Mañana arranca la liga 30 en torneos cortos con cuatro de los cinco juegos que comprende la primera fecha en el Clausura 2013.  Pero más allá de ese dato, lo que podemos analizar a simple vista es que este torneo será atípico en el tema de los técnicos porque por primera vez desde que se instauraron los torneos cortos en 1998, siete de ellos serán  nacionales.

Apenas siete de las 29 ediciones anteriores de liga los técnicos salvadoreños habían presentado mayoría sobre los estrategas extranjeros y en tres torneos más hubo una equidad plena en los banquillos de los 10 protagonistas.

Los equipos Águila, FAS, Isidro Metapán, Juventud Independiente, Luis Ángel Firpo, Santa Tecla y el UES han mostrado su confianza para el entrenador nacional.

Mientras que los técnicos argentinos sedujeron a los dirigentes del Alianza, Atlético Marte y Once Municipal.

Me parece que estamos a las puertas de un torneo donde el color azul y blanco imperará sobre otros  como nunca se había palpado en los últimos tres lustros de nuestro balompié de la primera división.

Habrá que esperar que a medida las fechas se jueguen esa ventaja de los técnicos locales sobre los foráneos se mantenga y que este inicio de liga no solo sea un dedazo dulce para los entrenadores nacionales, que han solicitado  un  mejor lugar en el fútbol criollo.

La liga  comienza mañana su ruta hacia una nueva experiencia donde las ideas tácticas por alcanzar un título nacional o por evitar el descenso entran en juego.

Ojalá nuestros técnicos nacionales pongan toda su experiencia sobre el tapete a fin de evitar pensar que los dirigentes de esos siete equipos se equivocaron al decidir colocar los sueños de sus aficionados en manos cuscatlecas.