null
Fútbol

España

La selección de España ha sido una de las potencias del circuito mundial en la última década, pero su protagonismo fue relativo en épocas anteriores.
Enlace copiado
Enlace copiado

En la historia del fútbol, este país fue por demás importante a nivel de clubes. Si bien la liga de fútbol de España se estableció hasta 1929, sus torneos formales se desarrollaron mucho antes, y sus grandes equipos competían en la Copa del Rey (cuyo nombre oficial es “Campeonato de España”) desde 1903. La Copa del Rey entonces era ya un termómetro del balompié ibérico en 1920, cuando se formó por primera vez una selección de España con el fin de participar en los Juegos Olímpicos de Amberes. El club referente en aquellos tiempos fue el Athletic de Bilbao, ganador de cinco Copas del Rey en la década de 1910. Los vascos contaban con figuras míticas como el delantero Rafael Moreno Aranzadi, apodado “Pichichi”. Su compañero José María Belauste era un titán del medio campo, y en 1918 llegó al plantel del Athletic otro legendario volante llamado Sabino Bilbao. Tanto Pichichi como Belauste y Sabino jugaron para la selección de España en las Olimpiadas de 1920, una campaña triunfal que cerraron con una medalla de plata en su palmarés. Pero más valiosa resultó una escena protagonizada por Belauste y Sabino, que pasó a la historia como un punto de referencia deportiva, anecdótica y mediática.
Fue el 1 de septiembre de 1920. España perdía 0-1 contra Suecia al minuto 51 cuando obtuvo un tiro libre cerca del área sueca. Cuando Sabino iba a centrar, Belauste le gritó: “¡Sabino, a mí el pelotón, que los arrollo!”. Sabino se la pasó, Belauste recibió la pelota, arrolló con su físico a un puñado de defensas suecos y anotó el empate. España ganaría el partido 2-1 y aquella escena resultó el paradigma de “la furia”, como se conoció a la selección roja desde entonces. De alguna manera, la idea de desbalancear un partido de fútbol por empuje físico calzaba con la época, como mostró el primera Mundial FIFA al que asistió España, en 1934 en Italia.

  • EL DATO: Estos son los jugadores de “La Furia” con más partidos en Mundiales (de más de 200 seleccionados):

JUGADOR

MUNDIALES

TOTAL DE PARTIDOS

Iker Casillas

2002, 2006, 2010, 2014

17

Andoni Zubizarreta

86, 90, 94, 98

16

Xavi Hernández

02, 06, 10, 14

15

Carles Puyol

02, 06, 10

14

Fernando Torres

06, 10, 14

14

Sergio Ramos

06, 10, 14

13

Xabi Alonso

06, 10, 14

13

Julio Salinas

86, 90, 94

12

Fernando Hierro

94, 98, 02

12

Luis Enrique Martínez

94, 98, 02

12

“La Roja” inició aquel torneo en Italia batiendo a Brasil 3-1 en octavos de final y luego planteó un duelo en extremo parejo a la anfitriona Italia en cuartos. Pese a contar con figuras como el goleador Isidro Lángara y al mítico arquero Ricardo “el Divino” Zamora, fue Italia la que se impuso gracias a su “furia”. En el estadio Giovanni Berta de Florencia, España abrió el marcador al minuto 30 gracias a Luis Regueiro. Lo que siguió, según medios de la época, fue una batalla campal ignorada por el árbitro belga Louis Baert. El delantero italiano Angelo Schiavio habría cometido una falta sobre Zamora en la acción del gol del empate italiano, anotado por Ferrari. No habría sido la única agresión ignorada por el juez. Tras un trámite con más golpes que fútbol, el marcador 1-1 se mantuvo hasta el final, y como no había definiciones por penaltis, el juego se repitió al día siguiente. España debió hacer siete cambios por lesión, incluido Zamora (por dos costillas rotas) y el mismo Lángara. Italia ganó 1-0 el desempate, en el cual el árbitro suiza Rene Marcet anuló dos goles a España y no castigó a los italianos cuando lesionaron a cuatro jugadores españoles. Fue un escándalo, pero no se anuló el resultado ni tampoco el destino. Con o sin furia, Italia se encaminó después a ganar aquel Mundial y a convertirse en una potencia de selecciones. España, en cambio, pasó a vivir décadas de dificultades para sobresalir. “La Roja” no llegó a jugar el Mundial siguiente, en Francia 1938, porque dos años antes explotó la Guerra Civil Española. Fue en ese contexto en que algunas figuras de la selección migraron a las Américas y se quedaron en campeonatos del Nuevo Continente. Lángara, por ejemplo, debutó en el club San Lorenzo de Argentina marcando cuatro goles en un solo tiempo, y luego tendría un paso destacado en México. El extremo Martí Vantolrá, mundialista en 1934 junto a Lángara, también emigró a México, donde se quedó a vivir y tuvo un hijo llamado José, quien también fue futbolista y llegó a disputar el Mundial de 1970 con la selección mexicana.
En el siglo XX, la selección española que logró una mejor ubicación en Mundiales fue la de 1950. La liga de clubes ya llevaba dos décadas en funciones y, como en la Copa del Rey, el primer gran dominador fue el Athletic de Bilbao. Hasta 1950 era el máximo campeón de ligas (sumaba cinco), y en el 11 titular de España en el Mundial de Brasil brillaban tres delanteros del cuadro vasco: Gaínza, Panizo y Zarra. España completó una primera fase brillante con victorias ante Estados Unidos, Chile a Inglaterra. En la ronda final, una cuadrangular frente a Brasil, Uruguay y Suecia, “la furia” no fue suficiente; sufrieron sobre todo por la técnica superior de los brasileños, que los arrollaron 6-1, y los españoles acabaron en el cuarto puesto de la tabla de posiciones.

INFLUENCIA EXTRANJERA

Las décadas de 1950 y 1960 llevaron cambios radicales al fútbol en España. En la liga, el Athletic dejó de ser el gran referente para abrir paso al Real Madrid y el Barcelona. Estos clubes diseñaron escenarios que se acomodaban a la explosión popular del fútbol. El estadio Santiago Bernabéu de Madrid se renovó y el Camp Nou de Barcelona se construyó para que ambos dieran aforo a más de 100 mil espectadores. Así acumularon más dinero que nadie y sus directivas adoptaron una política de fichajes glamorosos. En un inicio aprovecharon la masiva migración de cracks de Europa del Este tras la ocupación rusa al inicio de la Guerra Fría. Así llegaron a España un puñado de grandes futbolistas húngaros, encabezadas por Ladislao Kubala, que dejó una marca indeleble en el Barcelona, y el goleador Ferenc Puskas, que definió época en el Real Madrid. Pero fue otro fichaje extranjero el que elevó la liga a un protagonismo planetario: el argentino Alfredo di Stéfano, líder del Real Madrid quíntuple campeón europeo entre 1956 y 1960.

De raíces argentinas pero nacionalizado español, Di Stéfano no logró igualar lo hecho en el Real Madrid en "La Roja". /FOTO: ARCHIVO.

Tanto Di Stéfano como Kubala se nacionalizaron españoles e integraron la selección roja, donde ya brillaban talentos de la altura del delantero Luis Suárez, Balón de Oro en 1960, y Francisco Gento, acaso el más veloz extremo ofensivo europeo de su generación. Con ellos, España parecía temible en teoría, pero en la cancha no funcionó aquella colección de nombres rutilantes. La selección española ni siquiera se clasificó al Mundial de Suecia en 1958 tras caer en eliminatorias ante Escocia.
A la Copa de 1962 sí clasificaron. No fue Kubala, ya en el ocaso de su carrera con 35 años, pero se sumó Puskas y las expectativas eran enormes. Al mando estaba un entrenador cosmopolita, innovador y mediático como Helenio Herrera, de ascendencia española, nacido en Argentina y criado en Marruecos; Herrera llegó a jugar en la liga de Francia antes de iniciar una brillante carrera como director técnico. Ganó ligas con el Atlético de Madrid y el Barcelona, lo que le valieron para llegar a la selección de España y comandar a aquella colección de figuras en 1962. Sin embargo, los resultados tampoco fueron positivos. Poco antes del torneo, se lesionó Di Stéfano, otra personalidad fuerte que tuvo desacuerdos sonados con Herrera. Dentro de la cancha, España tampoco halló armonía, perdió sus partidos contra Checoslovaquia y Brasil y fue eliminada en la primera fase.
La selección de España tuvo un único momento de gloria en 1964, cuando ganó la Eurocopa de Naciones. No contó esta vez con los ilustres delanteros nacionalizados, pero sí con Luis Suárez, que en esos años brillaba en el club italiano Inter campeón de Europa.

  • EL DATO: Estos son los goleadores españoles en Copas del Mundo:

JUGADOR

GOLES

David Villa

9

Emilio Butragueño

5

Fernando Hierro

5

Raúl González

5

Fernando Morientes

5

Estanislau Basora              

4

Telmo Zarra

4

Míchel

4

Fernando Torres

4

José Pérez Caminero

3

Julio Salinas

3

Suárez fue a sus 29 años el veterano de aquel plantel lleno de futbolistas jóvenes, entre quienes destacaba la figura del Real Madrid Amancio Amaro y el ilustre portero de Athletic José Ángel Iríbar. En el estadio Santiago Bernabéu de Madrid, el 21 de junio de 1964 España venció en la final 2-1 a la Unión Soviética con goles de Marcelino y Chus Pereda; fue su único título en selecciones mayores en el siglo XX. El futuro del fútbol español pareció revitalizarse dos años más tarde, cuando el Real Madrid ganó la Copa de Campeones de Europa de 1966 solo con jugadores españoles, pero aquel mismo año “La Roja” sufrió otro fracaso en Mundiales. Fue eliminada en la primera ronda de la Copa celebrada en Inglaterra tras derrotas contra Argentina y Alemania Federal. Pese a grandes nombres como Suárez y Gento y a las estrellas del Real Madrid campeón de Europa, no llegaron a demostrar un nivel superior en las canchas británicas. A eso le siguió una década olvidable para España, que no clasificó a los dos Mundiales siguientes, en 1970 y 1974.
La liga, sin embargo, mantuvo su política de importación de talento, con énfasis en algunos de los entrenadores más influyentes de Europa. De la escuela del Danubio llegó el director técnico austriaco Max Markel al Atlético de Madrid. La escuela yugoslava se expuso con Miljan Miljanic y Vujadin Boskov en el Real Madrid. Y la que dejaría el legado más perdurable: la línea del fútbol total ilustrada por el británico Vic Buckingham y los holandeses Rinus Michels y Johan Cruyff en el Barcelona. Esta última línea comenzó a sembrar bases en las divisiones juveniles del Barcelona en la década de 1980. Sus efectos no le darían resultados grandes a España hasta 30 años más tarde, pero cuando sucedió, el éxito fue claro. 
La selección de España volvió a los Mundiales en 1978, donde también cayó en la fase inicial, y tuvo una escena particular. Su partido contra Brasil, el 7 de junio en Mar del Plata, acabó 0-0, pero bien lo pudo ganar España cuando, tras una salida en falso del arquero brasileño Leao, el volante español Julio Cardeñosa se vio casi solo frente a la portería; apenas debía superar al defensa Amaral para anotar el gol de la ventaja, pero Cardeñosa tiró la pelota justo donde estaba Amaral y éste rechazó. Aquella postal fue un lamento profundo para España, que además serviría como un símbolo de mala suerte en un partido decisivo en Copas FIFA. El fallo de Cardeñosa seguiría recordándose porque en los próximos Mundiales de la selección de España, la mala suerte o los fallos agónicos en instantes decisivos se convertirían en un lugar común, en un lamento perpetuo.

LA MALDICIÓN DE CUARTOS

El Mundial de 1982 que se celebró en España supuso otro trauma para la selección roja. Su debut fue gris.  Honduras lo superaba 1-0 en el segundo tiempo y el local apenas empató con un penalti. El segundo encuentro fue peor. Yugoslavia se había ido arriba a los 10 minutos; a los 14, el árbitro danés Henning Lund-Sorensen sancionó un penalti escandaloso por una falta fuera del área a Periko Alonso. Si sancionar un penalti inexistente no fue suficiente, Lund-Sorensen añadió otra polémica. Cuando el español López Ufarte falló el penalti, el juez ordenó repetirlo argumentando que el arquero yugolavo Pantelic se había adelantado antes del cobro. Juanito sí hizo efectivo el penalti y en el segundo tiempo Saura firmó el 2-1. España perdió su último juego del grupo ante Irlanda del Norte, y en la segunda fase fue eliminado por Alemania Federal e Inglaterra en una triangular.
Tras el Mundial asumió como entrenador Miguel Muñoz, con el que España llegaría por segunda vez a una final de la Eurocopa, en 1984. No lo hizo sin sufrir. En la última jornada de las eliminatorias, en Sevilla, debía vencer a Malta por 11 goles, y de forma increíble lo logró  con un 12-1, una de las grandes épicas de su historia. Ya en la fase final de la Euro eliminó a Alemania en fase de grupos y sacó un apurado triunfo en penaltis sobre Dinamarca en semifinales. Por fin perdió la final 2-0 contra el equipo local, Francia, culpa de un infame tiro libre de Michel Platini que se coló entre las manos del gran arquero Luis Arconada. Aquel equipo elevaría su nivel en el Mundial de 1986 cuando dos jóvenes cracks, Emilio Butragueño y Míchel, se unieron al plantel. Ambos fueron claves para superar con brillantez la primera fase, y “el Buitre” Butragueño se convirtió en una de las figuras del Mundial cuando le anotó cuatro goles a Dinamarca en el triunfo español 5-1 por los octavos de final. España era favorita en cuartos de final ante Bélgica y gozó de la mayoría de ocasiones claras de gol, pero sus atacantes las desperdiciaron frente a la meta y tras un empate 1-1 fueron los belgas quienes se impusieron en los penaltis.

  • EL DATO: Bélgica, verdugo de los españoles en el ’86, es de los rivales con los que “La Furia” repitió rival en Copas del Mundo. Estos son con los que más han jugado.

RIVAL

MUNDIALES

Brasil

1934, 1950, 1962, 1978, 1986

Alemania

1966, 1982, 1994, 2010

Italia

1934 [2 juegos en ese torneo], 1994

Chile

1950, 2010, 2014

Suiza

1966, 1994, 2010

Corea del Sur

1990, 1994, 2002

Paraguay

1998, 2002, 2010

Inglaterra

1950, 1982

Suecia

1950, 1978

Yugoslavia

1982, 1990

Irlanda del Norte

1982, 1986

Bélgica

1986, 1990

Entre 1986 y 2006, España jugó seis Mundiales y cayó tres veces en cuartos de final y en dos ocasiones perdió en octavos. Fue entonces que ganó la reputación de una selección competitiva pero que no tenía el nivel para superar las instancias decisivas en los torneos grandes. En el Mundial de 1994 contaba con un cuadro luchador que personificaba la “Furia Roja”, en parte porque su entrenador Javier Clemente había cimentado esas bases en un exitoso Athletic de Bilbao una década atrás.

En Estados Unidos 1994, Fernando Hierro anotó esta joyita a Suiza:

Su estilo directo lo llevó lejos en la Copa y estuvo a punto de eliminar a Italia en cuartos, pero de nuevo llegó el ancestral error en el momento clave: con el marcador 1-1 en el segundo tiempo, el delantero Julio Salinas falló un mano a mano contra el arquero italiano Gianluca Pagliuca; Italia no erró su opción de gol final y se impuso 2-1. Pero ningún caso fue tan infame como su caída en el Mundial de 2002 en Corea y Japón. En cuartos de final contra Corea, España anotó dos goles legales y ambos fueron anulados de forma polémica por el árbitro egipcio Gamal Al-Ghandour. Tras el 0-0 en 120 minutos, España perdió en penaltis.

EL TRIUNFO DEL PASE

Luis Aragonés fue uno de los mejores atacantes de la liga española a finales de la década del 60 e inicios de los 70. Ganó ligas y copas locales con el Atlético de Madrid, pero coincidió con años pobres para la selección y no pudo jugar en un Mundial. Tuvo su revancha como entrenador de “La Roja” en la Copa FIFA de 2006 con sede en Alemania. El paso de la España de Aragonés en aquel torneo fue corto, pero significativo. Ganó sus tres partidos de grupo de forma contundente y perdió en octavos de final ante la Francia de Zidane. Sin embargo, aquel cuadro dio señales de un fútbol novedoso por su gran cantidad de volantes de buen toque como Xavi Hernández, Xabi Alonso, Andrés Iniesta y Cesc Fábregas; delante de ellos jugaban dos jóvenes delanteros veloces y técnicos: Fernando Torres y David Villa.

España mostró buen fútbol en Alemania 2006, pero no pudo con la Francia de Ribéry y Zidane. /FOTO: ARCHIVO.

Rumbo a la Eurocopa 2008, España tragó dos derrotas en sus primeros tres partidos de eliminatorias, y sectores importantes de la prensa ibérica pidieron el despido de Aragonés. Al mal momento se sumó la polémica cuando el entrenador dejó de convocar a Raúl González, delantero símbolo del Real Madrid en ese momento e indiscutible internacional hasta entonces. Mas en los siguientes partidos, España mejoró sus resultados, clasificó a la Eurocopa y ya en la fase final alcanzó un nivel brillante. Con la novedosa capitanía del arquero Iker Casillas, la seguridad defensiva de Carles Puyol y Sergio Ramos, más el pelotón de volantes creativos, España dominó a placer a toda Europa. En la semifinal ante Rusia, dio un recital poco antes visto en una cancha de fútbol, ganó 3-0 y en la final despachó a Alemania 1-0 con gol de Torres. Cansado por las críticas previas, Aragonés dejó la selección tras ese éxito, pero quedó un estilo definido y un vestuario consciente de su potencial.
Para el Mundial 2010 asumió en banquillo Vicente del Bosque, ex volante del Real Madrid, quien respetó la base dejada por Aragonés y sumó figuras emergentes como el contención Sergio Busquets y el defensa central Gerard Piqué. El estilo de España había sido adoptado por el Barcelona, donde militaban Xavi e Iniesta, y fue llevado a nuevas alturas en ese club por el entrenador Pep Guardiola. Con un fútbol basado en la circulación del balón a ras de piso, la presión alta, la obsesión por la posesión permanente y el desmarque rápido, el Barcelona dominó el circuito de clubes en Europa, y la selección de España tradujo aquel estilo en su primer campeonato mundial de la FIFA. Fue, en todo caso, la absoluta antítesis de “la furia” adoptada en los años de Sabino y Belauste casi 100 años atrás. Y fue la nueva identidad de España, basada en los pases precisos de Xavi e Iniesta lo que por fin los llevó a la cima.

El Mundial de 2010 fue más que bueno y los ibéricos marcaron golazos como éste:

La España de Del Bosque llegó al Mundial de Sudáfrica 2010 como una de las favoritas y no decepcionó. Tras un arranque lleno de dudas por una derrota sorpresiva en el debut ante Suiza, el fútbol del “tiqui-taca” floreció. España ganó sus últimos seis partidos del Mundial; desde octavos de final hasta la final sumó cuatro triunfos con idéntico marcador, 1-0. Sus rivales se vieron privados del balón por el constante dominio español, que se capitalizaba con los goles de David Villa, y en momentos de premio apareció el arquero Casillas, gran figura de la Copa.

Iniesta, autor del gol del triunfo sobre Holanda en Sudáfrica 2010, sostiene el trofeo. /FOTO: ARCHIVO.

España no detuvo su seguidilla de triunfos. Ganó la Eurocopa siguiente, en 2012, para completar un trébol de copas inédito en competencias de selecciones. El fútbol de España alcanzó además un unánime reconocimiento internacional e incluso la imitación de sus adversarios. Muchos intentaron adaptarse a aquel estilo de posesión, pero ni la misma España lo mantuvo para siempre. En el Mundial siguiente, Brasil 2014, Xavi ya había pasado su mejor momento, la dinámica colectiva no fue la misma y España  cayó eliminada en la primera fase, tras perder ante Holanda y Chile. Fue el fin de un ciclo brillante.

Ni este golazo sirvió de consuelo ante una eliminación tempranera en Brasil, un hecho que dejó en shock al mundo del fútbol:

Curiosamente, El Salvador jugó con esa España favorita a arrasar en Brasil, en un amistoso de poco brillo. Esta es la ficha de aquel compromiso:

FECHA Y SEDE

7 de junio 2014. Estadio Fedex Field, Maryland, EE.UU.

COMPETENCIA

Amistoso

RESULTADO

El Salvador 0-2 España (Villa 60’, 87’)

ALINEACIÓN EL SALVADOR

Henry Hernández; Xavi García, Jonathan Barrios (Léster Blanco 85’), Alexánder Mendoza, Alexánder Larín; Richard Menjívar, (Jonathan Águila 83’), Darwin Cerén, Andrés Flores (Milton Molina 75’), Arturo Álvarez (Jaime Alas 65’), Kevin Santamaría (Raúl Renderos 57’); Rafael Burgos. DT: Albert Roca (ESP).

ALINEACIÓN ESPAÑA

Iker Casillas (David de Gea 83’); Juanfran Torres, Javi Martínez, Sergio Ramos, Jordi Alba; Xabi Alonso (Sergio Busquets 68’), Koke, Andrés Iniesta (David Silva 45’), Pedro Rodríguez (Santi Cazorla 45’), Cesc Fábregas (David Villa 45’); Diego Costa (74': Xavi Hernández 74’). DT: Vicente del Bosque (ESP).

ÁRBITRO

Baldomero Tolero (EE.UU.)

 

Ficha
Confederación: UEFA
Último mundial: Brasil 2014
Mundiales disputados: 14 (Italia 1934, Brasil 1950, Chile 1962, Inglaterra 1966, Argentina 1978, España 1982, México 1986, Italia 1990, Estados Unidos 1994, Francia 1998, Corea Japón 2002, Alemania 2006, Sudáfrica 2010, Brasil 2014).
Balance en Mundiales disputados: 59: 29-12-18 / 92 GF, 66 GC
Mejor puesto: campeón 2010
Entrenador: Fernando Hierro, quien reemplazó a Julen Lopetegui a dos días del debut mundialista en Rusia debido al anuncio de su fichaje con el Real Madrid, equipo que dirigiría tras la Copa del Mundo. Hierro fue seleccionado español y jugó con el Real Madrid. Dirigió al Oviedo en liga de ascenso y fue dirigente en el Málaga; luego, asumió como director deportivo de la Real Federación Española de Fútbol.
Jugadores estelares: Andrés Iniesta (Barcelona, ESP), mediocampista, ganador de dos Eurocopas y un Mundial con la selección española, anotador del gol de la victoria en la final de la Copa FIFA 2010 ante Holanda; Sergio Ramos (Real Madrid, ESP), defensor, ganador de dos Eurocopas y un Mundial; capitán del Real Madrid desde 2015.

 

 

Acerca del autor

Tags:

Comentarios

Te puede interesar