 

En este Mundial de Alemania 1974, Ralf Edstrom marcó un memorable tanto a Uruguay: 

 

 

 

Las buenas sensaciones que dejó el equipo permitieron que a Georg Ericson le extendieran el contrato por cuatro años más. Y si bien no logró clasificar a la Euro 1976, sí lo hizo al Mundial de Argentina 1978 al dejar en el camino a Noruega y Suiza. Eso sí, su aventura por Sudamérica no fue lo mejor. No pasaron de la primera fase, en la que empataron con Brasil (1-1) y cayeron con Austria y España (ambos 0-1). Su falta de gol, apenas uno, lo condenó. Para rescatar, sólo la solidez del portero Ronnie Hellström, al que sus buenas actuaciones en Alemania 1974 le valieron un contrato por diez años con el Kaiserslautern.

Ericson siguió un año más a cargo de la selección hasta que le dio paso a Lars Arnesson, el entrenador de las selecciones juveniles pero con experiencia en equipos de la Allsvenskan como el Östers y Djurgårdens. Con él empezaría una de las debacles del fútbol sueco, ya que Suecia no logró la clasificación para los Mundiales de España 1982 y México 1986. En el primero, quedó tercero en el Grupo 6, donde clasificaron Escocia e Irlanda del Norte. Para el siguiente, sus verdugos fueron Alemania y Portugal.

 

EL GRAN MOMENTO DE LOS CLUBES

Paradójicamente, en ese período se dieron dos de los mejores resultados a nivel de clubes. Por un lado, el Malmö FF alcanzó la final de la Copa Europea de Clubes Campeones en 1979 (perdió la final con el Nottingham Forest) y en 1982, el IFK Göteborg ganó la Copa de UEFA al superar al Hamburgo. Futbolistas del Malmö como Magnus Andersson, Robert Prytz y Anders Ljungberg no tuvieron mayor incidencia en la selección, lo mismo ocurrió con los campeones de Göteborg como Torbjörn Nilsson, Dan Corneliusson y Glenn Strömberg.

La dinámica negativa comenzó a cambiar con la llegada al banquillo de Olle Nordin, quien participó como jugador del Mundial Argentina 1978. Nordin, que venía de dirigir al Valerenga noruego, asumió en 1986 y después de 12 años de ausencia logró clasificarlos a Italia 1990. Lo hizo como líder del Grupo 2, por encima de Inglaterra -que también obtuvo su boleto-, Polonia y Albania. Sin embargo, su regreso a los Mundiales fue catastrófico, ya que perdió los tres partidos de la primera fase, todos por el mismo marcador: 1-2. Fue ante Brasil, Escocia y al sorprendente debutante Costa Rica. Nordin dejó su cargo al regresar a su país.

 

  • EL DATO: El siguiente Mundial sería un “boom” para Kennet Andersson, anotador de 5 goles y máximo romperredes en una sola Copa del Mundo para Suecia.

 

En aquel entonces eran pocos los optimistas. Pocos imaginaban que en el horizonte habría muy buenas noticias para el fútbol sueco. Para empezar, Lennart Johansson, presidente Federación Sueca de Fútbol, fue elegido presidente de la UEFA. A eso le siguió la primera participación en la Eurocopa, ya que había designado país anfitrión.

En “su” Euro 1992, Suecia llegó a las semifinales como ganador del Grupo 1 (estaban Dinamarca, Francia e Inglaterra) y perdió ante Alemania en una apretada semi por 3-2. Como consuelo le quedó ser la única selección en vencer -2-1 en fase de grupos- al campeón Dinamarca. Para ese entonces, el entrenador era Tommy Svensson, que como jugador estuvo en México 1970.

 

EL MUNDIAL DE BROLIN Y DAHLIN

Suecia, contra todo pronóstico, fue la revelación de Estados Unidos 1994, al que llegó al superar un grupo compartido con Bulgaria, Francia (no clasificó), Austria, Finlandia e Israel. Svensson llevó al Mundial a la base del equipo de la Euro 1992, entre ellos había ya varios con experiencia en la anterior Copa del Mundo: el portero Thomas Ravelli, Tomas Brolin, Stefan Schwarz, Jonas Thern, Roland Nilsson y Klas Ingesson. A ellos se sumaron otros que también ya tenían rodaje en el exterior: Martin Dahlin (Borussia Mönchengladbach), Henrik Larsson (Feyenoord) y Kennet Andersson (Lille).

La primera fase del Mundial no fue para ilusionarse, pero consiguió avanzar tras empatar con Camerún (2-2), superar a Rusia (3-1) e igualar con Brasil (1-1). En octavos de final derrotó a Arabia Saudita (3-1) y en cuartos a Rumania (5-4 en penales tras un 2-2 en 120’). En semis volvió a enfrentarse a Brasil, que le venció 1-0 con gol de Romario al 80’. Pero logró el tercer lugar al ganarle 4-0 a Bulgaria -verdugo del campeón Alemania- en un juego disputado en el Rose Bowl, Pasadena. El gigante Kennet Andersson, con 5 goles, fue el máximo artillero sueco en el Mundial. Sin embargo, la gente hablaba más de Brolin y Dahlin.

 

Los suecos en la Copa del Mundo de 1994. Finalizaron terceros.

 

Poco duró la euforia por ese tercer lugar, ya que luego vendrían malas noticias, porque no todos los terceros lugares son para aplaudir. Primero, la eliminación para la Euro de Inglaterra 1996, donde quedó tercero detrás de Suiza y Turquía. Después, para Francia 1998 le pasó algo similar: un tercer lugar por debajo de Austria y Escocia lo dejó con las manos vacías y a Tommy Svensson sin trabajo.

 

LA ERA SÖDERBERG-LAGERBÄCK

Esta vez, la federación se decantó para reemplazar a Svensson no con un ex mundialista sino con alguien que ya conocía a gran parte de los futbolistas, especialmente los más jóvenes. Por eso llegó Tommy Söderberg, el técnico de la selección Sub21 y tuvo resultados inmediatos: por primera vez, Suecia logró el boleto para una Euro, la de Holanda-Bélgica 2000. La única vez que había participado en la máxima competición europea fue en 1992, en condición de anfitrión. Su actuación no fue para enorgullecerse, pues que fue último en su grupo, con dos derrotas ante Bélgica e Italia y un empate 0-0 con Turquía.

Aún con crédito a pesar de la debacle, Söderberg logró enderezar el rumbo, sobre todo cuando su asistente, Lars Lagerbäck, pasó a formar dupla técnica con él. Suecia se clasificó a Corea-Japón 2002 tras ganar con comodidad un grupo en el que era claro favorito. Detrás quedaron Turquía, Eslovaquia, Macedonia, Moldavia y Azerbaiján. En dicha eliminatoria debutó un joven Zlatan Ibrahimovic, que optó por representar Suecia por sobre Bosnia o Croacia.

En el Mundial 2002 las sensaciones fueron agridulces. Por un lado, dieron la gran sorpresa al empatar 1-1 con la Argentina de Bielsa, una de las favoritas al título, resultado que los clasificó a la segunda fase y mandó de regreso a los sudamericanos. Antes habían empatado 1-1 con Inglaterra y vencido 2-1 a Nigeria.

 

Este gol de Anders Svensson mandó a casa a la Argentina de Bielsa:

 

 

 

 

Pero en octavos fueron eliminados por el debutante Senegal, que les venció 2-1 con un gol de oro de Henri Camara. Ibrahimovic, que tenía 21 años, no fue titular en ninguno de los cuatro juegos, y solo en dos de ellos entró como reemplazo. Por aquel entonces, los jugadores con más renombre eran Henrik Larsson, Fredrik Ljungberg y Marcus Allback.

Para el siguiente ciclo mundialista se disolvió la dupla Söderberg-Lagerbäck y la selección quedó en manos solo de éste último, que logró llevar a Suecia a Alemania 2006 tras igualar en puntos con Croacia (ambos consiguieron el boleto). En el Mundial, su actuación fue similar a la de 2002. Es decir, una primera fase donde avanzó invicto (0-0 con Trinidad y Tobago, 1-0 contra Paraguay y 2-2 con Inglaterra) y una eliminación en octavos de final. Esta vez, poco pudo hacer ante el local Alemania, que lo venció 2-0 con goles de Lukas Podolski. A los 12’, ya perdía por ese marcador y nunca se pudo recuperar. Ese juego en Múnich fue el último de Suecia en un Mundial, ya que posteriormente le siguieron dos eliminaciones consecutivas.

 

UN BACHE PRONUNCIADO

Lars Lagerbäck siguió al frente del equipo, pero nunca se pudo recuperar de su mal arranque y acabó siendo tercera en un grupo donde solo los primeros dos se clasificaban para Sudáfrica 2010. Ellos fueron Dinamarca y Portugal, a los que no pudo vencer en ninguno de los cuatro juegos.

Para Brasil 2014 la apuesta tenía nombre y apellido: Erik Hamrén. Un entrenador sueco que dirigía al Rosenborg noruego y que durante los primeros meses convivió con los dos cargos. Si bien logró llevar a Suecia a la Euro 2012, no pudo hacer lo mismo para el Mundial 2014. En su grupo quedó segundo detrás de Alemania, lo cual le obligó a jugarse el boleto en una repesca contra Portugal. El duelo, que tenía el morbo del choque entre Ibrahimovic y Cristiano Ronaldo, se saldó en favor de los portugueses, que ganaron 1-0 y 2-3. Los cuatro goles lusos fueron de CR7 y los dos de Suecia de Zlatan.

 

Zlatan Ibrahimovic y Cristiano Ronaldo tuvieron un duelo intenso en el repechaje mundialista rumbo a Brasil 2014.

 

La pobre campaña de Suecia en la Euro 2016 (quedó en la posición 20) precipitó la salida de Erik Hamrén del banquillo. Y la oportunidad llegó para Janne Andersson, el técnico que venía de hacer campeón al modesto Norrköping. Con una selección joven -algunos de ellos fueron campeones Sub 21 en 2015 como Lindelöf, Augustinsson y Guidetti- logró meterse en un Mundial luego de 12 años de ausencia. Tiene valor porque lo logró sin Zlatan, su máxima referencia, que decidió renunciar a la selección. Y porque además dejó en el camino a un histórico como Italia en la repesca, no permitiendo goles en 180 minutos.

Sin Ibrahimovic, su referencia de ataque es Marcus Berg, un jugador de 31 años que anotó 8 goles en la ruta de clasificación a Rusia. Nadie espera demasiado de Suecia… como ocurre cada vez que participa en un Mundial. A veces suele dar la sorpresa.

 

Ficha

Confederación: UEFA
Último mundial: Alemania 2006
Mundiales disputados: 11 (Italia 1934, Francia 1938, Brasil 1950, Suecia 1958, México 1970, Alemania 1974, Argentina 1978, Italia 1990, Estados Unidos 1994, Corea/Japón 2002, Alemania 2006)
Balance en mundiales disputados: 46:16-13-17/ 74 GF, 69 GC
Mejor puesto: segundo lugar en 1958
Entrenador: Janne Andersson. Lleva desde 2016 en el cargo y se caracteriza por su perfil bajo. Nunca dirigió afuera de su país. Es más, nunca tuvo a cargo en equipo grande de la liga sueca. Sin embargo, su título con el modesto IFK Norrköping lo puso en el mapa.
Jugadores estelares: ante la ausencia de Zlatan Ibrahimovic no hay jugador de renombre internacional que se le acerque. Victor Lindelöf, defensa central adquirido por el Manchester United al Benfica en 35 millones de euros, es el más conocido de la plantilla actual. Otro es John Guidetti, actualmente en el Alavés español, con pasado en Celta, Stoke City y Celtic.


 

Acerca del autor

Tags:

Comentarios

Te puede interesar