El tanto de la victoria fue logrado por el delantero peruano Paolo Guerrero en el minuto 69, de cabeza, tras aprovechar un rechace de la defensa.

El Corinthians se alzó con el título en la primera edición disputada en el estadio Maracaná de Río de Janeiro, al vencer en la final al Vasco da Gama, por penaltis (4-3).

El Corinthians sucede al Barcelona como campeón de este Mundial.