MADRID, ESPAÑA. José Mourinho, técnico del Real Madrid, regresó de sus días en Londres y dirigió el primer entrenamiento de la semana con toda la plantilla, tras el regreso de los futbolistas internacionales, en una sesión de la que se ausentó el argentino ngel Di María tras el gran esfuerzo que hizo ayer con Argentina.

Di María acabó abandonando el partido en La Paz frente a Bolivia con oxígeno a dos minutos del final, cuando fue sustituido. Hoy, fue una de las ausencias del entrenamiento del Real Madrid, con permiso del club para descansar y recobrar fuerzas.

A la ciudad deportiva de Valdebebas acudió el resto de internacionales en la sesión vespertina. Sergio Ramos, lvaro Arbeloa, Pepe, Raphael Varane y Luka Modric tuvieron trabajo de recuperación en el interior de las instalaciones, con trabajo para los fisioterapeutas.

Mientras que Cristiano Ronaldo, Fabio Coentrao, Karim Benzema, Xabi Alonso, Sami Khedira y Mesut Özil saltaron al campo de entrenamiento para realizar estiramientos y carrera continua en la suave sesión.

El resto de la plantilla madridista, reforzada con internacionales que no jugaron como Raúl Albiol y Gonzalo Higuaín, o los brasileños Marcelo y Kaká que lo hicieron el lunes, trabajó con más intensidad en un grupo reforzado con la presencia de los canteranos José Rodríguez y Pedro Mosquera.

Los porteros Iker Casillas, Diego López, Antonio Adán y Jesús Fernández realizaron trabajo específico a las órdenes de su preparador, el portugués Silvino Louro.

Será mañana, desde las 16.00 horas a puerta cerrada, cuando Mourinho podrá juntar a todos sus jugadores disponibles y empezar a planificar los equipos que alineará el próximo sábado en la visita liguera al Real Zaragoza y el miércoles en la ida de los cuartos de final de Liga de Campeones frente al Galatasaray turco.

Hasta el partido en La Romareda dispone el técnico madridista de dos entrenamientos. En principio apostará por las rotaciones en algunas posiciones para reservar a jugadores importantes para el encuentro europeo.