ROMA, ITALIA. La federación de fútbol de Italia revocó el castigo de dos puntos impuesto al Nápoles por un escándalo de arreglo de partidos, y además borró las suspensiones del capitán Paolo Cannavaro y el zaguero Gianluca Grava.

Después de una apelación del club del sur de Italia, el tribunal interno de la federación revocó los castigos que había impuesto su propia comisión disciplinaria.

El Nápoles fue sancionado en diciembre después que su ex arquero, Matteo Gianello, confesó haber intentado arreglar el resultado de un partido en mayo de 2010.

Cannavaro y Grava fueron suspendidos seis meses cada uno por no denunciar el fraude. Como resultado del fallo del jueves, el Nápoles empató con 42 puntos con el segundo de la tabla, Lazio, a tres unidades del líder y campeón defensor Juventus.

Ahora, el Nápoles tiene mejores posibilidades de conquistar su primer título de la Serie A desde que Diego Maradona condujo al equipo a los scudettos en 1987 y 1990.