null
Fútbol

Colombia

El fútbol llegó a Colombia a inicios del siglo XX, de la mano de las compañías de ferrocarriles británicas que poblaron el continente y contagiaban a sus pobladores de su pasatiempo. Ahora es todo un fenómeno.
Enlace copiado
Enlace copiado

El fútbol llegó a Colombia a inicios del siglo XX, de la mano de las compañías de ferrocarriles británicas que poblaron el continente y contagiaban a sus pobladores de su pasatiempo. Sin embargo, la pasión por la pelota tardó en transformarse en un espectáculo organizado y en un negocio masivo. En la década de 1910 se fundaron en Colombia clubes como el Independiente de Medellín y el Deportivo Cali; en los años 20 firmaron sus actas oficiales el América de Cali y el Júnior de Barranquilla, pero tales impulsos no bastaban para organizar una liga con el mismo paso firme que se mostraban en naciones vecinas de la CONMEBOL. Mientras en países como Brasil, Argentina, Uruguay y Chile se establecieron ligas y selecciones nacionales (estas cuatro organizaron la primera Copa América en 1916), Colombia fundó a su Federación de Fútbol hasta 1924, se afilió a la FIFA hasta 1936 y jugó su primer partido internacional hasta 1938, y fue solo para cumplir el compromiso de participar en la rama de fútbol de los Juegos Centroamericanos y del Caribe.
En aquella justa de 1938, el colombiano Alfonso Novoa fue el primer director técnico nacional de Colombia, y su debut no fue feliz: una derrota 1-3 contra México. El cuadro “cafetero” vistió camiseta azul y calzoneta blanca. Rafael Mejía, a los 3 minutos del partido ante los mexicanos, anotó a pase de Antonio Pastor el primer gol en la historia de esta selección. Colombia ganó la medalla de bronce en aquellos Juegos, detrás de México y Costa Rica, pero obtuvo los primeros triunfos de su historia: 4-2 frente a la local Panamá y 3-2 sobre El Salvador.

Estas son las incidencias de aquel primer encuentro entre cafeteros y salvadoreños:

FECHA

ESTADIO

INCIDENCIAS

ALINEACIÓN ESA

ALINEACIÓN COL

21 de febrero 1938

Estadio Olímpico, Ciudad de Panamá, Panamá.

El Salvador 2-3 Colombia (Cuéllar 37’, Martínez 49’ / Meléndez 15’, R. Mejía 30’, 52’)

Miguel Guardado (Edmundo Majano); Tobías Rivera, Francisco Arias; Armando Chacón, Napoleón Cañas, Samuel Astacio; Pepe Colorado, Antonio Toledo, Noél Cuéllar, Francisco Martínez, José Luis Torres. DT: Pablo Ferré Elías (ESP).

Carlos Álvarez; Pablo Lara, Severiano Lugo; Carlos Maestre, Antonio Díaz, Pedro Yepes; Marcos Mejía, Julio Torres, Roberto Meléndez, Rafael Mejía, Isidro Joliani. DT: Alfonso Novoa.

Poco después, un ex seleccionado argentino, Fernando Paternoster, reemplazó a Novoa y fue nombrado director técnico, dando inicio a una larga lista de entrenadores rioplatenses en este puesto. Paternoster había sido subcampeón en el Mundial de 1930 como jugador de su país y se hizo cargo de Colombia en los Primeros Juegos Bolivarianos en 1938, donde enfrentó a Perú, Bolivia, Ecuador y Venezuela. La selección de Colombia obtuvo apenas un triunfo en cinco partidos y se quedó fuera del podio. Paternoster dejó a la selección colombiana, pero se quedó en ese país y tuvo un paso exitoso en el banquillo del Atlético Nacional de Medellín.
Fue en la década de 1940 cuando el fútbol colombiano dio nuevos saltos. En 1945 participó por primera vez en una Copa América (entonces llamada Campeonato Sudamericano). Fue con sede en Chile, y su entrenador fue Roberto Meléndez, un veterano delantero de los Juegos de 1938. Su primer partido, el 21 de enero en Santiago, lo perdió 3-0 ante Brasil; el segundo gol aquel día fue marcado por Heleno de Freitas, un exótico delantero quien acabaría como máximo goleador del torneo y cinco años más tarde sería uno de los fichajes más impactantes de la naciente liga del fútbol colombiano. Su peor derrota fue contra el eventual campeón, Argentina, por 9-1; uno de los goles llevó la firma de René Pontoni, atacante de gran clase quien también llegó a la liga colombiano en años posteriores.

  • EL DATO: Estos son los jugadores colombianos con más juegos en Copa del Mundo:

JUGADOR

PARTIDOS

MUNDIALES

Carlos Valderrama

10

90, 94, 98

Freddy Rincón

10

90, 94, 98

Luis Herrera

7

90, 94

Andrés Escobar

7

90, 94

Leonel Álvarez

7

90, 94

Luis Perea

6

90, 94

Adolfo Valencia

6

90, 94

Gabriel Gómez

5

90, 94

David Ospina

5

2014

Pablo Armero

5

2014

Juan Cuadrado

5

2014

James Rodríguez

5

2014

En 1946 asumió como entrenador de Colombia un peruano, José “Patuto” Arana Cruz, quien llevó a la selección a su primer título: la medalla de oro en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 1946, en Barranquilla. Con jugadores como “el Maestro” Carlos Arango y Fulgencio Berdugo y la base del Júnior local, los colombianos ganaron sus seis partidos ante Panamá, Curaçao, Costa Rica, Venezuela, Guatemala y Puerto Rico. Al año siguiente, en la Copa América con sede en Ecuador, la calidad de Arango o la sabiduría de Meléndez no tuvieron tanto peso. Los colombianos acabaron últimos. De nuevo fue campeón Argentina, que además aplastó a Colombia 6-0. Tres de esos goles los marcó un joven delantero llamado Alfredo di Stéfano, quien como Heleno de Freitas y René Pontoni fue fichado en la liga colombiana a finales de aquella década, pero la marca que dejó fue una de las más profundas.

El Dorado y la remontada

La liga mayor del fútbol colombiano inició en 1948. Clubes nacientes como el Millonarios de Bogotá dieron un impulso titánico. Aprovecharon que en Argentina se realizó una huelga de futbolistas, y algunos de los máximos referentes albicelestes como Adolfo Pedernera, Néstor Rossi y Alfredo di Stéfano aceptaron ir a una liga colombiana que comenzó a pagar sueldos altos. Los tres vistieron la camiseta del Millonarios, y éste se convirtió en un equipo de época. En 1952, aquel cuadro llamado “el Ballet Azul” llegó a aplastar al Real Madrid 2-4 en la capital española; tal fue el impacto de Di Stéfano en la cancha que el entrences presidente merengue, Santiago Bernabéu, fichó “la Saeta Rubia”, lo que cambió por completo el mapa del fútbol mundial.
Así como había pasado con los argentinos, Colombia fue un destino deseado por cracks internacionales. De Uruguay fueron contratados campeones mundiales del ’50 como Eusebio Tejera y Schubert Gambetta. De Brasil, el gran Helenio de Freitas y el futuro estratega Tim. Llegaron cracks europeos e incluso de la CONCACAF.
Eso enriqueció el negocio de la liga, pero la Dimayor (como se llamaba a la liga mayor colombiana) quebró las reglas del mercado de fichajes, no siguió las reglas de transferencias internacionales ya establecidas por la FIFA y la selección de Colombia fue expulsada del circuito. En un inicio, de poco le importó a los popes colombianos, que llenaron aquel campeonato de estrellas y de dinero al punto que aquella liga la llamaban “el Dorado”.

Alfredo Di Stefano, argentino, fue ídolo del Millonarios de Colombia y revolucionó el fútbol de ese país. Se fue al Real Madrid. /FOTO: Twitter Millonarios

Pero esa era no duró mucho. Los cafeteros no pudieron participar en las eliminatorias rumbo al Mundial de 1954 por veto de la FIFA y finalmente los dirigentes cedieron ante la presión. Colombia puso sus papeles en orden, consiguió reinscribirse en la FIFA y las grandes estrellas dejaron de llegar. Pero si algo se mantuvo por décadas siguientes en Colombia fue el legado de la presencia rioplatense en sus clubes. Entre 1948 y 1986, en 39 torneos de liga colombiana hubo 34 campeones goleadores de origen argentino, y en apenas cuatro ocasiones un colombiano fue el romperredes.
A la hora de elegir entrenadores, los directivos colombianos también confiaron en argentinos. En 1957 la selección estuvo a cargo de Rodolfo Orlandini, veterano jugador de la selección albiceleste en el Mundial de 1930 (como Paternoster) y con experiencia en otras selecciones, como la de El Salvador en 1950. De la mano de Orlandini, Colombia no pudo clasificar al Mundial de Suecia en 1958. Por fin consiguió el boleto para la Copa de Chile 1962, con otro argentino en el banquillo, Adolfo Pedernera.
El ex delantero había dejado una enorme huella en su paso por las canchas y como entrenador fue campeón cuatro veces en la liga colombiana con el Millonarios. Cuando asumió la selección dirigió a futbolistas colombianos que crecieron idolatrándolo, como el caso de Marcos Coll, un volante del América de Cali quien al sumarse a la selección le mostró a Perdernera un antiguo autógrafo firmado por él mismo, dedicado a Coll cuando era un niño en 1949, en sus tiempos de Pedernera como delantero del Millonarios.

  • EL DATO: Estos son los entrenadores mundialistas de Colombia:

ENTRENADOR

MUNDIALES

BALANCE (juegos: G-E-P)

Adolfo Pedernera (Argentina)

1962

3: 0-1-2

Francisco Maturana (Colombia)

1990 y 1994

7: 2-1-4

Hernán Darío Gómez (Colombia)

1998

3: 1-0-2

José Pekerman (Argentina)

2014

5: 4-0-1

Perdernera preparó a Colombia lo mejor que pudo, pero se trataba de un fútbol en etapa de formación y fue eliminado en primera ronda tras caer derrotado ante Uruguay y Yugoslavia. Pero contra la Unión Soviética, en la segunda fecha de la fase de grupos, se registró uno de los partidos más memorables de la Copa. Los soviéticos goleaban a Colombia 4-1 tras 56 minutos, y había poca esperanza cuando en la meta europea se hallaba uno de los mejores arqueros del planeta, “la Araña Negra” Lev Yashin. Pero al minuto 68, Marcos Coll hizo ver mal a Yashin y a toda la defensa contraria cuando anotó el primero y único gol olímpico en la historia de los Mundiales.

Eso motivó a sus compañeros, y con goles de Antonio Rada y Marino Klinger, los colombianos firmaron un épico empate 4-4, lo que desató la locura delos aficionados sudamericanos en el estadio Carlos Dittborn, de Arica. Como en aquellos años la selección de la Unión Soviética vestía una camiseta roja con las iniciales de su país en alfabeto ruso (CCCP), al día siguiente un periódico colombiano escribió en broma el supuesto significado de aquellas siglas en español: “CCCP: Contra Colombia Casi Perdemos”.

La era de Maturana

El fútbol colombiano sufrió un largo camino para hallar una identidad propia y para sobresalir a nivel de selecciones. En la década de 1970 acarició la gloria en la final de la Copa América de 1975, cuando llegó a la final, pero la perdió contra Perú. Su entrenador fue Efraín Sánchez (arquero en el Mundial de 1962) y en sus filas se hallaba un joven crack llamado Willington Ortiz, una de las máximas figuras en la historia del balompié cafetero. A nivel de clubes, por primera vez vivieron una final de Copa Libertadores. Fue el Deportivo Cali, dirigido por el argentino Carlos Bilardo, el que llegó a esa instancia, pero el título se lo arrebató el Boca Juniors.

Hernán Darío Gómez (i) y Francisco "Pacho" Maturana (d), ambos técnicos de Colombia en Copas del Mundo. /FOTO: ARCHIVO, EFE

En la década de 1980, clubes como el América de Cali también asumieron protagonismo en la Libertadores, y fue en 1989 cuando por fin un cuadro cafetero levantó la copa. Fue el Atlético Nacional de Medellín, y su entrenador, Francisco “Pacho” Maturana, quien además era seleccionador nacional y fue quien llevó a Colombia a un nivel superior. Maturana supo dar a la selección el equilibrio defensivo necesario para responder a las máximas exigencias. Para pulir un estilo definido contó con una generación brillante de futbolistas ofensivos, nadie mejor que Carlos “el Pibe” Valderrama, mediocampista de gran visión de campo y un pasador de lujo. Con la sabiduría de Maturana en el banquillo y el talento de Valderrama en la cancha, la selección de Colombia obtuvo un sonado tercer puesto en la Copa América de 1987 y clasificó al Mundial de Italia en 1990.
La campaña de 1990 fue notable para Colombia. Tras vencer a Emiratos Árabes y caer frente a Yugoslavia, alcanzó un empate 1-1 frente a Alemania Federal, cuando en los segundos de descuento Valderrama dio una asistencia espectacular al delantero Freddy Rincón, y éste definió con un tiro debajo de las piernas del arquero teutón Bodo Illgner. En aquel Mundial, Colombia llegó por primera vez a octavos de final, e hizo un gran partido a Camerún, pero su arquero René “el Loco” Higuita, cometió un grave error en una salida y regaló un gol al delantero Roger Milla, que sepultó las esperanzas cafeteras.

Eso sí, Colombia y el "Pibe" se fueron de Italia no sin antes marcar un golazo:

La década de 1990 dio una reputación revitalizadora al fútbol colombiano. Varias de sus figuras fueron fichadas por clubes europeos, y el estilo predicado por Maturana y ejecutado en la cancha por sus jugadores daba espectáculo. Todo se consumó el 5 de septiembre de 1993, en la fecha final de las eliminatorias sudamericanas, cuando Colombia visitó a Argentina, la goleó 5-0 y le dio un baile impactante con dos goles de Freddy Rincón, dos del “Tino” Asprilla y uno del “Tren” Valencia. La estrella del partido fue Valderrama, quien orquestó una fluidez de juego y pases que incluso provocó aplausos y elogios de parte de los locales en el estadio Monumental de Buenos Aires. Parecía además que Colombia había llegado a encontrar su identidad entre la solidez aprendida de las potencias del sur, el fútbol a ras de piso promulgado por Maturana y la ventaja de sus punteros altos y veloces. Aquel partido tuvo resonancia mundial, y de inmediato colocó a Colombia como uno de los favoritos para ganar el Mundial al año siguiente, en Estados Unidos.
Lo que sucedió en la Copa de 1994 fue, sin embargo una decepción absoluta. Colombia había alcanzado su pico de rendimiento justo en las eliminatorias, e incluso antes del Mundial, pero en el verano norteamericano entró en un bache de efectividad. Sus mediocampistas crearon fútbol, opciones y espacios, pero sus delanteros fallaron más de lo normal y sus adversarios supieron castigar sus distracciones defensivas. El 18 de junio de 1994 en Pasadena, una gran selección de Rumania superó a Colombia 3-1. Los rumanos tenían a su propio Valderrama, el volante fantasista Gheorghe Hagi, quien realizó una faena impecable, incluso un golazo con un tiro al ángulo imposible desde fuera del área. En el segundo partido, la selección de Estados Unidos, llena de amateurs, apeló al pragmatismo de su entrenador, Bora Milutinovic, quien castigó a una Colombia ansiosa, presionada por ser favorita por primera vez. Colombia dominó la pelota, pero un autogol del defensa Andrés Escobar torció el partido y Estados Unidos se impuso 2-1. La gran Colombia fue eliminada en fase inicial, y su decepción llegó a límites extremos cuando, días después de la eliminación, Escobar fue asesinado tras regresar a su país.

Andrés Escobar marcó un autogol en el Mundial de 1994 y en su país lo asesinaron cuando la selección volvió de Estados Unidos. /FOTO: Shaun Botterill/ALLSPORT.

En 1998, Colombia regresó a una Copa Mundial, esta vez al mando del entrenador Hernán Darío “el Bolillo” Gómez, antes auxiliar de Maturana. En aquel torneo con sede en Francia, en el plantel de Colombia seguían jugando  estrellas de la altura de Valderrama, Rincón y Asprilla, pero habían pasado sus mejores años, y la selección del “Bolillo” fue eliminada en la primera fase tras perder contra Rumania e Inglaterra.

  • EL DATO: Estos son los principales goleadores en fases finales (de 18 jugadores):

JUGADOR

GOLES

James Rodríguez

6

Bernardo Redín

2

Adolfo Valencia

2

Jackson Martínez

2

Francisco Zuluaga

1

Germán Aceros

1

Marcos Coll (*)

1

* El gol de Marcos Coll a la URSS en 1962 es el único gol olímpico en la historia de los Mundiales.

De vuelta al Mundial

A inicios del siglo XXI, la selección colombiana tuvo un momento de gloria: ganó la Copa América de 2001 en casa. Fue un torneo atípico, que incluso fue suspendido temporalmente e1 de julio por la CONMEBOL acusando medidas de seguridad por la situación bélica del país. Pero cinco días más tarde se confirmó la realización del torneo. Argentina y Canadá decidieron no asistir y fueron invitados a última hora Costa Rica y Honduras, cuyas actuaciones fueron sobresalientes. “Pacho” Maturana había vuelto a la selección de Colombia y en aquel torneo mostró un fútbol sólido. Pese a no tener jugadores con el talento de antaño, se apoyó en la efectividad del arquero Óscar Córdoba, los centrales Iván Córdoba y Mario Yepes, y en el olfato del delantero Víctor Hugo Aristizábal, máximo goleador de aquella justa con seis tantos.
En la final ante México, el 29 de julio de 2001, El Campín de Bogotá fue abarrotado por camisetas amarillas y con un triunfo 1-0 con gol de Iván Ramiro Córdoba, el equipo local celebró su campeonato. Pero fue una alegría que duró poco. A finales de ese año, la selección de Colombia necesitaba vencer de visitante a Paraguay por cinco goles si quería clasificar al Mundial de Corea y Japón 2002. Estuvo a punto de lograrlo. Con un “hat-trick” de Aristizábal, se impuso 0-4. No fue suficiente, Colombia igualó con Uruguay en puntos, pero los celestes pasaron por una unidad más en la diferencia de goles.
Colombia por fin regresó a la Copa del Mundo en Brasil 2014. Su estratega fue de nuevo un entrenador argentino, José Néstor Pekerman, un ex volante del Independiente de Medellín quien ya en el banquillo cafetero potenció a una gran camada que es todavía protagonista en los grandes clubes de Europa. Clasificó sin problemas a la Copa de 2014, obtuvo el segundo puesto en las eliminatorias, apenas dos puntos debajo de Argentina. En el año 2012, una de sus estrellas, el goleador Radamel Falcao, acabó en el quinto puesto en la votación por el Balón de Oro. Fue una baja en extremo sensible cuando Falcao se lesionó poco antes del Mundial de 2014 y quedó descartado. Sin embargo, Pekerman había armado a un grupo sólido, y en las canchas brasileñas, ya en la cita mundialista, explotó otro crack: el mediocampista James Rodríguez.

James Rodríguez fue la sensación de Brasil 2014 y ello lo llevó al Real Madrid. En la Copa Mundial anotó 6 dianas. /FOTO: EL GRÁFICO, AP.

A base de un fútbol dinámico, Colombia fue una de las sensaciones del torneo. James fue el máximo goleador, y marcó quizá el mejor tanto del campeonato, una volea de media vuelta contra Uruguay en octavos de final.

Además de estrellas jóvenes como James, Pekerman armó el plantel con veteranos como Yepes, que había ganado la Copa América de 2001, y el arquero Faryd Mondragón, el único eslabón de la selección cafetera que había jugado el Mundial de 1998. Mondragón fue incluido en el cierre de la primera fase del Mundial de Brasil 2014, un cómodo triunfo colombiano 4-1 sobre Japón, y se convirtió en el futbolista más veterano que jugó en la historia del torneo y estableció otra marca: la mayor cantidad de tiempo entre apariciones en Mundiales FIFA, con 15 años y 363 días. El equipo de Pekerman, James Rodríguez, Yepes y Mondragón fue eliminado en cuartos de final, contra el anfitrión Brasil, tras perder 2-1, pero la calidad de su juego dejó una marca permanente.

Ficha

Confederación: CONMEBOL
Último mundial: Brasil 2014
Mundiales disputados: 5 ( Chile 1962, Italia 1990, Estados Unidos 1994, Francia 1998, Brasil 2014)
Balance en Mundiales disputados: 18: 7-2-9 / 26 GF, 27 GC
Mejor puesto: cuartos de final en 2014
Entrenador: José Néstor Pékerman, argentino, ex volante del Argentinos Juniors y del club colombiano Independiente de Medellín. Como entrenador se destacó en la selección sub 20 de Argentina, con la que ganó tres Mundiales de la FIFA. Es director técnico de la selección de Colombia desde 2012 y la guió a los cuartos de final en el Mundial 2014.
Jugadores estelares: James Rodríguez (Bayern Múnich, ALE), mediocampista, Botín de Oro en el Mundial Brasil 2014, fue bicampeón de Europa con el Real Madrid; Radamel Falcao (Mónaco, FRA), delantero, fue campeón y figura en dos ediciones de la Europa League (2011 con Porto, 2012 con Atlético Madrid) y es máximo goleador en la historia de la selección de Colombia (28 goles).

 

 

Acerca del autor

Tags:

Comentarios

Te puede interesar