Foto por

1 de 2
SAN SALVADOR. Esta noche, Osael Romero volverá a la cancha del estadio Juan Francisco Barraza en San Miguel, esa misma donde deleitó a los aficionados del Águila por dos años y donde hoy podría ser su verdugo, uno vestido con la casaca alba.
 
El ahora volante ofensivo del Alianza habló con EL GRÁFICO sobre el sentimiento que le despierta volver a oriente para enfrentar a su ex equipo. Confiesa que aún no está al cien por ciento, pero deja la puerta abierta para celebrar un gol.
 
¿Cómo te sientes para jugar ante el Águila, tu ex equipo?
En lo personal me siento bien, estoy mentalizado en el equipo. Yo creo que es importante estar concentrado, no sólo yo, sino todo el grupo porque es un partido bastante difícil.
 
¿Qué significó para ti debutar con la camisa del Alianza el domingo pasado con un empate?
Me sentí contento por empezar un nuevo reto. Sabía que era importante iniciar con pie derecho y tal vez un empate en casa no deja buen sabor, pero igual hay que sacar las cosas positivas que el grupo mostró en ese partido.
 
Vienes de una prueba en Europa, recién regresaste al país te sumaste al Alianza y el miércoles jugaste con selección mayor, ¿a qué nivel físico estás?
Considero que estoy bien, pero de seguro puedo y debo estar mejor. Siento que no estoy al cien por ciento, pero poco a poco iré agarrando el ritmo, con los entrenos y teniendo continuidad en los partidos.
 
¿Ya te acoplaste a tus compañeros, a la idea del entrenador?
Voy poco a poco, lo importante es que ya conozco a varios de mis compañeros porque habíamos jugado juntos en selección. Los conozco y ellos me conocen, así que la adaptación es más rápida de lo esperado. Es un buen grupo, hay calidad de jugadores, pero eso tenemos que demostrarlo dentro de la cancha.
 
¿Qué significa para vos volver al estadio Barraza de San Miguel y enfrentarte al Águila?
Será un partido bastante difícil, es un clásico y espero que las cosas salgan bien. Lo principal para mí y para todos en el equipo es sacar puntos allá, no lo veo de otra manera.
 
¿Cómo crees que te pueda recibir la afición migueleña en el Barraza?
Yo creo que normal, como recibe a cualquier jugador. Nosotros estamos mentalizados y concentrados en lo que queremos hacer en ese partido y vamos por sacar un buen resultado.
 
Conoces bien a este Águila, ¿le aconsejas algo a tus demás compañeros para enfrentar este partido, un clásico?
Este partido es igual a otros, mis compañeros ya saben el compromiso que llevamos y la responsabilidad con nuestra afición, ellos también conocen bien al rival. No será nada fácil el Águila en su cancha, pero hemos trabajado para eso.
 
¿Si marcas un gol, lo celebrarás?
Mi mentalidad en cada partido es anotar y aportar, para eso me han traído acá. Si hago un gol sólo en el momento sabré cómo reaccionar. Yo voy tranquilo, pero no sé qué haré hasta que viva ese momento.
 
El miércoles fue tu primer partido en la selección al mando de Agustín Castillo, ¿qué te pareció el grupo que se ha formado?
Es un grupo muy bueno. Aunque no jugué la Copa UNCAF estuve pendiente de lo que hacían y estoy contento con lo que hicieron. Falta darle seguimiento al trabajo porque el grupo está para más.
 
¿Qué falló en el juego ante Paraguay para que perdieran?
Paraguay tiene una muy buena selección, no iba a ser un rival fácil, pero lo bonito es la experiencia, lo que aprendemos, aunque perdamos. Ojalá sigamos teniendo fogueos ante equipos de este nivel.
 
¿Ves un buen grupo para la próxima Copa Oro?
Sí, pero hay que darle seguimiento a este grupo, hay muchachos que saben que esta es su oportunidad y quieren aprovecharla, así que hay que confiar en ellos.
 
¿Aún mantienes la esperanza de jugar en Europa o en otro equipo fuera del país?
Yo dejé las puertas abiertas en el campamento al cual fui. Quizá este año las cosas no se concretaron, pero las oportunidades siempre están.
 
Mientras esa oferta llega, ¿cuál es tu objetivo con el Alianza a corto plazo?
Pues, el grupo que está tiene todo lo necesario para estar en las semifinales o incluso en la final. A eso apuntamos.