No se pudo dar el ansiado duelo entre los aleros estrellas LeBron James y Carmelo Anthony, baja por lesión.
Pero los Knicks bajo la dirección del base Raymond Felton destrozaron a domicilio a los Heat de Miami por paliza de 92-112 y les volvieron a quitar un invicto, esta vez el de su campo.

La baja de Anthony, lesionado en el dedo mediano de la mano izquierdo, hizo pensar que los Heat tendrían más facilidad a la hora de buscar el triunfo y reconciliarse con sus seguidores, que llenaron el American Airlines Arena de Miami, tras la "sorpresiva" derrota que sufrieron en el partido anterior frente a los Wizards de Washington, el equipo con la peor marca de la liga.

La diferencia en el buen juego de los Knicks estuvo en Felton, que cada día hace más feliz a los directivos de los Knicks que los prefirieron por la opción de Jeremy Lin, y en la segunda parte destrozaron a los Heat con su ofensiva (18 triples) y defensa.
Felton jugó 35 minutos en los aportó 27 puntos, su mejor marca de la temporada, siete rebotes, cuatro asistencias y recuperó dos balones.

El alero Steve Novak surgía como sexto hombre al lograr 18 puntos y encabezó la lista de los reservas de los Knicks que aportaron 57 tantos por 19 de los Heat.
El escolta-alero J.R.Smith, héroe de la canasta ganadora de la noche anterior ante los Bobcats, logró 13 puntos, incluidos 3 de 8 triples, capturó seis rebotes y repartió cuatro asistencias.

Mientras que el veterano ala-pívot Rasheed Wallace también hizo una gran labor al conseguir 12 puntos y siete rebotes, que dieron a los Knicks 46 balones capturados bajo los aros por 43 de los Heat, que tuvieron 14 perdidas de balón por siete del equipo neoyorquino.
Otro reservas decisivo de los Knicks fue el veterano base argentino Pablo Prigioni que jugó 13 minutos y estuvo perfecto en los tiros a canasta al anotar 3 de 3, incluido un triple, que lo dejaron con siete puntos, seis rebotes --cinco fueron defensivos--, recuperó dos balones y dio una asistencia.

El acierto de Prigioni tanto en ataque como en defensa hizo que durante los minutos de descanso que tuvieron los bases Jason Kidd, que aportó 11 tantos, y Felton no bajasen el ritmo en el juego del equipo.

El pívot Tyson Chandler hizo su trabajo al conseguir 13 puntos, nueve rebotes y un tapón que le permitieron formar parte de la lista de seis jugadores de los Knicks que tuvieron números de dos dígitos y como equipo lograron un 45 (41-91) por ciento de acierto en los tiros de campo y el 41 (18-44) de triples, comparados al 42 (32-76) y 38 (6-16), respectivamente, de los Heat.

Los campeones de liga, que ya habían perdido también su invicto en la visita a Nueva York, 2 de noviembre cuando perdieron por otra paliza de 20 puntos (84-104), tuvieron a James como gran estrella y mejor jugador de todo el partido al conseguir un cifras dobles de 31 puntos (10-20, 3-5, 6-9), 10 rebotes, nueve asistencias y tres recuperaciones de balón, pero que no fueron suficientes.

James se quedaba a un sólo rebote de repetir triple-doble como consiguió ante los Wizards, pero sin la ayuda de Wade y Boch, los Heat fueron siempre como equipo inferior a unos Knicks.
Los Heat (12-5) perdían su segundo partido consecutivo por primera vez en lo que va de la nueva temporada, y los Knicks (14-4) llegaban a las cinco victorias consecutivas que los consolidaban como el equipo con la mejor marca de la Conferencia Este.

El escolta O.J.Mayo se mantuvo en su línea de líder encestador de los Mavericks de Dallas y su aportación hizo posible la victoria a domicilio por 94-97 que consiguieron ante los Suns de Phoenix.
Mayo, que jugó 40 minutos, encabezó el ataque balanceado de los Mavericks al aportar 23 puntos, cinco asistencias y cinco rebotes, y permitieron al equipo de Dallas volver al camino del triunfo.

El escolta estrella de los Mavericks (9-10) también anotó la canasta que le dio la ventaja definitiva a su equipo cuando faltaban 35 segundos del tiempo reglamentario.

Junto a Mayo otros cuatro jugadores, incluidos tres reservas tuvieron números de dos dígitos, incluido el pívot Brandan Wright y el base Darren Collison que aportaron 16 puntos cada uno.
Mientras que otro pívot, que también salió como reserva, Chris Kaman, firmo 15 tantos, capturó siete rebotes, repartió dos asistencias y recuperó un balón.

El ala-pívot Markieff Morris consiguió cifras dobles de 15 puntos y 17 rebotes, su mejor marca como profesional, que lo dejaron como líder de los Suns (7-13), que perdieron el quinto partido consecutivo.