Roberto Morales, coach ganador, dijo que “ser campeones este día (domingo) es fruto del trabajo que año con año venimos haciendo con estos alumnos y que este día dedicamos a la institución”.

El entrenador apuntó que haber jugado este torneo, que no significa la llegada a la segunda categoría ni ningún otro título de envergadura local, permite a los alumnos que están a punto de graduarse de bachilleres continuar practicando el baloncesto y “no perder ese ritmo que les permita ir a la universidad como prospectos de deportistas”.

“Antes los basquetbolistas jugaban para su institución y luego ya no seguían al continuar sus estudios, ahora estos chicos que son sub 17 y sub 18 pueden seguir su camino en el deporte, mantenerse activos y ganando calidad en las universidades”, agregó el míster.

El partido, en resumen, se situó siempre del lado ganador y tras el primer cuarto la diferencia de nueve puntos (19-10) jamás fue menor.

Amílcar Regalado fue la figura en el lado salesiano al anotar un triple y tres encestes más. Por el San Marcos, Axel Vela puso seis unidades de la decena que alcanzó como resultado al cierre de ese cuarto el subcampeón de la liga de ascenso.

En el segundo, Francisco Gómez fue la figura del Itexsal al ir en dos ocasiones a la línea de castigo y hacer efectivos los cuatro puntos y luego, anotar tres dobles. Esos 10 puntos se sumaron a los nueve  más que hicieron sus compañeros y el resultado aumentó a 38 sobre 22, gracias a los 12 puntos que logró el cuadro albiazul.

En el tercer cuarto, nuevamente los de naranja sumaron 20 puntos más, una cifra que duplicó la producción marquense que apenas alcanzó los 10, seis de ellos de Vela, el más inquieto.

El cuarto período, entonces, arrancó con un 58-32 a favor del Itexsal. El San Marcos descontó la ventaja de 26 puntos a 19 al anotar los primeros siete puntos del período final, pero esto fue una simple ilusión que cerró con un escore de 73 -46 y la corona para el Itexsal.