MADRID, ESPAÑA. El Real Madrid incorporó a sus divisiones inferiores a Pipi, un niño japonés de nueve años por quien también estaba interesado el Barcelona y que ya fue calificado por la prensa española como el "mini-Messi".

"Aún es pronto para saber si Takuhiro Nakai será una estrella del fútbol mundial, pero si nos fiamos de los vídeos que circulan en la red con sus habilidades con el balón, lo que está claro es que el chico apunta maneras de crack", afirmó el diario "ABC".

Pipi jugaba en el Shiga Prefecture de Japón y los observadores del Madrid fueron a verlo jugar. Al presenciar sus habilidades en directo, no dudaron en llevarlo a España.

"El Real Madrid ya tiene su Messi, o mejor dicho su 'Mini-Messi': se trata de un joven crack japonés llamado Takuhiro Nakai y que debe su apodo al extraordinario fútbol que es capaz de ofrecer", añadió "Mundo Deportivo".

El nombre de Pipi se suma así a la lista de fichajes cada vez más precoces que están realizando algunos de los equipos importantes de toda Europa. Por ejemplo, el Barcelona cuenta en sus categorías inferiores con otro futbolista japonés, Takefuso Kubo, que llegó al club azulgrana hace dos años con 11 años de edad.