null
Fútbol

Islandia

La Federación Islandesa de Fútbol fue fundada en 1947 pero la práctica del deporte en la isla data del siglo XIX, merced a la continua inmigración desde la Península Escandinava.
Enlace copiado
Enlace copiado

Si bien la Federación Islandesa de Fútbol fue fundada en 1947, el club más antiguo de la isla, el KR Reykiavik, fue fundado en 1899, y fue el primer campeón de la liga amateur establecida en 1912.

La actividad doméstica comenzó a ser organizada a fines de la I Guerra Mundial, y el primer partido internacional no sancionado de una selección islandesa fue merced a la conformación de un combinado de jugadores de este torneo no profesional, un 1-0 sobre las vecinas Islas Faroe, en julio de 1930.

 

Pablo Punyed, seleccionado salvadoreño, juega en el club más antiguo de Islandia.


Tras la admisión de Islandia en FIFA y en la UEFA, registró una raquítica actividad internacional que no superó el promedio de un partido por año hasta 1951 si bien algunos de sus atletas incursionaron en el profesionalismo en Europa continental. Limitada por motivos geográficos y económicos, es lógico que 11 de sus primeros 12 partidos, entre 1946 y 1955, fueran contra países nórdicos.

Islandia no participó en eliminatorias hacia ningún evento internacional sino hasta el clasificatorio hacia Suecia 1958. Su rol fue anecdótico, último de un grupo que completaron Francia y Bélgica, comiéndose 26 goles en cuatro encuentros. El equipo fue entrenador por el escocés Alex Weir.
Después de aquel varapalo, advino un paréntesis de 15 años durante el cual apenas disputó la eliminatoria hacia la Eurocopa 1964 -apeada en dos partidos por Irlanda-, y se resignó a la experiencia que sus campeones recibieran a dosis regulares de palizas en las competencias interclubes. Su primer campeón debutante en Copa de Europa, el KR Reykiavik, se comió 11 goles del Liverpool en su serie de primera ronda 1964-65.

Los 70 establecieron el regreso de Islandia a la esfera internacional, y aunque fue sistemáticamente castigada por las potencias de la época, dio intermitentes muestras de superación. Tras irse con seis derrotas en seis salidas en ruta hacia Alemania 1974, dio su primera gran noticia con un 2-1 sobre Alemania Oriental en el clasficatorio hacia la Eurocopa de 1976. Esa formación era entrenada por el inglés Tony Knapp, el primer seleccionador en la historia islandesa que superó los 15 partidos al frente del equipo.

 

  • EL DATO: Pese a su historia añeja en el balompié, el primer entrenador islandés es Heimir Hallgrímsson, quien dirige a los islandeses en Rusia 2018.

 

Tras nuevas derrotas hacia la Copa del Mundo de Argentina 1978, Knapp fue sustituido por el doctor en educación física soviético Yuri Illichev, que mejoró los métodos de entrenamiento en todo el país. Los resultados fueron una selección más competitiva en el apartado atlético, que perdió apenas la mitad de sus encuentros en la ruta a España 1982, incluyendo victorias sobre Turquía en Reykiavik e Izmir, y empates contra Gales y Checoeslovaquia.

 

AÑOS DE CRECIMIENTO

Aunque las derrotas continuarían como la tónica, en las dos últimas décadas del siglo XX Islandia comenzó a ganarse una fama de equipo pequeño pero rudo. Una generación de entrenadores nativos enriqueció sus conocimientos con el aporte de profesionales de otros países como el alemán Sigfried Held, subcampeón mundial en 1966, o el sueco Bo Johansson, quien ganaría la Eurocopa a los mandos de Dinamarca en 1992.

 

EL DATO: Albert Guðmundsson fue el primer futbolista profesional de Islandia. Como delantero, jugó sucesivamente para el Rangers escocés, el Arsenal de Inglaterra, los franceses Nancy, RC París y Niza, y el Milán de Italia, entre 1944 y 1952.

 

Entre 1983 y 1991, Islandia disputó 76 partidos, ganando 21; cinco de esas victorias fueron sobre Islas Faroe, pero el corto listado de países a los que la isla le sacó puntos en partidos oficiales incluye dos legendarios resultados, ambos en ruta hacia la Eurocopa de Naciones.

Aunque apeado en el camino hacia las cinco competiciones continentales disputadas entre 1984 y 2000 y ni se diga de las cuatro Copas del Mundo disputadas en ese mismo periodo, Islandia tuvo mucho que ver con la sonada eliminación de Holanda de la Eurocopa de Naciones 1984. Un empate firmado en casa contra los neerlandeses terminaría siendo catastrófico para "la Naranja".

El partido, disputado en el Laugardalsvöllur de Reykiavik, el 1 de septiembre de 1982, incluso comenzó con ventaja para Islandia, dirigida aquella noche por Johannes Atlason. El 9 de los locales era Arnor Gudjohnsen, que pronto descollaría como uno de los más cotizados jugadores de la historia islandesa, desempeñándose en el Anderlecht de la liga belga.

El encuentro concluyó 1-1 para estupor de una Holanda que incluía a Johannes van Breukelen, Frank Rijkaard y Ruud Gullit. La otrora potencia mundial concluiría igualada en puntos con España en la cima de su grupo eliminatoria, pero superada por el gol diferencia, aunque la clave del grupo fue que los ibéricos si hicieron pleno de puntos contra Islandia.

 

Arnor Gudjohnsen, figura en su selección y en el Anderlecht de Bélgica, junto a su hijo Eidur, futuro referente de Islandia, Chelsea y exintegrante del Barcelona.

 

Nueve años después, sería España la que sufriría la eliminación hacia la Eurocopa de 1992; la más amarga de sus jornadas de esa clasificatoria fue una derrota en Reykiavik, pese a contar en sus filas con la calidad de Andoni Zubizarreta, Eusebio, Manuel Sanchís, Fernando Hierro y Butragueño. Los goles del local llevaron la firma de Þorvaldur Örlygsson, quien ya entonces había jugado en tres clubes ingleses, y de Eyjólfur Sverrisson, quien jugaba en el Stuttgart de la Bundesliga.

Esa sistemática nutrición de su mejor talento de los valores futbolísticos de ligas como la alemana, la inglesa y la sueca aportaría mucho al necesario "updgrade" del balompié islandés, proceso que se vio acelerado con el montaje de las selecciones juveniles. Su selección sub 17 comenzó a participar en la Eurocopa infantil, eliminando sorpresivamente a Dinamarca en ruta hacia la edición de 1985; la principal joya de exportación de esos esfuerzos fue Eidur Gudjohnsen, hijo de Arnor, un delantero habilidoso que a los 16 años de edad firmaría su primer contrato profesional, con el holandés PSV Eindhoven. Su carrera lo llevaría nada menos que a dos títulos de la Liga Premier inglesa con el Chelsea, y a una liga y una Champions League con el FC Barcelona.
Pero 10 años antes de todos esos logros, Eidur debutó en eliminatorias mundialista, en ruta a Francia 1998, coincidiendo con su padre al menos en los entrenamientos. No pudieron jugar juntos pero al menos vieron acción en el mismo partido, lo cual es un caso único en el fútbol mundial: sucedió en un amistoso contra Estonia, en 1996, con el hijo sustituyéndolo en el segundo tiempo.

 

Eidur Gudjohnsen, ícono del fútbol islandés y seleccionado de su país de segunda generación. Jugó en el Barcelona.

 

Después de ser última de sus grupos en la eliminatoria hacia México 1986 e Italia 1990, la isla había descollado en un pentagonal hacia Estados Unidos 1994, finalizando tercera arriba de Hungría y de Luxemburgo y sólo abajo de las clasificadas Grecia y Rusia.
La continuidad del seleccionador oriundo, Ásgeir Elíasson, que se mantuvo cuatro años al frente, entre 1991 y 1995, fue decisiva para ese período de superación; le sucederían otros seis entrenadores, todos islandeses, manteniendo una línea de trabajo inconmovible hasta 2011. En ese mismo periodo, y gracias al cada vez más generoso dinero fruto de la repartición de derechos de televisión proveniente de la UEFA, la Federación hizo una histórica inversión en la formación de entrenadores, hasta contar con poco más de 600 clase A lo cual, en un país con poco más de 300 mil personas, se traduce en un entrenador por cada 825 personas.

Asimismo, se construyeron campos de entrenamiento techados y climatizados cerca de todos los centros escolares.

Estos son los jugadores que, producto del trabajo de la isla a lo largo de los años, representan a la nación en Rusia:

 

En el transcurso de esos 20 años de mando doméstico, Islandia no se clasificó ni a la Eurocopa de Naciones ni a la Copa del Mundo, pero coleccionó algunos resultados interesantes: empate 0-0 en Dublín hacia Francia 1998, 1-1 en casa ante la campeona del mundo Francia y 1-0 sobre Rusia en ruta hacia la Eurocopa de Naciones 2000, empate 0-0 en casa ante la subcampeona mundial Alemania en ruta hacia la Euro 2004.

REPESCA, EUROCOPA, MUNDIAL

El progreso islandés luego de años de relativo crecimiento se detuvo a finales de 2010. Un último lugar en el pentagonal hacia Sudáfrica 2010 y un penúltimo en ruta hacia el continental 2012 convencieron a la Federación Islandesa de la necesidad de un cambio de rumbo, que llegó en el modo del renombrado preparador sueco Lars Lagerbäck, que llegó con tres clasificaciones mundialistas a sus espaldas. El especialista escandinavo dirigió por un lustro a los insulares, clasificándolos segundos de la eliminatoria hacia Brasil 2014 y llevándolos a su primera Eurocopa de Naciones,

Aunque lejos de Suiza, Islandia sostuvo una competencia aparte por el segundo lugar de su hexagonal eliminatoria hacia Brasil 2014 contra Eslovenia, Noruega, Albania y Chipre. Un empate 1-1 en Oslo la confirmó en esa casilla, y conquistó el derecho a un repechaje contra Croacia, a la que no pudo anotarle en 180 minutos, 0-0 en Reykiavik y 0-2 en Zagreb.

Los croatas dejaron eliminados a Islandia rumbo a Brasil 2014.

Pero ese equipo formidable, liderado por el incombustible Eidur Gudjohnsen y con el defensa central Ragnar Sigurdsson, del ruso Krasnodar; el lateral Johann Berg, formado en las juveniles del Chelsea; el contención del Basilea con experiencia en Serie A Birkir Bjarnason; y el formidable Gylfi Sigurdsson, 10 de la selección y destacado en el Tottenham Hotspur, estaba llamado a cosas aún más relevantes.

A costillas nada menos que de Turquía y Holanda, Islandia se clasificó segunda en su grupo eliminatorio a la Eurocopa de Naciones Francia 2016, apenas dos puntos abajo de la República Checa. La histórica clasificación se consumó el 6 de septiembre de 2015 con un 0-0 en casa ante Kazajastán, después de haberle ganado los dos partidos a "la Naranja Mecánica", 2-0 en Reykiavik y 1-0 en Amsterdam.

Y en esa Eurocopa dejarían este memorable gol a los ingleses, anotado por Kolbeinn Sigþorsson:

Enclavados en el mismo grupo de las aspirantes al título Portugal y Austria además de la ascendente Hungría, Cristiano Ronaldo pronosticó una pronta eliminación para los islandeses luego de empatar ante ellos 1-1 en el primer partido del grupo, criticando su "mentalidad mediocre y juego ultradefensivo". Pero a ese resultado siguieron otro 1-1 ante Hungría y una victoria 2-1 sobre Austria que la mandaron sorpresivamente a octavos de final como segunda de la cuadrangular, arriba de los lusitanos.
Su rival en suerte fue Inglaterra, también clasificada como segunda de su grupo pero favorita absoluta. Por eso y por haberse ido arriba en el marcador a través de un penalti al minuto 4, el estupor británico fue galáctico. Dos goles islandeses entre los minutos 6 y 18, firmados por Ragnar Sigurdsson y Kolbeinn Sigþorsson, le dieron la vuelta al encuentro, y a partir de ahí los pupilos de Roy Hodgson se estrellaron contra la muralla nórdica. La imagen que resumió el milagro que vino del hielo fue la comunión entre los jugadores y su barra esa noche en el Allianz Riviera, en Niza, a través del Hú, mal llamado aplauso vikingo, un festejo que los hinchas del club islandés Stjarnan le copiaron a los del Motherwell de Escocia luego de vencerlo en la segunda ronda eliminatoria de la Europa League 2014-15.

Islandia dejó en octavos de final de la Euro 2016 a Inglaterra. Los isleños fueron la revelación de la competencia.

Ni siquiera la abultada derrota 5-2 ante la local en cuartos de final empañó la hazaña islandesa; se calcula que un 10% de los ciudadanos islandeses radicados en la isla se movilizó a la parisina comuna de Saint Denis para presenciar ese encuentro.
Lars Lagerback renunció luego del torneo para dirigir a la selección de Noruega, dejando en el cargo a su auxiliar, Heimir Hallgrímsson, de 50 años, dentista de profesión, que abrevó durante más de media década en los conocimientos del profesional sueco. Bajo su égida, Islandia disputó la sufrida eliminatoria hacia Rusia 2018, en la que coincidió con tres países con pasado mundialista, además de con Finlandia y Kosovo: Croacia, Ucrania y Turquía.

Con la confianza que le brindó su papel en la Eurocopa de Naciones y la experiencia de la eliminatoria Brasil 2014, Islandia sumó puntos en tres de sus cinco visitas, incluyendo una decisiva victoria en Eskisehir 0-3 sobre los turcos, y ganó todos sus partidos en casa, hasta oficializar su clasificación inédita a la Copa del Mundo con un 2-0 sobre Kosovo, el 9 de octubre de 2017. Para cuando Rusia 2018 haya concluido, nunca otra nación con una población tan pequeña habrá disputado un Mundial.

Y también demostraron que saben celebrar, como lo hicieron en el epílogo de la Eliminatoria, ante Kosovo:

 

 

 

Ficha

Confederación: UEFA
Último mundial: ninguno
Mundiales disputados: ninguno
Balance en mundiales disputados: ninguno
Mejor puesto: nunca se clasificó
Entrenador: Heimir Hallgrímsson, dos años como asistente de Lars Lagerback, tres como coentrenador con Lagerback, dirige a Islandia en solitario desde que el equipo perdió en la ronda de cuartos de final de la Eurocopa de Naciones 2016.
Jugadores estelares: su principal estrella es Gylfi Sigurdsson, volante ofensivo formando futbolísticamente en Inglaterra, adonde actualmente descolla en el Everton, como antes en el Tottenham Hotspur y en el Swansea City, elegido cinco años consecutivos como jugador islandés del año; el lateral Jóhann Berg Gudmundsson, también formado en Gran Bretaña, adonde juega actualmente para el Burnley y con experiencia de cinco años en el AZ Alkmaar holandés; y el delantero Alfred Finnbogason, campeón de goleo de la Erediviese con el Heerenveen en 2012-13, actualmente destacado en el Augsburgo, en la Bundesliga.

Acerca del autor

Tags:

Comentarios

Te puede interesar